Se habla de:

Motociclismo

article title

#GasolinaConHielo MotoGP Francia 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Emoción3 (qué delicia de categoría) y Tostón2 (¡hagan algo!) habían ido caldeando el ambiente para los reyes del mambo: los pilotos de MotoGP. En la categoría reina, había dos dudas por resolver: (1) si alguien sería capaz de importunar el paseo hacia la victoria de Jorge Lorenzo, que salía en pole seguido por Marc Márquez y Andrea Iannone; y (2) ver hasta dónde llegaría la remontada de Valentino Rossi, séptimo en parrilla.

CINCO MOMENTOS

1. Oda al motociclismo: Aunque se le intuía una temprana fecha de caducidad, fue el mayor espectáculo de adelantamientos en lo que va de año. Márquez a Pol Espargaró, éste y Bradley Smith a Rossi; Aleix Espargaró a los anteriores, Rossi a los dos hermanos, Maverick Viñales a Smith… Como piezas de tetris, todos buscaban el hueco en que encajarse para borrar la línea y seguir avanzando. Unos giros de infarto en el que unos y otros honraron la esencia de tan bello deporte.

2. En fila india: Poco a poco, los pilotos iban escapando del embudo de los adelantamientos en busca de la tranquilidad de la trazada única. Lorenzo lo logró nada más salir, y a su estela se iban situando los que hallaban dicho respiro, conformando un tren en el que Márquez seguía la estela de las Ducati. Una vez se deshizo de los hermanos de Granollers, Rossi redujo las desventajas hasta engancharse como quinto vagón del mismo.

3. Sálvese quien pueda: Andrea Iannone fue el primero en besar el suelo. Acababa de situarse segundo y, decidido, se fue a la caza de Lorenzo. La ambición de tal empresa rebosó el vaso del talento del 29 y claudicó. En pocos giros, se quedarían fuera de carrera Scott Redding (avería), Yonny Hernández, Cal Crutchlow y Tito Rabat. Un carrusel de caídas con un patrón claro: todas fueron de Ducati u Honda.

4. Oro en sincronizada: No acababan las malas noticias para dichas marcas, donde la lucha de Dovizioso y Márquez por la segunda plaza suponía un halo de esperanza para mitigar dichos fiascos. Pero Rossi llegó y les pasó. Con brillantez y sin contemplaciones. Intentaron seguirle y acabaron en el asfalto, en una caída tan extraña como armónica: sin tocarse, perdieron el control de sus motos a la vez, y de la misma forma. Una coreografía digna del oro en Río 2016. Marc se levantó, doblado y 15º; y acabaría salvando tres puntos tras las caídas de Jack Miller y Smith.

5. Explosión de júbilo: Pasaban las vueltas y, si bien se invertía el orden de Jerez, quedaba certificado que Yamaha cuenta sus citas europeas por dobletes. Pero esta vez la noticia no estaba en la holgura en la victoria de Lorenzo –su mayor ventaja en seco en MotoGP-; sino en la fiesta montada en el otro box azul. No era para menos: Maverick Viñales defendía el tercer puesto ante Dani Pedrosa y devolvía a Suzuki al podio casi ocho años después.

 

Clasificación GP Francia 2016 Resultados MotoGP Francia 2016

Álex Rins Moto2 Francia 2016 - Sphera SportsMoto2: Rodillo Rins

Álex Rins se hizo con su segunda victoria del año y se sitúa como líder del Mundial después de una carrera en la que controló a sus rivales de principio a fin, sin necesidad de escaparse. Puso un ritmo e hizo sucumbir poco a poco a sus perseguidores hasta soltar a Simone Corsi, que acabaría segundo. Completó el podio Thomas Luthi.

Brad Binder Romano Fenati Jorge Navarro Arón Canet Moto3 Francia 2016 - Sphera SportsMoto3: Estratega Binder

Brad Binder logró su segundo triunfo consecutivo en una carrera que se dirimió en un grupo de cuatro y en la que empleó la táctica de liderar la última vuelta y tapar huecos, como aprendió de su ex compañero Miguel Oliveira. A 99 milésimas entró Romano Fenati, con los españoles Jorge Navarro y Arón Canet tercero y cuarto, respectivamente.

 

GRANIZADO DE IDEAS

En el motociclismo, circuitos como Assen o Jerez son considerados como las catedrales de la velocidad. Pero, en los ‘motorsports’, Le Mans es el auténtico templo de la resistencia. Allí se celebran las míticas 24 horas, la prueba en la que no importa ser el más rápido; sino dar más vueltas que nadie. Y en MotoGP ha venido a pasar más o menos lo mismo.

La resistencia es, precisamente, la modalidad en la que no resulta sorprendente ver a los distintos favoritos doblarse entre sí. Es otro mundo. En MotoGP, ver a Márquez doblado por todos sus rivales es algo que nadie se espera cuando está esperando el apagado del semáforo, un fenómeno paranormal.

Un fenómeno mucho más normal es el que se produce cuando Lorenzo tiene el ritmo durante todo el fin de semana. Un guion que todos saben y nadie puede evitar: salida sin fisuras, precisión de relojero en las trazadas, incremento progresivo del gap con el segundo clasificado y un salto en el podio que vale 25 puntos.

Mientras el paddock se polarizaba discutiendo sobre quién heredará su M1, él se centraba única y exclusivamente en el único objetivo que contempla su mente de aquí hasta el lunes post GP de Valencia: convertirse en tetracampeón de MotoGP vestido de azul, como la muñeca. Y despedirse de los diapasones como el número uno del mundo.

Para ello, sabía que necesitaba un turno de réplica después del revés jerezano, donde un año atrás iniciara su racha de cuatro triunfos consecutivos. Esta vez ha tenido que posponerla hasta Le Mans, pero a cambio ha recibido antes el premio del liderato. Y, para ampliarlo, un caramelo envenenado: Mugello. Su templo, pero en la misma casa de su enemigo.

Un enemigo que volvió a dar un puñetazo encima de la mesa, calcando el relato que en 2015 le dejó a las puertas de rubricar su brillante sala de trofeos con el décimo mundial. Rossi se sacudió una mala Q2 con una remontada marca de la casa, con adelantamientos apoteósicos y un nuevo podio. Mientras todos barruntaban un duelo Jorge-Marc por el título, él ya está a sólo doce puntos del liderato.

Detrás de la dupla de Yamaha, los dos pilotos cuyos nombres más sonaron en los días previos al gran premio… precisamente junto a la palabra Yamaha. Maverick y Pedrosa, en plena pugna silenciosa por la M1 que dejará libre Jorge, batallaron en la distancia por el escalón final del podio, que fue para el 25.

Se vaya o se quede, Maverick puede respirar. Sobre todo si se va. Porque, si finalmente estampa su firma en el contrato con los de Iwata y abandona Suzuki, lo hará habiendo hecho los deberes: logrando su primer podio con ellos, casi ocho años después del último logrado por Loris Capirossi. Ellos le dieron la confianza, él les ha llevado al cajón. Con las deudas saldadas se negocia mejor. Y se duerme más tranquilo.

Una vez más, Pedrosa se dedicó a limitar daños, esta vez literalmente. Su RC213V fue la única que no acabó por los suelos, y tras un inicio de carrera nefasto terminó con un gran ritmo para rescatar la cuarta plaza, por delante de un Pol Espargaró que volvió a ser la mejor satélite y cuya cotización crece como la espuma en el mercado de fichajes.

Tras Aleix, cruzó la línea de meta Danilo Petrucci, que en su estreno en esta temporada se erigió como la mejor Ducati, salvando la honra de la firma italiana. La otra (Aprilia) coló a sus dos pilotos en el ‘top ten’. Progresando, que es gerundio.

De los indeseables que pueden permitirse la entrada a un GP y emplean dicho privilegio en aplaudir caídas de otros pilotos, casi que mejor ni hablamos. No son aficionados y no han entendido nada, así que no perdamos el tiempo dándoles bola. Que les aguanten en sus casas.

En dos semanitas, Mugello. Escenario idílico como pocos. Hasta entonces, ‘silly season’, que también gusta, no nos engañemos. Conduzcan con cuidado.

General MotoGP Francia 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados