Futmondo

article title

Getafe 0-1 Sevilla: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Coliseum anhelaba volver a respirar el aroma de las grandes tardes de fútbol en la élite, regresar a tomar el pulso a la máxima competición nacional y probablemente continental. En su efímero paso por la categoría de plata, el club azulón ha sabido reactivar las fórmulas para llegar al corazón de su afición y repoblar unas gradas que en su última etapa en Primera lucieron demasiados huecos. Algo totalmente alejado de la nueva realidad, de la transformación social del club, apoyada en la gran labor y esfuerzo de la entidad por acercarse a los corazones azulones, almas que se engalanaron para dar nuevamente la bienvenida a su equipo al máximo nivel competitivo. El rival no desmerecía la ocasión, un Sevilla FC que regresaba a Getafe, donde no había conseguido la victoria en sus últimas siete visitas y con Pablo Sarabia como hijo pródigo de la grada regresando a la que no hace tanto fue su casa.


Sin llegar al lleno, quizá por las fechas, el estadio madrileño presentaba un gran aspecto, con una afición volcada en el apoyo a los suyos. El encuentro comenzó caracterizado por la igualdad, con intensidad en el juego. Un Getafe bien plantado con los fundamentos propios de los equipos de Bordalás, férreo, aguerrido, de esfuerzo innegociable, ante un Sevilla que trataba de dominar encontrándose con serias dificultades para superar la presión azulona. Los primeros 15 minutos, de tanteo, dejaron apenas un acercamiento en cada área, con remates sin apenas peligro de Jorge Molina y Mercado respectivamente. Así, en el minuto 16 Gaku Shibasaki y Jorge Molina enlazaron una gran jugada de combinación, en la que el ariete filtró un pase a la espalda de la defensa que Amath, sólo ante Rico, envió por encima del travesaño tras botarle el balón justo antes de realizar el golpeo.

El equipo local parecía cómodo, replegándose ante el toque sevillista y saliendo con convicción a la contra. Sin alardes, las ocasiones se sucedieron. Jorge Molina soltaba un disparo raso al palo corto que Sergio Rico desviaba a córner y poco después Amath filtraba un pase medido a la espalda de los centrales del conjunto andaluz que Jorge Molina cruzaba ante la salida del guardameta, que rechazaba con el cuerpo para que Kjaer despejase bajo palos. El cuadro azulón ejecutaba el plan trazado por su entrenador y no sufría en la primera mitad, salvo una aproximación a la contra en la que Krohn-Dehli superaba con un pase elevado sobre los centrales la línea defensiva del conjunto madrileño, aunque Nolito remataría de volea, a la media vuelta, muy elevado sobre la portería de Guaita, que apenas fue exigido en el primer acto.

 

La segunda mitad transcurrió con el mismo guión, con un Getafe perfectamente plantado sobre el terreno de juego, sin dejar espacios y explotando extraordinariamente las contras, generando continuamente peligro con una segunda línea exquisita en la que Amath, Shibasaki y Faycal Fajr pusieron en continuos aprietos a la zaga de los de Berizzo buscando continuamente la referencia de Jorge Molina.  Por su parte, el Sevilla, que tuvo que modificar  su alineación en el descanso, dando entrada a Lenglet por el lesionado Pareja, continuó ofreciendo la sensación de pretender dominar el encuentro sin poseer capacidad para sorprender al rival, falto de ideas para superar el entramado azulón.

Las ocasiones no fueron numerosas, mas la sensación de peligro estaba más en el área sevillista. En el minuto 76, Fajr cruzó demasiado tras una excelente jugada enlazada por Portillo, Jorge Molina y Amath y sólo siete minutos después el Sevilla castigaba a los locales en la única jugada clara de peligro que logró generar hasta entonces. Robo en la presión de los de Nervión, Ganso que prolonga a la incorporación de Mercado por el lateral derecho y el centro raso del argentino es rematado de forma magistral por el propio futbolista brasileño a la red, sumando al marcador el gol que a la postre daría los tres puntos a los visitantes. Hasta el final, un Getafe volcado en busca del gol de empate, que no llegaría, como tampoco lo haría la sentencia del conjunto que disponía de ventaja, pese a que Muriel dispuso de una clarísima ocasión a la contra que Guaita logró salvar en el mano a mano.

 

Resultado realmente injusto en el Coliseum, que otorga los puntos al Sevilla, aunque debe hacer reflexionar a los de Berizzo, así como reforzar a los pupilos de Bordalás en su idea futbolística, en sus planteamientos. Y es que, con este fútbol, el futuro puede mirarse con optimismo desde Getafe.

 

LO MEJOR: las sensaciones desprendidas por el conjunto de Bordalás, pese a la derrota. Difícil pedir más a los azulones ante un equipo de entidad como el Sevilla, al que minimizó durante gran parte del partido.

LO PEOR: la escasa capacidad del Sevilla para generar peligro de cara a la portería rival. El equipo de Berizzo se llevó los 3 puntos aplicando la ley del mínimo esfuerzo, tras verse superado en juego y sensaciones por el Getafe.

JUGADOR SPHERA (MVP): Gaku Shibasaki

Puntos FUTMONDO

GETAFE:

11 INICIAL:
Guaita (6), Damián Suárez (5), Cala (6), Djene (6), Antunes (5), Bergara (5), Arambarri (5), Amath (8), Fajr (7), Shibasaki (8), Jorge Molina (7)
SUPLENTES: Portillo (5), Sergio Mora (5), Ángel Rodríguez (s.c.)

SEVILLA:

11 INICIAL:
Sergio Rico (7), Mercado (7), Kjaer (7), Pareja (5), Escudero (6), Krohn-Deli (5), Pizarro (5), Jesús Navas(5), Ganso (7), Nolito (5), Ben Yedder (5)
SUPLENTES: Lenglet (5), Muriel (5), Sarabia (5)

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados