Otros

article title

Grandes de Europa, contentos pero sin presumir

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Juanan MOTA – Noche de las grandes en el Vicente Calderón, miles de aficionados se concentraban desde las 18:00h. en las calles aledañas al Vicente Calderón. Ambiente excepcional entre la gente que tenía ganas de pasar una noche histórica en su casa, en su estadio.

El Vicente Calderón se llenó para la cita histórica, 36 años sin que el Atleti superara una eliminatoria de la Champions League (año 1977 vs. Nantes).

La intensidad y la presión dieron lugar al inicio soñado, Gabi recuperaba el balón, pasaba a Koke cerca del pico del área y este lanzaba un centro lateral a la espalda de los centrales para que el nuevo internacional español rematara como buenamente podía en un escorzo para la foto. Gol, claro.

El Atlético tras el gol se replegó en demasía y entregó la posesión al Milan, error. Los italianos dominaron el encuentro gran parte de la primera mitad, sin una presión agobiante de los rojiblancos, Kaká comenzó a brillar asociándose con Poli y Balotelli. Simeone cambió de banda a los interiores, y puso a Koke a cubrir las subidas de Abate, más incisivo que Emanuelson.

Entró el partido en una fase de imprecisiones en la salida de balón que vio como en una de ellas un centro lateral de Poli lo remató a la espalda de Juanfran, el ídolo milanista Kaká. El brasileño tuvo en un remate de cabeza posterior el 1-2 pero salió alto. La siesta del Atleti había llegado a su fin.

Cerca del descanso un remate de Arda Turan, rebotó en Rami y se coló en la portería de Abbiati, golpe a la lona para un Milan voluntarioso pero con grandes carencias.

La segunda parte fue un monólogo rojiblanco, recuperó la pelota y el dominio del juego y las ocasiones se sucedían. En una falta lateral, Raúl García ponía el tercero de la noche. El navarro iguala a Don Luis Aragonés como “Atlético” con más partido en Copa de Europa, y lo hizo como mejor sabe, luchando y rematando todo lo que sobrevuela el área. Cerca estuvo de conseguir el gol de la Champions cuando una chilena suya se desvió en el momento de encontrar las redes de la portería milanesa.

El Milan con un inspirado Robinho buscó engancharse al partido pero su disparo salió al larguero, antes Gabi encontró la madera en un contraataque madrileño.
Antes de finalizar el encuentro Diego Costa hacía su segundo tanto de la noche, tercero de la eliminatoria, y séptimo de la Champions League, en solo 374 minutos.

Ovación cerrada en los cambios (Koke, Arda y Raúl García), el Calderón fue una fiesta llena de colorido y cánticos durante los 90 minutos, la afición acabó haciendo la ola a ese equipo que tantas alegrías le está dando, una ola que llevaba muchos años lejos sin ser vista en la Champions League.


Foto | Getty Images

CONTENTOS, PERO SIN PRESUMIR
El Atlético de Madrid se presenta en cuartos de final con la sensación de que todavía no ha encontrado un rival a su altura, han pasado Austria de Viena, Zenit de San Petersburgo, FC Porto y AC Milan que no han podido siquiera hacer tambalear a un equipo con una base muy consolidada.

El encuentro de ayer no fue una excepción, Simeone optó por Raúl García en detrimento de Villa o Diego Ribas, el navarro como cada día lo dejó todo en el terreno y marcó su gol de todos los días.

La novedad táctica que siempre deja Diego Simeone en cada partido fue el cambio de banda de los interiores, Koke cambió a la izquierda y Arda a la derecha. La salida ofensiva rojiblanca como casi siempre se volcaba con Filipe Luis que se asociaba con Koke, Gabi y Diego Costa. Arda lejos del balón venía al medio y dejaba la banda para Juanfran.

Con el transcurso de los minutos Arda empezó a manejar el partido a su ritmo, y ahí fue donde el Atlético comenzó a asentarse tras un período en el que el Milan inquietó la portería de Courtois.

Capítulo aparte de reconocimiento para Gabi, capitán, canterano que tuvo que buscar su exilio en Zaragoza, y volvió para comandar y capitanear un equipo campeón. El madrileño era el primero que salía a presionar a los centrales milanistas, recuperaba en todas las zonas del campo, asistía e incluso tuvo dos ocasiones para marcar.

La defensa como siempre, sólida y segura, sólo un despiste en el gol de Kaká, Filipe no cubre a Poli, Godín sale de sitio, la defensa bascula demasiado y Juanfran no cierra su espalda, un lunar que ya costó una Supercopa de España que se volvía a repetir.

Miranda completó un partido excelso, con y sin balón, marcó a Balotelli y lo convirtió en un delantero simple, el italiano impotente, buscó la refriega para salir por televisión tras una eliminatoria en la que no pudo o no supo demostrar la clase de delantero que es.

Diego Costa, el hispano-brasileño volvía al Vicente Calderón tras su partido ante Italia con la Selección Española. Ese día no brilló como nos tiene acostumbrados, ayer se quitó esa espina. Presión, lucha, defensa, remate, velocidad, regate y gol. El delantero completó uno de los mejores encuentros con el Atlético, en el mejor escenario posible, la Champions League. Un delantero que en menos de 5 partidos lleva 7 goles.


Foto | Getty Images

Sobre el Milan y sus jugadores, da la impresión de que les espera un largo peregrinar lejos de Europa, toca rehacer una plantilla que a pesar de su incipiente rejuvenecimiento está falta de calidad. Seedorf tiene un reto mayúsculo en volver a encontrar una grandeza que parece perdida.

El Atlético espera rival para cuartos de final, con lo que va a quedar, difícil elegir uno u otro rival, sólo avisar al “afortunado” que este Atleti va a vender muy cara su derrota, porque como decía el “Sabio de Hortaleza” estamos contentos pero sin presumir. Que pase el siguiente.

[Sigue toda la actualidad del Atlético en @AtletiSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados