Miscelánea

article title

Grecia: Los hoplitas ya forman ante la amenaza rumana

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Manuel TRONCOSO – Última llamada para el vuelo a Brasil, Grecia quedó cerca de evitar el peaje, pero finalmente, allí le espera RumaníaPosiblemente el grupo de clasificación en el que le tocó jugar fue uno de los pocos en los que no había un favorito muy superior al resto sino que compartía máximo favoritismo junto a Bosnia-Herzegovina esperando que ninguna otra selección diera la campanada como pudiese ser el caso de Eslovaquia, ya que Lituania, Letonia y Liechtenstein estaban algún escalón por debajo.

Los pronósticos se cumplieron y Grecia y Bosnia-Herzegovina llegaron a la última jornada luchando por el primer puesto, eso sí, con la ventaja para la selección de Dzeko y compañía en caso de empate ya que fueron los únicos que pudieron quitarle puntos a Grecia con una clara victoria en Bosnia-Herzegovina y con un luchado empate en suelo griego. Por lo demás, la fase de clasificación griega fue impecable sobre todo en cuanto a resultados se refiere ya que a lo largo de la misma llegaron a pasar dificultades de juego que comenzaron a hacer dudar a cierta parte del entorno sobre las posibilidades de clasificación de los helenos.

Grecia llega a la repesca como cabeza de serie y se encontrará a una Rumanía que logró la clasificación dejando por el camino a húngaros y turcos en un grupo comandado por Holanda que no se decidiría hasta la última jornada.

Por suerte para Fernando Santos, la mayoría de los jugadores griegos pasan actualmente por un gran momento personal de forma y no hay que lamentar lesiones importantes salvo la del central Kyriakos Papadopoulos. Además, para esta última convocatoria, Santos ha vuelto a repescar a un mito como Theofanis Gekas que sigue marcando goles, ahora en el Konyaspor de Turquía. El resto de la convocatoria se puede considerar como el "standard" en lo que ha sido la fase de clasificación.

Análisis del equipo:
La Grecia de Santos se ha caracterizado por conseguir un juego efectivo. Comenzando con una defensa fuerte sin grandes florituras aunque sin miedo a jugar el balón y con laterales muy ofensivos. Con un centro del campo casi siempre muy poblado con una gran labor de contención y con unas rápidas transiciones hacia el juego de ataque aprovechando las bandas y la delantera de manera contundente.
En general, Fernando Santos ha utilizado el 4-4-2 o el 4-3-3 (con sus variantes al 4-2-3-1 y al 4-5-1) según el equipo jugase como local o como visitante y la necesidad del momento.

En portería será innegociable la participación de Karnezis a pesar de no contar minutos esta temporada en Granada. El portero es de la confianza de Santos y cumple muy bien con su cometido, de hecho, el equipo sólo encajó cuatro goles en la fase de clasificación.

La defensa tiene en Torosidis en la derecha y a Holebas en la izquierda a dos laterales muy ofensivos con el riesgo de dejar grandes huecos a sus espaldas sobre todo en el caso de la zona izquierda. En el eje de la misma hay tres candidatos firmes ya que a la pareja de Olympiakos formada por Manolas y Siovas le suma ahora a Sokratis Papastathopoulos que llega en plena forma, no como en las anteriores convocatorias. No se puede pasar por alto a Katsouranis que está completando una gran temporada en esa posición en el PAOK.

En el centro del campo encontramos la primera zona que puede sufrir variaciones según el partido sea el partido jugado en Grecia o en Rumanía. Para la ida en suelo griego lo normal sería un doble pivote con Maniatis como pieza fundamental y al que podrían acompañar Samaris, Kone, Tziolis o el mismo Katsouranis. En suelo rumano no sería extraño ver un trivote y hombres como Karagounis o Tachtsidis también están convocados.

En la zona de ataque podríamos ver algunas variantes según el partido. Siempre con bandas, normalmente ocupadas en la zona derecha por Salpingidis (variante más ofensiva) o por Kone o Maniatis (variante de contención) y en la izquierda siempre se suele contar con profundidad y desborde ya sea con Christodoulopoulos, Fortounis o incluso cuando Samaras cae a esa zona.

En la delantera es casi segura la presencia en la ida de dos puntas como Samaras y Mitroglou mientras Gekas espera su oportunidad desde el banquillo. Aunque siempre existe la opción de la inclusión de Ninis en el equipo, actuando normalmente por el centro en la línea de la media punta.

En definitiva, Grecia jugará directo y sin especular, pero no hay que olvidar la mayor virtud del equipo, la lucha y el trabajo defensivo cuando la ocasión lo requiere y eso, en una repesca, será fundamental.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados