Se habla de:

Fútbol del Egeo

article title

Grecia suspende el fútbol ante el auge de la violencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cuando vemos imágenes del campeonato griego en televisión suele ser normalmente mala señal. En España por ejemplo, si vemos algo de la Superliga griega es porque alguno de los muchos españoles allí presentes ha tenido éxito o por el contrario, porque la violencia ha vuelto a aparecer en algún partido. Normalmente es en clásicos en dónde los aficionados de Olympiakos, Panathinaikos o PAOK son los protagonistas,pero por desgracia y aunque no nos lleguen más noticias, la violencia se extiende a otros equipos de menor renombre y también a otras categorías.

Esta vez, las imágenes que llegaron y estremecieron a los espectadores fueron las del gran derby griego entre Panathinaikos y Olympiakos en el Apostolos Nikolaidis de Atenas. En un momento antes del calentamiento, el entrenador visitante, Vítor Pereira, procedía a cumplir con su tradicional superstición de tocar las redes de ambas porterías antes del partido (como bien me informaba Joao Fernandez Vaz), pero esta vez al dirigirse a la portería en dónde se encuentran los aficionados más radicales de Panathinaikos (GATE13, con una clarificadora pancarta en la que se leía “War Zone”), se vio inmerso en un cruce de palabras con algunos de ellos con un final bien triste y es que numerosos aficionados comenzaron a arrojar objetos del mobiliario del estadio además de palos de banderas y bengalas por lo que el cuerpo técnico de Olympiakos tenía que salir corriendo hacia vestuarios ya que además se produjo una invasión de campo que provocaría la actuación policial. Las aguas volvieron más o menos a su cauce y el partido se disputó, pero en el descuento, Chori Domínguez marcaba para los visitantes y ponía el definitivo 2-1 en el marcador, momento en el que los hinchas del Panathinaikos volvieron a arrojar infinidad de bengalas al terreno de juego provocando que el árbitro no descontara nada más y pitara el final del partido. La policía tenía que intervenir y los disturbios fueron graves. Hasta ahí las imágenes que nos llegaron. Estaba claro que habría consecuencias a modo de sanción, pero no muchos esperaban una medida tan drástica: el fútbol griego vuelve a pararse.

Concretamente, este será el tercer parón que sufrirá el campeonato heleno esta temporada. En Septiembre, Kostas Katsoulis, hincha del Ethnikos Pireaus, fallecía en el hospital semanas después de haber ingresado debido a las heridas provocadas en un enfrentamiento entre hinchas de su equipo y los del Herodotos a los que visitaban en Creta en un partido de la Football League 2 (tercer nivel griego).

Esto suponía la primera suspensión del campeonato de la temporada, la segunda sería en Noviembre cuando el ex-árbitro y por entonces vicepresidente del comité de árbitros, Christoforos Zografos, era agredido en la calle. El fútbol volvía a pararse y además se produjo un cruce de acusaciones entre los magnates de Olympiakos (Marinakis) y del AEK Atenas (Melissanidis) con un trasfondo que agravaba aún más todo: los amaños de partidos como posible motivo de la agresión. Y ahora llega el tercer parón motivadoofipao por la violencia en los estadios. Y es que en el último mes, han sido varios los partidos en los que la violencia de los hinchas contra la afición rival o más bien, contra el equipo rival o la policía, ha pasado a ser muy grave. Varias jornadas atrás, Olympiakos visitaba Salónica para el gran partido ante el PAOK, los hinchas lanzaron objetos cuando el Chori Domínguez se disponía a sacar un córner y tuvo que intervenir la policía, además antes del partido los hinchas locales provocaron graves disturbios en un enfrentamiento contra la policía.

En la siguiente jornada, cuando Panathinaikos visitó al OFI en Creta, la afición local produjo graves incidentes lanzando bengalas al césped al finalizar el partido. En esta jornada ya hemos hablado del Panathinaikos vs Olympiakos pero es que en el partido de la Football League (segundo nivel) entre el Larisa y el Olympiakos Volos, los hinchas locales también prolarisavolosvocaron graves disturbios. A esto hay que sumarle que en la semana previa al clásico griego, los presidentes y directivas de Panathinaikos y Olympiakos se veían envueltos en una pelea durante una reunión de la Superliga, es decir, nada de predicar con el ejemplo. Pero si todos estos incidentes no parecían suficientes, el mismo día en el que se anunciaba el parón del fútbol en Grecia y mientras aún se estaban produciendo reuniones entre las autoridades, en el partido de la Football League entre el Lamia y el Karditsa, volvían a verse imágenes de duros enfrentamientos en las gradas entre hinchas y policía.

Y llegaron las medidas, el viceministro de deportes, Stavros Kontonis declaraba que el fútbol en Grecia se paraba de nuevo. Tras consultar en una reunión con el presidente Tsipras, decidió la drástica decisión de parar la actividad futbolística hasta que se tomen medidas para intentar evitar este tipo de incidentes. En las últimas declaraciones, Kontonis decía que el parón durará de momento una jornada con la esperanza de que las reuniones con las diferentes autoridades y comités futbolísticos griegos den frutos. Además este parón sólo repercutirá de momento en la máxima competición como es la Superliga, veremos si se traslada a categorías inferiores visto lo visto en muchos campos de esa división. Como medida, además de las ya conocidas multas y sanciones, para los violentos o para el equipo local, está pensándose en introducir el sistema del billete o ticket electrónico con el que cada aficionado estará en todo momento identificado al entrar al estadio. Hay que recordar que en Grecia, en los partidos de alto riesgo, la afición rival no puede viajar, pero eso no es suficiente ya que los hinchas locales encuentran en la policía el rival al que enfrentarse.

De una manera u otra, los grandes perjudicados son los aficionados que nada tienen que ver con todos estos incidentes y también, como no, los propios jugadores y profesionales de cada equipo que ven como una vez más, se quedarán sin jugar. Grecia ahora tiene demasiadas cosas de las que ocuparse y evidentemente son más importantes que el deporte y que el fútbol, pero está claro que en lo que concierne al tema que nos ocupa, la violencia en el fútbol, las autoridades griegas van a tener un duro trabajo por delante que a priori, parece difícil que de frutos.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados