Polideportivo

article title

Gordie Howe, Mister Hockey

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La pasada semana falleció uno de los mejores jugadores de hockey hielo de la historia, el canadiense Gordie Howe, famoso, entre otras muchas cosas, por su extrema longevidad deportiva.

Toda la vida en Detroit

Tras estrenarse como profesional en las ligas menores jugando la temporada 1945/46 con los Omaha Knights de la USHL, Howe debutó en la NHL el 16 de octubre de 1946 con un empate a tres ante Toronto Maple Leafs.

Howe estaría 25 temporadas consecutivas en los Red Wings (1946-1971), jugando playoffs en 19 de ellas y disputando todos los partidos en 17. Con Howe como máxima estrella los de Detroit ganaron cuatro veces la Stanley Cup (1950, 1952, 1954, 1955).

Las peleas

Su temporada de novato, donde jugó 58 partidos, fue la peor de toda su carrera estadísticamente hablando, al lograr tan sólo 8 goles y 21 asistencias, así que lo que más llamaba la atención de él eran las peleas en las que participaba en un hockey hielo aún sin cascos hasta para el portero. Así nació el ‘Gordie Howe hat-trick’, que es lograr gol, asistencia y pelearse con un rival en el mismo partido, algo que, paradójicamente, Gordie Howe sólo hizo dos veces, el 11 de octubre de 1953 y el 21 de marzo de 1954, ambas ante Toronto.

 

 

Experiencia familiar

La Summit Series fue una competición efímera que pretendía enfrentar a los jugadores de las dos grandes potencias del hockey hielo mundial, Canadá y la Unión Soviética, en una serie de partidos a celebrar en ambos países. En 1972 los mejores canadienses de la NHL ganaron 4-3 a la URSS (con un empate), venciendo tres de los cuatro partidos en Moscú y en 1974 el combinado fue seleccionado de entre la WHA con Gordie Howe (46 años) y sus hijos Marty (20) y Mark (19) en el equipo. En estas Summit Series los soviéticos fueron los triunfadores con cuatro victorias, tres empates y una sola derrota.

Otra liga

Tras 25 años jugando para Detroit, y con serios problemas en sus muñecas, Howe pasó a los despachos de los Red Wings donde no estaba a gusto así que no dudó en aceptar una oferta de la World Hockey Association, competición alternativa a la NHL. Howe jugó seis temporadas, cuatro con Houston Aeros con quienes ganaría dos títulos (1974 y 1975) y dos con New England Whalers antes de que la competición desapareciera con cuatro de sus equipos integrados en la NHL (Edmonton, Winnipeg, Québec y los Hartford Whalers).

El abuelo

Sorprendentemente Howe siguió jugando y afrontó su 26ª y última temporada en la NHL disputando los 80 partidos de la temporada regular y los playoffs con los Whalers, despidiéndose el 11 de abril de 1980, con 52 años y 11 días, con una derrota en la prórroga ante Montréal Canadiens, no sin antes dar el testigo simbólico a su sucesor en el olimpo del hockey hielo, su compatriota Wayne Gretzky.

Howe y Gretzky

Los dos grandes mitos del hockey hielo coincidieron en dos temporadas, 1978/1979 en la WHA y 1979/1980 en la NHL donde se enfrentaron cuatro veces con dos triunfos para los Whalers de Howe, uno para los Oilers de Gretzky y un empate.

Y también llegaron a jugar juntos. Fue en el All Star de la WHA, una serie a tres partidos en Edmonton entre los mejores jugadores de la liga (Howe con 51 años y Gretzky con 17 entre ellos) y el Dinamo Moscú que los norteamericanos resolvieron con tres ajustadas victorias (4-2, 4-2 y 4-3).

 

 

Los récords

Gordie Howe se retiró liderando la historia de la NHL en partidos de liga regular (1767, récord que todavía conserva), temporadas (26, empatado con Chris Chelios), goles (801, superado luego por los 894 de Gretzky), asistencias (1049), puntos (1850) y veces elegido All Star (23).

La Stanley Cup

Los Red Wings de Gordie Howe disputaron once veces la final de la NHL con más derrotas (siete) que victorias (cuatro). Las dos primeras (1948 y 1949) fueron un desastre, con sendas derrotas por 0-4 ante Toronto Maple Leafs, primer equipo desde 1910 que encadenaba tres títulos seguidos. Sólo otro equipo, Saint Louis Blues con tres finales seguidas perdidas por 0-4 entre 1968 y 1970, fue barrido en dos Stanley Cups consecutivas.

Detroit se recuperó del doble varapalo ganando sus cuatro siguientes finales. En 1950 ganaron a los Rangers en la segunda prórroga del séptimo partido, en la primera Stanley Cup resuelta en el tiempo extra del último partido posible, algo que sólo ha ocurrido en otra ocasión, en 1954 con otro título de Detroit esta vez ante Montréal Canadiens. En 1952 la víctima fue Montréal con un 4-0 en la serie que sigue siendo la única final jugada por los Canadiens (de 34) en la que no fueron capaces de ganar ni un partido. Los Canadiens fueron otra vez la víctima de Detroit en las finales de 1954 y 1955 (donde Gordie Howe anotó el gol ganador), decididas ambas en el séptimo partido, permitiendo a Detroit ganar títulos seguidos por segunda vez en su historia (ya lo había hecho en 1937 y no lo repetiría hasta 1998).

Y tras la borrachera de éxito llegó una sequía de 42 años donde los Red Wings perdieron seis finales, cinco de ellas en la Era Gordie Howe. Los Canadiens les vencieron en 1956 y 1966, Toronto volvió a enlazar tres títulos consecutivos derrotando a Detroit en las Stanley Cups de 1963 y 1964, mientras que Chicago Blackhawks acabó con 33 años sin títulos superando a Detroit en la final de 1961.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados