Se habla de:

Alavés

article title

Girona 2-3 Alavés: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Montilivi cerraba la jornada en un encuentro que medía al colista y convulso Alavés, tras la destitución de su segundo técnico del curso, con un sorprendente Girona que venía rindiendo a un nivel superior al esperado, especialmente para aquellos que no conocían la trayectoria de un equipo de autor como el de Machín, un conjunto con automatismos muy interiorizados y mecánicas adquiridas, con los carrileros como característica diferencial. Los locales buscando continuar sumando para alcanzar el objetivo de la manera más cómoda posible y los visitantes tratando de sumar para no descolgarse aún más en la clasificación.


Pablo Machín se había encargado de recalcar en la previa la importancia de mantener los pies en el suelo, de recordar el objetivo primordial del equipo, aquel con el que se comenzó la temporada tras un histórico ascenso, que no es otro que la permanencia. Y encuentros como el que medía al conjunto catalán con el Alavés son los que terminan marcando la temporada. El equipo pareció interiorizar el mensaje de su técnico y se mostró serio y concentrado desde el inicio, tratando de ejercer el dominio desde la intensidad. El primer acto transcurrió mayoritariamente en el guión que estableció el Girona, si bien es cierto que el Alavés logró arrebatar el dominio del juego a los locales en diversas fases del primer período. De esta forma, niveló el juego y logró que el dominio de los de Machín no se transformase prácticamente en ocasiones. Con todo, las dos únicas ocasiones claras de la primera mitad se produjeron en el área de Fernando Pacheco, ambas con Stuani como protagonista, especialmente en un remate cruzado de cabeza que terminó saliendo desviado a la derecha del cancerbero del conjunto vitoriano. El descanso llegó envuelto en intensidad aunque aún con el electrónico inalterable.

La segunda mitad presentó un guión diferente y mayores alternativas. El primer cuarto de hora fue de dominio local, un Girona que puso una marcha más al encuentro y comenzó a llevar peligro con mayor continuidad. Así, en el minuto 59 Mojica filtró un pase al espacio que Stuani recogió ganando la espalda a Alexis, al que sentó con dos regates inmaculados para terminar batiendo de tiro cruzado por bajo a Pacheco. El Girona se adelantaba y Montilivi enloquecía. Y el equipo con la grada. Sólo dos minutos después, Borja García botaba un saque de esquina desde el flanco derecho que Juanpe, libre de marca, cabeceaba a la red superando al guardameta y colocando un 0-2 que pareciá definitivo. Sin embargo, Abelardo, que se estrenaba en el banquillo vitoriano, trataba de cambiar el signo del partido introduciendo a Alfonso Pedraza. El extremo, sin duda uno de los futbolistas más diferenciales del glorioso, no tardó en dañar a la defensa rival. Convertido en amenaza constante, en su primera internada por el extremo zurdo colocaba un centro medido que Ibai terminó aprovechando para reducir distancias, tras un primer disparo repelido por Bono. Quedaban veinte minutos de partido y el partido volvía a estar abierto. Los del ‘Pitu’ empujaron, buscando especialmente a un incisivo Pedraza, que terminó encontrando el premio tras un error de la zaga local en la que a Bono terminó derribando al extremo. Ibai no iba a perdonar y llevaría el empate a dos a falta de tres minutos para el final. Sin tiempo de reacción y afectado por el mazazo moral del empate, el Girona no sólo pareció lejos de poder volver a adelantarse, sino que prácticamente parecía necesitar que llegase el final del encuentro. El Alavés apretó y buscó culminar la remontada para terminar haciéndolo. En los últimos segundos del encuentro, el Girona buscó la victoria en una falta lateral y el Alavés creyó en sus posibilidades. Munir pudo con todos en una jugada rapidísima a la contra e Ibai culminó la remontada y también su hat trick. Un partido realmente loco que terminó con una remontada impensable del Alavés que le da muchísimo aire y moral de cara a luchar por la permanencia, demostrando ser un equipo que aún está muy vivo. Por su parte, un Girona que llevó el peso y dominó durante dos tercios del encuentro veía como su ventaja de dos goles en el marcador se esfumaba en los últimos veinte minutos de encuentro.

LO MEJOR: la capacidad de reacción del Deportivo Alavés, para acabar remontando un encuentro que parecía perdido. Alfonso Pedraza tuvo mucho que ver en el espectacular cambio de cara vitoriano en el tramo final del encuentro.

LO PEOR: la incomprensible forma en la que el Girona dejó escapar un 2-0 en casa a tan sólo 19 minutos del final del partido. Gestión nefasta de los tiempos del partido para sacar partido a una cómoda renta.

JUGADOR SPHERA (MVP): Ibai Gómez

Las notas (de aplicación en Ligas Futmondo)
Girona:

XI Inicial:Bono (4), Muniesa (5), Juanpe (6), Bernardo (6), Maffeo (6), Mojica (6), Pere Pons (6), Granell (6), Borja García (6), Portu (7), Stuani (7)

Suplentes:Ramalho (5), Douglas Luiz (4), Aday (s.c.)

Alavés:

XI Inicial:Pacheco (5), Martín (5), Maripán (5), Alexis (4), Rubén Duarte (5), Pina (6), Medrán (6), Wakaso (5), Ibai (9), Bojan (5), Munir (7)

Suplentes:Burgui (6), Pedraza (8), Torres (6)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados