NBA

article title

Golden State Warriors vs Oklahoma City Thunder: jaque mate al Oeste

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ya están aquí las finales de Conferencia. La batalla por dominar el Oeste alcanza su último escalón y tan sólo dos contendientes aspiran a una plaza en la final de la NBA: Golden State Warriors y Oklahoma City Thunder. Una eliminatoria que se antoja tan bonita como difícil de pronosticar por cómo llegan ambas franquicias. Allá vamos.

Golden State Warriors

Los campeones se han plantado en la final tras ganar las dos primeras rondas de playoffs por sendos 4-1, pero con bastantes diferencias. En primera ronda ante Houston Rockets sólo cedieron un punto de la serie en un partido muy ajustado en el Toyota Center sin Stephen Curry, derrota que podemos catalogarla hasta como lógica. Pero en los cuatro partidos que ganaron los de la Bahía a los texanos fueron cuatro duros correctivos, en donde se pudo apreciar en que liga juegan unos y otros.

La historia en ‘semis’ del Oeste fue bien distinta. Se enfrentaron a unos Portland Trail Blazers que venían pletóricos después de firmar una enorme regular season y tras eliminar a los Clippers a pesar de verse 2-0 en el inicio de la serie. Los ajusticiaron en cinco partidos también, pero sufrieron en todos los encuentros, teniendo que sacar el ADN de campeón para poder tener un huevo en la final del Oeste. Echaron de menos a Curry los tres primeros partidos de la serie, donde tuvieron que subir un peldaño el resto del roster para sacar adelante la serie, pero cuando el MVP volvió, asaltó Rip City con récord anotador en la prórroga (17 puntos) y remató la faena en Oakland para ver desde el sofá como Spurs y Thunder se despedazaban.

En lo físico, el equipo llega bastante bien. Tras recuperar a Curry a lo largo de la serie contra Portland, la única duda es si Bogut llegará al GAME 1, el resto todos sanos y a las órdenes de coach Kerr. La mentalidad la sigue teniendo intacta, sobreponiéndose a todos los problemas que se le plantean en los partidos y sacando adelante las series. El campeón está listo para un nuevo asalto.

Portland Trail Blazers v Golden State Warriors

Oklahoma City Thunder

Cuando media NBA salivaba por ver la final del Oeste más esperada entre Warriors y Spurs, los cowboys de Oklahoma se han plantado en la final por derecho propio, con la justicia propia de un equipo grande y unas sensaciones tan positivas que invitan al optimismo más allá de poner en problemas a los campeones.

Primero, se ventilaron a los Mavericks por un contundente 4-1 donde tan sólo dejaron escapar un partido en Oklahoma por culpa de un palmeo fuera de tiempo, ante unos Dallas que se vieron desbordados por la capacidad de los Thunder de correr y elevar el ritmo de partido a su antojo.

Pero aquí viene la hazaña de los Thunder: eliminar a los Spurs. La serie se planteaba bonita, intensa, pero todos (yo el primero en los análisis de esta santa casa) dábamos claros favoritos a los Spurs, y más tras la humillación sufrida en el GAME 1 en el AT&T Center, donde cayeron por 124 a 92 en un partido que duró un cuarto. Sólo un equipo había ganado una serie tras empezar perdiendo el primer partido por 30 puntos o más, y fueron los Lakers en las finales del 85’, cuando se repusieron a un demoledor 148-114 en el Garden vs Boston Celtics en lo que se conoció como Memorial Day Massacre, para acabar ganado la final 4-2.

No parecían destinados a repetir la hazaña de los Lakers, pero así ha sido. Los Thunder llevaron la serie donde querían, al lodo. Dejaron que Aldridge siguiera la senda del primer partido donde les reventó, pero sólo camparía a sus anchas él, el resto atados en cortito. Y les funcionó. Ganaron el GAME 2 con la ya famosa y polémica jugada final dónde se produjeron más de 13 infracciones y errores arbitrables (en la NBA los árbitros hasta reconocen sus errores, que cosas), pero tras un triple que no tocó aro de los Spurs, los Thunder se llevaban la serie a casa. Allí Parker resurgió para golpear de nuevo, pero Durant y Westbrook dieron la vuelta con dos partidos memorables, uno para cada uno para llevar la serie con 3-2 a OKC y allí humillar a unos Spurs que se dieron cuenta de lo utópica que resultó la regular season y su primera ronda contra Memphis. El Big Three se acaba y el Big Two de Leonard y Aldridge no basta. OKC ya está aquí y ha venido para quedarse.

515819972

Las claves

Duelo de banquillos: Tras ganarle la partida a Gregg Popovich, Billy Donovan también quiere sorprender el entrenador del año, Steve Kerr, para poder aguantar el tirón del campeón y poder plantarse en la gran final. Por su parte, Kerr deberá hacer ajustes en vista de lo que hicieron los Thunder a los Spurs para no repetir los errores de los texanos.

Control del rebote: Cuando en Cleveland se paga el rebote al precio del contrato de Tristan Thompson, por algo es. Oklahoma cambió su formato de Small Ball en los últimos cuartos de los partidos frente a San Antonio introduciendo a Adams y Kanter para cerrar el rebote defensivo y generar segundas opciones en ataque, y les funcionó a la perfección. OKC quiere volver a dominar esta faceta del juego, y Golden State deberá aplicarse más con Bogut y compañía bajo los aros. Medio pase a la final en los rebotes.

La efectividad desde el triple: Que el baloncesto ha cambiado, es un hecho irrefutable. Ya no se juega tanto por dentro, los grandes centers ahora son ‘4’ con tiro exterior y capacidad para pasar y correr, y esto implica que para dominar los partidos hay que tirar más de tres que de dos. En esta suerte del juego, Warriors tiene enorme ventaja con Curry, Klay y Green. Secar al Big Three de la Bahía desde más allá del arco es algo prioritario, ya que todas las víctimas del campeón se desangran desde ahí. OKC, por su parte, deberá mover bien el balón para generar tiros cómodos y estar en un 40 por ciento desde el triple si quiere soñar con ganar a los Warriors.

Constelaciones enfrentadas: Las estrellas de esta eliminatoria, no son simples cuerpos celestes, son constelaciones enteras. En su estado de forma está la serie. Durant y Westbrook vienen en forma tras firmar buenos números contra los Spurs, y el Big Three de Warriors sigue donde lo dejó. Curry tiene que sacar fuera a Russell y este tiene que machacar dentro al MVP. Le será más difícil a Thompson frenar a Durant que viceversa, y mucha suerte a quien le toque bailar con Green.

Pronóstico: Golden State Warriors gana 4-3

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados