Se habla de:

Miscelánea

article title

Gasolina con hielo: reflexiones del GP de San Marino

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Nacho GONZÁLEZ – Misano es, indiscutiblemente, el circuito más propicio para Yamaha; un hecho que hizo que todas las miradas de la previa se dirigieran a Jorge Lorenzo, ganador en el trazado de Rimini las tres últimas temporadas.

Efectivamente, en Misano llegó la primera de Yamaha en 2014. Pero no fue para Lorenzo. Valentino Rossi se reencontró con la victoria más de un año después en el ‘Misano World Circuit Marco Simoncelli’ en un día que ya es parte de la historia del motociclismo.

No hubo sorpresas en la salida, donde Jorge Lorenzo hizo buena su pole para tomar el mando. Intentó escaparse en vano. Rossi se puso a su rueda y Marc Márquez efectuó una gran arrancada para no perder comba con las dos motos azules.
El ataque a la segunda posición de Marc no se hizo esperar, tampoco la reacción del italiano. Una breve pero bonita batalla que permitió a Jorge coger unos metros, que Valentino enjugó sin dificultades. El neumático duro montado por Lorenzo parecía beneficiar a sus rivales en los compases iniciales de carrera, y el balear cayó a la tercera plaza.

Rossi imprimió un ritmo descomunal, que descolgó a Lorenzo y acabó provocando la primera caída de Marc en carrera en 2014. A partir de ahí, ganó como mejor sabe: administrando la ventaja. No dejó que su compañero se acercarse a menos de dos segundos, y cruzó la meta en solitario, paladeando la victoria. La número 107, la segunda en cuatro años.

Tras Lorenzo, completó el podio Dani Pedrosa, que ganó el mano a mano ante Andrea Dovizioso, con Andrea Iannone en quinta posición. Pol Espargaró fue sexto, por delante de su compañero Bradley Smith, Álvaro Bautista, Cal Crutchlow y Yonny Hernández, que cerró el ‘top ten’.

La caída de Aleix Espargaró en la última vuelta, que se unió a la de Stefan Bradl, permitió a Márquez salvar un punto al entrar 15º. Sigue teniendo ventaja de sobra (74 puntos sobre Pedrosa y 75 sobre Rossi), pero el sueño de volver a ser campeón en suelo español se ha esfumado.

Moto2: Inapelable Rabat
Tito Rabat sumó su séptima victoria del año –tercera consecutiva- para elevar a 22 puntos su ventaja sobre Mika Kallio, de nuevo segundo. Completó el podio Johann Zarco, con Maverick Viñales en cuarta posición.

Moto3: Rins mete miedo
Álex Rins logró su segunda victoria del año tras estrenarse en Silverstone, imponiéndose en la batalla a su compañero Álex Márquez. Jack Miller fue tercero y ve reducida su distancia respecto a sus compañeros de podio: Márquez está a 9 puntos y Rins a 20.

GRANIZADO DE IDEAS

Por él mismo. Por Marco Simoncelli. Por Misano. Por toda Italia. Por el motociclismo. Son infinitas las razones que otorgan un encanto especial a la 107ª victoria de Valentino Rossi.

El simple hecho de ver a Rossi en lo más alto del podio compensa el importe del billete de cualquier aficionado de verdad al motociclismo; pero la forma de conquistarla convierte lo invertido en calderilla. ‘Il Dottore’ cuajó una carrera simplemente perfecta.
Tiene 35 años, lleva 18 haciéndonos disfrutar y ni se le pasa por la cabeza colgar el casco. Ese inconformismo llevado casi hasta el extremo de la obsesión es el gran triunfo de Rossi. Perder dos años de su vida deportiva y encontrarse al volver con tres pilotos mucho más jóvenes y rápidos es algo que haría claudicar a cualquiera. Lo que sucede es que ‘Rossi’ es el antónimo de ‘cualquiera’.

Tenía el plan muy claro, consciente de que Lorenzo saldría a por todas. No perdonó un centímetro desde la primera curva, batalló con Márquez, se puso primero y forzó un ritmo endemoniado que llevo al campeón a su primera caída en carrera de 2014. En la segunda mitad de carrera, sometió a Lorenzo por ritmo y degustó el champán más dulce de su vida, bañado en el mar amarillo de Misano. Un día histórico.

Lorenzo rubricó el doblete de Yamaha, un doblete que él había soñado al revés. Partía como favorito y tuvo que conformarse con un nuevo segundo. Haciendo una gran carrera acabó decepcionado, muestra del nivel de exigencia que se autoimpone. También sabe que ha dejado pasar la mejor ocasión de ganar este año.
Pedrosa no pudo seguir el ritmo de Marc pero le recortó 16 puntos. Una mala salida le condenó a lidiar con las incómodas Ducati, a las que batió para sumar un nuevo podio. No obstante, Dovi y Iannone siguen evidenciando la mejoría de las motos italianas, que acabaron delante de la dupla del Tech 3, donde ‘Polyccio’ volvió a someter a Smith.
Y no. Rossi no ganó porque Márquez se fuera al suelo. Márquez se fue al suelo porque le ganó Rossi.

¡Nos vemos en Motorland!

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados