Se habla de:

Girona

article title

Girona: sin arrepentimiento no hay perdón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En el fútbol, como en la vida, el ser humano se encuentra expuesto al error, a la equivocación, al fallo imperdonable. En cualquier ámbito, la posibilidad de dar un paso en falso se encuentra presente. Cuando se producen en el anonimato, el alcance queda reducido a un círculo de mayor o menor calado, mientras que en el ámbito del fútbol profesional, la dimensión que puede alcanzar cualquier situación de estas características alcanza niveles insospechados.

En cualquier caso, arrancamos estas líneas definiendo como ‘humano’ el hecho de equivocarse. Para cualquier persona, evidentemente también para los futbolistas y profesionales del deporte. Mas habitualmente, la única vía para resarcirse y restituir a los demás de un error propio es la de detectar el hecho, arrepentirse y mostrar dicho arrepentimiento hacia aquellos a los que la actitud mostrada por uno mismo ha podido causar daño. En estos casos, la rapidez de reacción y la sinceridad en el lamento pueden ser fundamentales para que las consecuencias no tornen en irreparables.

El pasado domingo, los jugadores del Girona F.C. ocupaban el autobús del equipo, en dirección al Estadio del Nàstic de Tarragona, en el que poco después tendrían su primera oportunidad para asegurar matemáticamente un ascenso a Primera División que el club viene persiguiendo los últimos años y que tampoco lograría alcanzar en el Nou Estadi pese a adelantarse en el minuto 1 de partido y necesitar únicamente un punto para ascender. En el trayecto hacia el estadio, Aday grabaría un vídeo que poco después colgaría en su cuenta de instagram sin reparar en los sonidos que aquella secuencia podría contener. En ella, un jugador del equipo afirmaba lo siguiente, al pasar por la abarrotada zona de afición del equipo que animaba al equipo a su llegada: “Hijos de puta, ¿dónde estabáis en invierno, perros?”

Este suceso causó un gran malestar entre los aficionados del conjunto gerundense. El error de Aday fue colgar el vídeo públicamente sin revisarlo, algo que puede suceder a cualquiera. Lo realmente grave fue el contenido de la frase de uno de sus compañeros, del que no ha trascendido el nombre, aunque las suposiciones se han sucedido desde entonces, estando Fran Sandaza en el ojo del huracán sin ningún tipo de prueba concluyente que pueda confirmar la identidad de aquel integrante de la plantilla que profirió dichas palabras. Aday lo pasó mal, y además tuvo que soportar reproches de su afición. Pronto, el club decidió que la plantilla debía salir a pedir disculpas y explicar que aquella frase iba dedicada a amigos de uno de los jugadores, el que la pronunció, en tono de broma. La explicación sonó a excusa, y además, el nombre del jugador responsable de los hechos continuó y aún ahora continúa siendo una incógnita.

La actitud del jugador de la plantilla que cometió el error en aquel autobús no le ayuda ni a él mismo, ni al club, ni mucho menos a sus compañeros, algunos de los cuales, están soportando la sombra de la sospecha desde el domingo y lo tendrán que hacer mientras su compañero no tenga el valor de reconocer su error, mostrar su arrepentimiento y pedir disculpas sinceras a los aficionados de su equipo, al club y a unos futbolistas que conviven con él cada día. Es importante recordar que, en estos casos, el tiempo puede resultar fundamental para las posibles consecuencias.

En cualquier caso, el Girona continúa a sólo un punto de hacer historia, a un paso de la gloria de conseguir un ascenso que persigue sin descanso, un objetivo que parece maldito y que espera alcanzar por fin la próxima jornada. Es momento de dejar a un lado todo lo extradeportivo y que todos los estamentos del club estén centrados únicamente en lo que ahora es realmente importante para el club: conseguir un ascenso que cambiaría el rumbo de un Girona F.C. que ya merece llevarse una alegría definitiva.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies