Se habla de:

Fórmula 1

article title

GP Mónaco: Hamilton traicionado

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Suerte para Mercedes que Lewis Hamilton ya estampó su firma en el contrato de renovación esta semana, quien sabe que pasaría después de la carrera de hoy. El piloto inglés tenía su Gran Premio perfecto al alcance de la mano. Hizo la pole el sábado y dominaba desde el inicio en la ratonera monegasca. Nico Rosberg, auténtico especialista en el Principado, no pudo hacerle ni sombra en todo el fin de semana, y la victoria parecía hecha para Hamilton cuando un inoportuno Safety Car a pocas vueltas del final pilló algo frito al estratega del equipo. Mercedes paró en boxes a su líder, esperando salir primero y con gomas nuevas del pit y dar jaque mate a una carrera que seguramente ya lo tenía dado. Un error, una parada lenta, colocó a Lewis detrás de Vettel, tercero, y a Nico Rosberg con su tercera victoria consecutiva en Mónaco en la mano. El vástago de Keke se une a Prost y Senna como único piloto capaz de ganar tres carreras consecutivas en Montecarlo y se coloca a solo diez puntos de Hamilton en el mundial, dándole vida a un campeonato que parecía cerrado. Si en Mónaco se inició la guerra interna de Mercedes en 2014, parece que en 2015 la historia podría repetirse. La cara del campeón del mundo en el podio al menos así lo indicaba.

Quien sigue con una temporada rozando la perfección es Sebastian Vettel, que ha vuelto a aprovechar un regalo de Mercedes para colarse entre ellos, esta vez segundo, y sigue manteniendo bien domesticado a su compañero de equipo, un Raikkonen nefasto en clasificación y hoy especialmente enfurecido por radio, y no con poca razón, después de que Ricciardo lo sacase de pista en Mirabeau. Sorprendetemente el australiano no se ha llevado ninguna penalización, todo lo contrario que Fernando Alonso por una acción ni la mitad de alevosa y en la misma curva. Diferencia de criterios. En cualquier caso el fin de semana del piloto español ha sido condenado por la fiabilidad de su McLaren, que primero se paró el sábado cuando las opciones de entrar en la Q3 eran elevadas y luego se volvió a detener durante la carrera mientras el piloto asturiano rodaba noveno, con la posición bien afianzada, y tenía al alcance los primeros puntos de la temporada.  Pero o todo ha sido un desastre en McLaren-Honda. Jenson Button ha conseguido por fin los primeros puntos del equipo gracias a una octava posición que alimenta las esperanzas del equipo. El coche en Mónaco también se mostró mucho más competitivo que en anteriores carreras, beneficiado en parte por la poca influencia del motor, y aunque dentro de quince días tocará sufrir en Canadá, las ilusiones de que para Austria haya un gran paso adelante crecen.

En la lista de notables destacan tres nombres más. El primero Daniil Kvyat, que justo en la semana en que más se hablaba de un posible despido se ha sacado de la manga una cuarta posición fantástica. También muy bueno ha sido el fin de semana de Sergio Pérez, que ha superado notoriamente a Hulkenberg y ha acabado séptimo, igualando el mejor puesto del equipo en toda la temporada. Y por último cabe destacar a Carlos Sainz, que saliendo desde boxes por una penalización el sábado, ha conseguido terminar décimo y sumar un punto, recuperando hasta diez posiciones a lo largo de la carrera.

En contraposición a Sainz queda su compañero Verstappen. El holandés estaba completando una gran carrera, pero  no supo controlar sus ganas y terminó empotrándose contra Romain Grosjean, fastidiando la carrera del francés y sufriendo un accidente terrible en Santa Devota que, afortunadamente, se ha saldado sin lesiones para el joven piloto novato. A la desgracia de Grosjean el equipo Lotus ha sumado la de Maldonado, que ha tenido problemas de frenos cuando iba octavo. La fiabilidad traicionó de nuevo a Pastor en su circuito fetiche. Aunque el desastre más rotundo del fin de semana ha sido Williams, que ha pasado de ser claramente la tercera fuerza del campeonato a quedar con ambos coches fuera de los puntos, e incluso no pasar la Q1 en el caso de Bottas. Las particulares características de Mónaco han afectado a los de Grove, pero se espera que vuelvan a ser una seria amenaza en Canadá y, sobre todo, en Austria, donde en 2014 Massa logró la pole.

Por último, destacar el notable papel de Roberto Merhi. En un circuito donde sus manos podían disimular la deficiencia mecánica de su coche respecto al de su compañero, el piloto castellonense ha superado a Stevens sin problemas, y solo la salida del Safety Car ha impedido que incluso llegase a doblarlo. Veremos si esta gran actuación no ha sido la última de Merhi en Fórmula 1 o si por el contrario puede mantener su asiento un Gran Premio más. Será en Canadá, territorio Hamilton, dentro de quince días, en otro trazado urbano pero totalmente distinto a Mónaco, donde este año la Fórmula 1 ha decepcionado, siguiendo la tónica general de la temporada.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados