Fútbol inglés

article title

El único que falla

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Para muchos, Pep Guardiola ha inventado el fracaso. La diana perfecta a la que lanzar dardos; unos cargados de crítica constructiva, otros con puro veneno.

La primera vez que un equipo de Guardiola no llegará a semifinales de Champions, todo un acontecimiento dentro de su glamuroso historial. Glenn Popovich -entrenador de los Spurs y uno de los referentes del técnico catalán- dijo que “el éxito necesita tiempo” Parece que todos puedan aferrarse a esto, menos Pep.

Es irrefutable. La eliminación del Manchester City ha supuesto un varapalo para Guardiola y su proyecto. Se antojaba complicado ver a los ‘Citizens‘ levantar la Champions, pero caer en octavos ha sido un auténtico torpedo en los planes del club. La eliminación se hace más dura al caer eliminado por el Mónaco y no por un equipo de una mayor envergadura histórica.

Este  desenlace prematuro -según los objetivos de la entidad-, desembocará en una amplia reestructuración de la plantilla. Algo que no supondrá un problema para los dueños, pero evidencia que algo ha fallado en la planificación. Guardiola tiene entre manos un lienzo en blanco, donde buscará crear una obra de éxito que llevará su firma.

La primera temporada de Pep en Inglaterra se aleja de lo que ha habituado a hacer, y ese es el problema. Nos ha malacostumbrado a un éxito atronador, inmediato, y eso es muy complicado de repetir. Pep se ha embarcado en su reto más difícil, construir -casi desde cero- un equipo campeón, y esto necesita mucho trabajo. Un inicio arrasador en Barcelona, y un doblete en München mientras revolucionaba la Bundesliga. No ha seguido la estela triunfal que habituaba en sus comienzos, aunque hay una notable diferencia en el City; el bloque.

El técnico de Sampedor no quiere hacer una fotocopia del Barça allá donde va. Busca ser liberado de la etiqueta de ‘tiqui-taca’. Rechaza ser preso de su dogma, ansia crecer, trabajar y evolucionar. En Barcelona coincidió con una generación de jugadores en su mejor momento y con el astro rey, Leo Messi. En München, recibió el gran legado de Heyckness e impregnó un innovador estilo que cambió la actitud de la Bundesliga. Algo debió de hacer muy bien. Otros entrenadores, con un material parecido, no lograron crear lo mismo que él. Iniesta, Xavi, Puyol, Busquets, Lahm, Neuer, Kross, Robben… Líderes y hombres de peso en sus respectivas instituciones, una imagen con la que no cuenta en Manchester.

“Guardiola tiene un problema de recursos, su defensa no es propia de un grande. Faltan varios jugadores de primer nivel. Es una plantilla que no puede compararse a Barcelona o Bayern”, explicó Rio Ferdinand tras consumarse la eliminación de los ‘Sky Blue’. 230 millones de libras invertidas en la remodelación de la plantilla no pueden garantizar una temporada repleta de títulos. Estamos acostumbrados a ver que el dinero no está ligado a un éxito inmediato. Aunque, bien usado, puede brindarte un futuro magnífico.

No ganó la Champions, pero el legado de Guardiola en el Bayern es eterno. En La metamorfosis, biografía del técnico catalán escrita por Martí Perernau, aparece la emotiva carta que un seguidor del Bayern le envió a Pep:

“He sido muy feliz. Estoy triste por su decisión de no renovar, aunque debo decirle que nunca nos ha decepcionado. Soy fan del Bayern desde hace más de treinta años y debo decirle que las cosas nunca habían sido tan hermosas. Nunca he visto a mi Bayern jugar a un estilo tan bonito y no puedo describirle la cantidad de momentos maravillosos que usted y su equipo me han regalado. Muchos dirán que no ganar la Champions League ha supuesto que su misión quedara incompleta. Muchos como yo no lo vemos así, usted ha dejado un legado imborrable. Nos ha hecho disfrutar”

 Según cuenta Martín Perernau en su libro, Pep leyó esta carta emocionado y afirmó que “por provocar estas emociones a un aficionado ya ha valido la pena todo trabajo”.

El Manchester City es un club de repercusión reciente. Han vivido a la sombra de sus vecinos ‘Red Devil‘ y, durante estos últimos años, han adquirido una mayor notoriedad gracias a una inversión descomunal. Con Guardiola, la estructura ha cambiado, se va a crecer en torno a su figura y una filosofía. Con el apoyo de Txiki Begiristain y Ferran Soriano. Trabajando la base, produciendo jugadores jóvenes y buscar encontrar grandes soluciones en casa, no en el mercado.  Por eso, el tiempo será su mayor aliado.

Es humano. Aunque muchos lo tilden cómo un autómata preso de sus logros. Su figura está ligada al éxito, en un fútbol donde cada vez es más complicado triunfar. La Champions solo la puede ganar uno, en la Premier hay seis equipos que comparten objetivos, y no hay títulos suficientes para saciar sus exigencias. Hoy en día, el precio del ‘fracas0’ en el fútbol está muy barato. Pep está destinado a hacer algo grande en Manchester, entre tanto proyecto de gran nivel, y bajo una exigencia feroz.

Este año no ganará la Premier, ni la Champions. Está en semifinales de la FA Cup y aspira a quedar segundo en liga. Guardiola está ante el mayor reto de su carrera. Debe cambiar una institución y guiarla, con una identidad y bajo su esencia. Creciendo desde la base. Aunque, sin títulos, no habrá repercusión. Por eso, el tiempo, será el mayor aliado del Manchester City. Pero, mientras tanto, Pep será el único que falle.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados