Baloncesto

article title

Golden State Warriors, el triunfo de un estilo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los Warriors cerraron la conquista de su ansiado anillo con una victoria en el 6º partido de la serie en el Quicken Loans Arena de Cleveland. Ni los sobrehumanos esfuerzos de LeBron (primer jugador en la historia en liderar los promedios de puntos, rebotes y asistencias en unas finales) han podido detener a los hombres de Steve Kerr, que tras 40 años devuelven el anillo a la Bahía de San Francisco.

Este anillo será recordado por muchos motivos, entre ellos por la manera de jugar de este equipo. Los Warriors han sido campeones basando su juego en el juego rápido, la circulación de balón y el tiro de tres. Son el primer equipo que ha conseguido ganar basando su juego en el tiro exterior, contrariamente a lo que se ha defendido durante muchos años en la liga, que no se puede ganar jugando ese tipo de baloncesto.

Tanto Steve Kerr como su asistente principal Alvin Gentry dedicaron el título a Mike D’Antoni, el primer técnico que apostó por un sistema de juego con la velocidad de juego y el tiro de tres puntos como principales armas en aquellos Phoenix Suns de Steve Nash. Kerr no solo ha conseguido que su equipo juegue de una manera vistosa y efectiva en ataque, sino que además defienden, han liderado la liga en eficiencia defensiva toda la temporada.

La victoria de los Warriors también escenifica un cambio en la manera de entender el baloncesto actualmente. En cada partido vemos ejemplos de la importancia que tiene actualmente el tiro de tres, los equipos cada vez tiran más triples, y de esto depende en buena medida el éxito o fracaso de un equipo. Los cuatro equipos que han jugado las finales de conferencia eran los cuatro que más usaban el triple. En Europa, el Real Madrid recientemente firmó una estadística en la que tiraron más triples que canastas de dos. El juego está cambiando y parece que estamos dejando atrás la época en la que con un gran pivot bien rodeado podías asegurarte muchas victorias.

Golden State es un equipo construido a base de elecciones de draft, y la continuidad de sus hombres más importantes está asegurada. La salida de David Lee se da por hecha, el ala-pivot buscará un equipo donde pueda encontrar la continuidad que le llevó a ser All-Star en 2010 y 2013. El dinero que se ahorre con el contrato de Lee, se invertirá en el contratazo que presumiblemente va a firmar Draymond Green. Salvo ese cambio y quizá algún ajuste menor, el equipo para el año que viene será el mismo.

Ya se anunció antes de las finales que Gentry ficharía por los New Orleans Pelicans como entrenador jefe. El equipo tendrá difícil encontrar un sustituto a la altura del cerebro del ataque warrior,  que en el último entrenamiento antes del 6º partido demostró que sigue en plena forma  a sus 60 años.

Para ganar también hace falta un poco de suerte, y también la han tenido los Warriors al llegar a playoffs sin lesiones y enfrentarse a rivales con bajas importantes como los Rockets o Cavaliers. Con suerte o sin ella, el record total de la temporada es de 83-20, con un 16-5 en playoffs. Estas cifras y la estabilidad que se presenta para el futuro hacen que estemos ante un equipo que puede marcar una época si mantiene el espectacular nivel de esta temporada. Curry solo tiene 27 años, y Klay Thompson 25. Asusta pensar hasta dónde pueden llegar.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados