Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Las grandes ventas recientes del Torino

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Desde que el Torino consiguió el ascenso a Serie A en el año 2011, la política de fichajes del presidente Cairo y del director deportivo Petrachi ha ido siempre encaminada a apostar por jóvenes en valor, darles recorrido para crecer y cerrar su venta a un club de superior calibre por una cantidad mucho mayor que la pagada en su momento.

Para ello, fue fundamental la labor desde el banquillo del actual seleccionador de Italia, Giampiero Ventura. Con él como técnico y mentor, fueron varios los jugadores que han visto lanzadas sus carreras desde el club granata a niveles inimaginables antes de llegar aunque previamente, la actual dirigencia ya había cerrado traspasos de calado como el de Dzemaili al Parma o el de Alessandro Rosina al Zenit, por siete millones de euros cada uno. Una situación que se ha repetido también este verano, ya con Mihajlovic como técnico del equipo.

Y es que desde el traspaso récord en su momento de Lentini al Milan en 1992, no se había vivido un auge tan reseñable de jugadores convertidos en certezas en el Toro para dar el salto a algunos de los grandes clubes de Europa, con mejor o peor suerte posterior. Una forma de actuar muy acertada que trata de seguir el ejemplo de equipos como el Sevilla o el Villarreal en España y con la que el Torino se ha asentado en la élite del Calcio en las últimas cinco temporadas tras años de ascensos y descensos intercalados. De Ogbonna a Zappacosta, repasamos a todas ellas.

Angelo OGBONNA

Surgido de la cantera del club, Ogbonna se convirtió en el tercer futbolista italiano que debutó en la selección absoluta jugando en Serie B tras Chinaglia y Maccarone. Fue captado con 14 años por apenas 3000 euros y tras su primera temporada en Serie A con el Torino como segundo capitán del club, fue vendido por 13 millones de euros al eterno rival donde no terminó de confirmar su fantástica proyección como central zurdo. La Juventus, sin embargo, recuperó gran parte de la inversión -11 millones- con su traspaso al West Ham. Con Ventura como técnico vivió su auge, pero ha ido perdiendo fuelle de forma paulatina, también con la selección.

Alessio CERCI

Fue una de las grandes apuestas del Torino, que pagó en dos plazos a la Fiorentina más de seis millones de euros por el extremo zurdo, tan prometedor como de carácter especial. Ventura, que ya lo había tenido a sus órdenes en Pisa y en dos temporadas, lo convirtió en segundo punta técnico, veloz, con gol e ideal para su juego. Y Cerci, que formó una sociedad memorable con Immobile, parecía explotar por fin. Tanto que el Atlético de Madrid, a quien pertenecía su pase hasta este verano, se lo llevó hace tres temporadas por 15 millones de euros y desde entonces su carrera sólo ha ido cuesta abajo. Un año y medio nulo en el Milan, le obligó otra vez a salir cedido al Genoa para acabar rescindiendo su contrato y firmando con el Verona este mismo verano.

Ciro IMMOBILE

En su primera temporada en el Toro, que había comprado la mitad del jugador por 2’75 millones a la Juventus, Immobile se convirtió sorprendentemente en el capocannoniere del Calcio gracias a un estilo de fútbol inmejorable para sus condiciones que después no volvió a encontrar. Sus 22 goles le valieron el traspaso al Borussia Dortmund por 19’4 millones después de que el Torino adquiriese la otra mitad de la propiedad del jugador por 8 millones añadidos. Año y medio después, tras no funcionar ni en la Bundesliga ni en el Sevilla –actual dueño del jugador-, regresó para volver a ponerse en valor con una opción de compra de 11 millones que el club granata no ejecutó, situación de la que la Lazio se aprovechó. En su primer año como laziale, recuperó su mejor nivel y realizó 23 goles en la pasada Serie A, uno más que cuando se proclamó máximo goleador.

Matteo DARMIAN

La trayectoria de Darmian en el Torino es el paradigma de lo que sigue buscando la dirección deportiva con cada fichaje que lleva a cabo. Canterano del Milan, llegó al Toro en Serie B procedente del Palermo -como otros tantos futbolistas- por una cantidad total de 1’8 millones de euros para dibujar una proyección paulatina pero meteórica que tuvo su momento cumbre en el Mundial de Brasil, donde fue elegido el mejor jugador de Italia, y en la eliminatoria de Europa League ante el Athletic de Bilbao al año siguiente. 20 millones de euros puso el Mancheter United de Louis Van Gaal hace dos veranos para fichar al polivalente y siempre cumplidor carrilero. Pese a la gran apuesta y con la llegada de Mourinho, el italiano ha dejado de tener tantos minutos.

Kamil GLIK

El polaco llegó por un total de 1’5 millones desde el mismo destino y al mismo tiempo que Darmian para hacer exactamente lo mismo: crecer hasta lo inimaginable a pesar de que es el único de los cinco que ya había debutado con su selección antes de llegar al Torino. La EURO 2016 puso sobre el gran escenario a uno de los centrales más infravalorados del panorama futbolístico pero Glik, convertido en capitán y símbolo del Toro, ya venía registrando un rendimiento notable, especialmente en la temporada 2014/15 en la que marcó 7 goles en Serie A gracias a su poderío por alto. Su fichaje por el Mónaco por 11 millones de euros fue una baja dolorosa para la parroquia granata. Como al resto de los nombres, el Toro le ha permitido realizar el gran salto de su carrera convertido ya en toda una certeza.

Bruno PERES

El divertido carrilero brasileño aterrizó en el Torino a cambio de dos millones de euros sin estar asentado como titular en el Santos de Brasil y tras una laboriosa adaptación táctica para que sus lagunas defensivas no le cortasen la progresión y le permitiesen al mismo tiempo ir añadiendo conceptos defensivos a su fútbol, Bruno Peres cambió Turín por la Roma, que dejó en las arcas del Toro 13’5 millones de euros en dos plazos dos años después de que fuese captado del Brasileirao. Un jugador que en defensa de cuatro puede dejar bastantes dudas, pero que actuando como carrilero es un cañón con una capacidad de improvisación fantástica y que todavía tiene que asentarse en la capital italiana.

Nikola MAKSIMOVIC

El Torino lo firmó en 2013 desde el Estrella Roja por un montante total de 3’3 millones de euros para acabar convirtiéndolo de la mano de Ventura y su línea de tres centrales en uno de los defensas de futuro más interesantes de toda la Serie A. Además de su excelente técnica con el balón en los pies, que le permitió asiduamente actuar de carrilero diestro sin ser un prodigio de potencia y velocidad, Maksimovic demostraba una gran personalidad. Motivos por los que Sarri lo fichó para su estiloso Napoli el verano pasado a cambio de 25 millones de euros, la venta más cara del Torino hasta la de Zappacosta. Una lesión y el excelente nivel de Albiol le impidió hacerse con un puesto de titular y pese a que sus condiciones excelentes sigue presentes, el serbio corre el riesgo de estancarse si sigue sin contar con continuidad.

Marco BENASSI

A todos los nombres ya mencionados se suma también Danilo D’Ambrosio que fue vendido al Inter en enero de 2014. El lateral italiano era uno de los que aspiraba a la selección en su época en el Torino aunque se ha estancado vistiendo la camiseta nerazzurra. Pese a ello, el club piamontés le sacó a los de Milán casi dos millones de euros más el 50% del pase de Benassi -valorado entonces en dos millones- por un jugador que en seis meses se hubiera ido gratis. Un Benassi que tras alcanzar la selección absoluta de la mano del Torino y llegar a ser capitán del club fue vendido este mismo verano a la Fiorentina a cambio de 10 millones de euros. Un movimiento inmaculado en cuanto a cifras.

Davide ZAPPACOSTA

El carrilero diestro recién traspasado al Chelsea a cambio de 25 millones de euros llegó a Turín junto a Baselli desde Bérgamo hace tan solo dos temporadas a cambio de 4.3 millones de euros y apenas dos años después, sin haber llegado a asentarse con Ventura y tras un curso prometedor pero no impactante de la mano de Mihajlovic, se marcha a Stamford Bridge convertido en la venta más cara de la historia del club y en el penúltimo protagonista de la atinada política de fichajes y traspasos que lleva acometiendo el Torino a lo largo del último lustro para hacerse un hueco relevante en los esquemas de Antonio Conte.

Leer más: Zappacosta, Conte y el eco de Marcos Alonso

Nueve ventas para un montante total de 165 millones de euros en traspasos y un beneficio de más de 140 millones en apenas cuatro años. Un balance que habla por sí solo. La intención del Torino es seguir creciendo, captando jóvenes talentos eminentemente italianos para moldearlos, seguir creciendo junto a ellos –ahora con Mihajlovic como jefe de obra- y, de paso, aumentar sus ingresos para poder seguir reiniciando la rueda cada vez con un poco más de impulso. Y con Andrea Belotti, todavía en plantilla (costó 8.4 millones de euros), la continuidad de las plusvalías están más que aseguradas de aquí a un año cuando el ‘Gallo’, a quien el presidente Cairo solo hubiese dejado salir este verano por 100 millones de euros, abandone seguramente el barco granata convertido en el enésimo ejemplo de una gestión de fichajes sobresaliente y en la venta más cara de la historia del club.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados