EURO 2016

article title

Giaccherini, el incondicional de Conte

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La inclusión de Emanuele Giaccherini en la convocatoria definitiva de Italia de cara a la Eurocopa sorprendió a muchos, lo hizo todavía más su titularidad en el primer compromiso en Francia y directamente, casi nadie lograba explicarse cómo él y no cualquier otro, había sido el inesperado hombre clave encargado de desequilibrar el encuentro ante Bélgica tras lanzarse como una flecha hacia el área para cazar y ensartar en la red el magnífico envío largo de Bonucci.

‘Giak’ representa a la perfección el perfil de segundo escalafón que entrevera más que nunca la lista azzurra. No demasiado virtuoso, ni técnico, ni específico, ni creativo, ni tampoco demasiado decisivo. Sin embargo, si hay un nombre que haya marcado toda la trayectoria de Giaccherini ese es el de Antonio Conte, el único que ha sido siempre capaz de sacar de él su máximo rendimiento. Y el seleccionador no iba a desperdiciar ni a negociar la ocasión de convocar a quien ha sido siempre uno de sus incondicionales.

Si Conte exige y lo hace, Giaccherini se coloca el primero para responder. Tiene el carácter, el compromiso, el sacrificio, las piernas y el sentido táctico que el técnico solicita y a ello añade una polivalencia espectacular que ha interiorizado como seña de identidad y que le ha permitido jugar a lo largo de su carrera como carrilero, interior y extremo por ambos costados. Un plus muy preciado para una competición corta como esta. Además, siempre está preparado, concentrado y al acecho para lo que sea necesario hacer a cada momento, con una voluntad de hierro que el próximo técnico del Chelsea logra enfatizar como nadie.

 

La vida deportiva de Giaccherini es una de esas historias de superación, de evolución lenta y, por tanto, de eclosión tardía. Con quince años tuvieron que extirparle el bazo tras un choque contra un portero en un partido, contó siempre con su corta estatura (1,67 m) como hándicap para abrirse paso y no alcanzó la élite del Calcio hasta 2010, enrolado en las filas de un Cesena que previamente lo había enviado a préstamo por la Serie C a equipos como el Pavia, el Bellaria Igea y el Forlì.

No fue hasta los 25 años cuando debutó en Serie A con el equipo romagnolo, por el que han pasado también Candreva, Parolo, Éder y Pellè de entre los veintitrés de la actual Italia. Su primera temporada en la máxima categoría del Calcio fue notable y logró anotar siete tantos. Una cifra considerable para un centrocampista de un equipo pequeño dentro de un nivel ascendente que hizo que Conte, a su llegada al banquillo de la Juventus en 2011, solicitase su fichaje como uno de los primeros nombres necesarios para volver a hacer de ‘La Vecchia Signora’ un equipo ganador.

Dos campañas estuvo Giaccherini en Turín, conquistando por el camino su presencia con Prandelli en la EURO 2012 mientras jugaba de casi todo y casi siempre bien vestido de bianconero pese a no ser nunca un titular fijo pero sí una valiosa pieza convertida en el comodín perfecto del 3-5-2 que Conte convirtió en ley y triunfo. Tanto que cuando el Sunderland puso encima de la mesa 7’5 millones de euros en 2013 para hacerse con sus servicios, el actual míster de Italia se pilló uno de sus habituales rebotes, muy descontento por una venta que no compartía en absoluto.

 

En la Premier tuvo un primer año positivo pero dos serias lesiones consecutivas de tobillo en su segunda temporada le quitaron peso y presencia y le llevaron a salir cedido el verano pasado con Bolonia como destino. Como rossoblù durante el pasado curso, se pudo ver al Giaccherini más maduro, más inteligente y más líder que nunca aunque ya alejado de la explosividad de antaño. Su futuro ahora mismo es una incógnita ya que sigue perteneciendo al Sunderland pero, a sus 31 años, tiene el férreo interés del propio Bologna, del Torino, del Milan o de la Fiorentina para continuar en la Serie A, aunque si la tónica general de sus actuaciones en Francia sigue por este camino, muchos equipos más se sumarán a la puja.

“Si se llamase ‘Giaccherinho’ no estaría tan infravalorado”, afirmó Conte cuando lo entrenaba en la Juventus e intentaba poner en relevancia las virtudes de su pupilo y recluta aún cuando muy pocos las veían en toda su dimensión. Conte lo llevó consigo a la élite hasta instalarlo en ella, ha sido su gran tutor futbolístico y el autor de lo que ‘Giak’ es como jugador y le tiene una fe casi ciega. Con él de nuevo como comandante, se ha ganado que nadie más desconfíe de su fútbol en el escenario perfecto y ya no necesitará tener que cambiarse el nombre para ser valorado en su justa medida. Emanuele Giaccherini es el dinámico y entregado interior zurdo titular de Italia. Ahí es nada. De la Italia de Conte, claro.

 

Descarga AQUÍ la #GuíaSphera de la EURO 2016 

portada

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados