Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones GP Aragón 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Con 23 puntos por recuperar y cinco carreras por delante, Jorge Lorenzo llegó a Aragón con una premisa –ganar o ganar- y un deseo para llevarla a cabo –carrera en seco-. Los ritmos de los entrenamientos le situaban como uno de los dos grandes favoritos; junto a Marc Márquez, que partía desde la primera posición de parrilla.

El guion inicial previsto se cumplió a rajatabla: Jorge tomó el mando y puso un ritmo que sólo –y a duras penas- Marc podía seguir. Por detrás, Dani Pedrosa y Valentino Rossi iban tomando posiciones en pos de jugarse el último escalón del cajón, con permiso de Andrea Iannone.

Se encaminaba la carrera a una repetición argumental de la de Indianápolis, con dos parejas de baile definidas. Pero Márquez volvió a tropezar y dejó a Lorenzo bailando solo su vals favorito: el de convertir la carrera en un entrenamiento más. El twist quedaba para Pedrosa y Rossi, que fueron calentando para preparar la pieza final.

Se lo pusieron fácil al realizador –tarea ingrata donde las haya-, que se olvidó (con razón) de los solitarios Lorenzo y Iannone para centrarse en la lucha por la segunda posición. Rossi inició pronto la ofensiva, pero ni una vez pudo consolidar el adelantamiento. Una y otra vez, -y así hasta seis-; Pedrosa le dejaba irse largo para acelerar con más tracción y conservar su plaza.

La apoteosis llegó en el sexto intento. Con la última vuelta como marco temporal; y la larguísima recta aragonesa como testigo, los dos amenazaron con irse al suelo. Por separado.

En la entrada a la angulada curva previa a la mencionada recta, Pedrosa sufrió un pequeño susto y vio cómo Rossi entraba por el ápice. Sin embargo, al abrir gas el susto fue para Valentino, que cuando comenzó a empalmar marchas ya volvía a estar detrás del español; cuya exhibición ayudó a Lorenzo a recortar cuatro puntos más para dejar la desventaja en 14.

Mucho más tarde que Iannone harían su aparición los pilotos que batallaron por la quinta posición, que fue para Andrea Dovizioso; por delante de Aleix Espargaró, Cal Crutchlow, Pol Espargaró y Bradley Smith.

MotoGP Aragón 2015

Moto2: Rabat contiene a Rins

Tito Rabat se hizo con su segunda victoria de la temporada tras resistir hasta el giro final los ataques de Álex Rins, que rubricó el primer doblete español del año en la categoría. Sam Lowes volvió al podio, del que se bajó 13 carreras después Johann Zarco, que no pudo sentenciar el título al acabar sexto.

 

Moto3: Sólo Oliveira pudo con Navarro

Miguel Oliveira logró el tercer triunfo del año en una carrera en grupo con un final inesperado, ya que los contendientes al título (Danny Kent y Enea Bastianini) se fueron al suelo por separado en la última vuelta. Jorge Navarro se estrenó en el cajón, que completó Romano Fenati aprovechando las mencionadas caídas.

 

 

GRANIZADO DE IDEAS

‘Here comes the sun’. Con el reciente recuerdo de Silverstone y Misano, y la locura de Aragón 2014 aún fresca en la memoria; Lorenzo se encomendó a Los Beatles para evitar que las inclemencias climatológicas convirtiesen en una partida de bingo lo que para él era un tres en raya en el que sólo faltaba por colocar la ficha de la carrera.

Los de Liverpool hicieron su trabajo, y Jorge también. Salida impecable, ritmo de inicio vertiginoso… y Marc al suelo. En tres vueltas había ganado la carrera, el resto consistía en no perderla. Su especialidad. Sacrificar planos televisivos por sumar 25, la única cifra contempla. Ganar y esperar que alguien se cuele entre él y Vale.

Ese alguien fue PEDROSA. En Motorland, y sin más en juego que el honor –que no es poco-; Daniel se hizo mayúsculo. Desde sus 1,58 de altura, se agigantó ante el maestro del cuerpo a cuerpo y salió victorioso de un envite en el que los pilotos más pintados llevan sucumbiendo casi dos décadas.

Fue, como mínimo, la mejor carrera del 26 desde Brno 2012. Para algunos, fue incluso su mejor carrera de siempre. Mejor pensar que su mejor carrera está por llegar; y que no fue sino una declaración de intenciones para 2016. Si asumimos que Dani está de pretemporada (que lo está), difícil imaginar mejor test que un duelo al sol con el 46.

“I tried everything” (“Lo intenté todo”), resumió Rossi. Y ‘everything’ es ‘everything’. El líder encendió la calculadora, hizo la resta y no le salían las cuentas del tercer puesto; así que fue a por el segundo. El orgullo herido del español se agregó al inconformismo del italiano y la suma se tornó en producto, elevándose a potencia con el paso de los giros.

Durante seis adelantamientos –con sus respectivas réplicas-; se fueron haciendo la tangente hasta llevar al infinito el límite cardíaco de los espectadores; que asistieron a un orgásmico espectáculo audiovisual con un desenlace a la altura: un sincero abrazo de reconocimiento mutuo en el parque cerrado. Honrando al motociclismo en pista y al deporte después.

Muy distinta fue la imagen de Márquez, cariacontecido en el vial viendo a los demás niños jugar con el ‘Game Over’ en su pantalla. El 93 ha pasado de festejar el póquer de victorias en Misano a lamentarse por el répoquer de abandonos, demasiados para revalidar el campeonato. Cada vez que sueña con reengancharse al tren del título, se despierta en el suelo.

Ni tercer título, ni subcampeonato. Mirando a la general, su mayor preocupación reside en que Iannone no le acabe arrebatando la tercera posición. Lo del de Ducati es para quitarse el sombrero. Con el hombro dislocado, finalizó cuarto a apenas cinco segundos de Rossi; dejando a Dovi a 16 segundos.

Destacar también el sexto puesto de Aleix, con el que igualó la mejor posición de Suzuki en su año de retorno –Maverick en Montmeló-; la presencia de Pol por delante de Smith seis carreras después; la fiabilidad de Álvaro Bautista en los puntos y el estreno de Eugene Laverty como mejor Open.

Ah, y la caída de Petrucci, que deja a Rossi, Iannone y Smith como los únicos pilotos con la hoja de servicios inmaculada. Tampoco acabó Karel Abraham, pero eso no es noticia.

Ahora, quince días para ir preparando café en cantidades industriales. Llegan los findes de no dormir, llega la gira asiática. Primer destino, Japón. Hasta entonces, ‘sayoonara’. Y ‘arigato’, faltaría más.

General MotoGP Aragón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados