Se habla de:

Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones GP San Marino 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Valentino Rossi se había vestido de pez, y Misano captó el mensaje. Todo el fin de semana en seco dio paso a una fina lluvia que duró unas cuantas vueltas de la carrera de MotoGP; las suficientes para asistir a una de las carreras más locas de la historia de la categoría en la que la gran mayoría de los pilotos entraron a cambiar de moto hasta en dos ocasiones.

Cuando la carrera parecía ser normal, los cuatro fantásticos rodaban en fila; ordenados de la siguiente forma: Jorge Lorenzo, Marc Márquez, Valentino Rossi y Dani Pedrosa. Hasta que comenzó un nuevo capítulo de ‘Diversión con banderas’, por Sheldon Cooper. Primero, la blanca que permitía entrar a cambiar de máquina. Después, las aspas rojas que anunciaban la llegada de la lluvia.

Las gotas dejaron atrás a Pedrosa y quedó un trío en cabeza. Entraron juntos a cambiar –antes lo habían hecho la mayoría de los pilotos de la segunda mitad de tabla- y salieron casi juntos, con Rossi algo descolgado. Bajo la lluvia, enjugó la ventaja y tomó el mando, comenzando una guerra psicológica. Cambiaron todos salvo Bradley Smith, que se quedaba último y prácticamente desahuciado.

El flamante asfalto se secó y todos empezaron a recibir en sus pizarras la orden de volver a entrar. Loris Baz abrió la veda y le siguieron otros pilotos sin nada que perder como Scott Redding, que se había caído en los compases iniciales. De los de delante; sólo Marc, que comenzaba a perder fuelle con las Yamaha, hizo caso a tiempo.

En el momento que entró, se vio que había sido el movimiento ganador. Los slicks permitían rodar hasta nueve segundos más rápido; por lo que cada vuelta que Vale y Jorge seguían en pista regalaban posiciones virtuales. Rossi se olvidó de la victoria y decidió seguir en pista para presionar al español, que finalmente terminó entrando.

El fallo estratégico de Valentino era garrafal, pero la lucha psicológica dio sus frutos. Lorenzo arriesgó más de la cuenta para salir por delante de su rival; y lo pagó con su primera caída del año. Rossi entró una vuelta después y se reincorporó quinto, por detrás de Márquez, Smith, Baz y Redding.

Márquez se paseó hasta la victoria y Smith, después de haberse hundido en la tabla, se veía segundo. Baz soñó con el podio pero Redding llegó y le pasó. Rossi finalizó quinto tras contener el envite de Danilo Petrucci, reeditando la lucha en la distancia librada en Silverstone. Pedrosa entró tardísimo y sólo pudo remontar hasta la novena plaza.

MotoGP San Marino 2015

Moto2: Zarco ya tiene ‘match ball’

Johann Zarco sumó una nueva victoria y podrá proclamarse campeón del mundo en Motorland. Tito Rabat fue segundo y se acerca al campeonato tras la caída de Álex Rins; mientras Takaaki Nakagami retornó al podio dos años después. Julián Simón fue quinto.

 

Moto3: Bastianini ruge en casa

Enea Bastianini logró su primera victoria, y lo hizo ante sus aficionados. La ‘Bestia’ rebasó a Miguel Oliveira en la última vuelta para quitarse la espina de haber subido ocho veces al cajón sin catar el escalón mayor. Niccolò Antonelli logró su tercer podio seguido, con Danny Kent sexto. El mejor español fue Isaac Viñales, noveno.

 

GRANIZADO DE IDEAS

La lluvia trae cosas raras, induce a la imprevisibilidad. Si en Silverstone era Danilo Petrucci el que se estrenaba en el cajón aprovechado la mojada coyuntura, en Misano fue turno para Scott Redding, que acompañó a su compatriota Bradley Smith para situar dos británicos en el cajón de la clase más alta por primera vez desde 1979.

También produjo otras dos circunstancias curiosas. Una de ellas inédita: nunca en la historia de MotoGP se había dado un podio formado por tres pilotos procedentes de Moto2. La otra, significativa: por primera vez en más de seis años –desde Donington 2009- se pudo ver un podio sin Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa ni Casey Stoner. Algo está cambiando.

Arriba, un Marc Márquez que invirtió los papeles de Aragón 2014. En aquella ocasión, la Honda era superior, y batallaba con Pedrosa con Lorenzo infiltrado. Al llover, Jorge perdió ritmo, decidió entrar y ganó, con las dos Honda por los suelos. En Misano, con la Yamaha superior; fue Marc el infiltrado que perdió ritmo ante Jorge y Vale. Decidió entrar y ganó.

Moraleja: si hay tres pilotos y dos se dedican a marcarse entre sí, gana el tercero.

Llámese locura, llámese valentía. Bradley Smith no entró ni una sola vez a boxes. Se mantuvo con los slicks bajo la lluvia, llegando a perder casi medio minuto por vuelta. Pero el cielo se alió con él. Cesó la lluvia, se hizo carril y remontó hasta la segunda posición, premio a una temporada inmaculada.

Compartió suerte con Redding, que después de irse al suelo pudo seguir en carrera y arriesgó en el segundo cambio para pillar a Loris Baz y colarse en el podio. Mirando las vueltas en las que entró cada uno, Baz fue el mejor estratega de todos.

El pívot galo se quedó sin el premio del champán, pero con su cuarta posición da un vuelco a la categoría Open, de la que es nuevo líder. Brilló Petrucci con su sexta posición, su segundo mejor resultado de siempre tras el mencionado podio. De nuevo, justo detrás de Rossi.

En Misano, la carrera que tenía marcada en rojo como ninguna otra, Rossi fue mejor psicólogo que estratega. El inofensivo pececito amarillo era un recordatorio de que, aunque esté rodeado de tiburones –pilotos más fuertes, jóvenes y rápidos-; el lleva nadando toda la temporada y por eso va primero. Paradójicamente, el día que no sube al podio se acerca más al Mundial.

La estrategia fue mala y le salió bien. De haber entrado una vuelta antes, Lorenzo hubiera contado con su referencia; y probablemente no se hubiera caído. Primer ‘cero’ del balear, que erró el día menos indicado. La presión de saberse más rápido le llevó a arriesgar más de la cuenta, y ya no puede permitirse el mínimo fallo si quiere hacerse con el título.

Por último, lamentar la mala suerte de Michele Pirro. El probador de Ducati había aprovechado la invitación situándose quinto en parrilla, pero su moto se paró antes de la vuelta de formación y su carrera se fue al traste antes de empezar.

En dos semanas, Gran Premio de Aragón. Allí, Johann Zarco puede proclamarse campeón de Moto2; y Lorenzo y Rossi volverán a dirimir una nueva batalla. Cuando salgan de Motorland, sólo quedarán 100 puntos en juego. ¡A jugar!

General MotoGP San Marino

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados