Se habla de:

Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Malasia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La penúltima cita de la temporada llegaba al rojo vivo, y tras el incendio provocado por Jack Miller en Moto3 y la consumación del título de Moto2 para Tito Rabat, el listón de emoción de cara a MotoGP estaba por las nubes de Sepang, cuya amenaza de lluvia quedó en eso.

En el GP de Malasia, saltaron chispas en la primera curva con un leve roce entre Jorge Lorenzo y Marc Márquez que relegó al campeón a la octava plaza. Superó con un doble adelantamiento magistral a Aleix Espargaró y Bradley Smith, a lo que Jorge respondió con dos increíbles pasadas consecutivas a Andrea Dovizioso y Dani Pedrosa, al que arrebató el liderato.

Las posiciones iban retomando su orden lógico cuando Dani Pedrosa se fue al suelo –instantes después de que lo hicieran Aleix Espargaró y Álvaro Bautista-, convirtiendo en una lucha de tres lo que se presumía como la gran pelea de los cuatro. Márquez se colocaba a rueda de las Yamaha, esperando la oportunidad.

Justo a mitad de carrera Valentino Rossi atacó a su compañero, y Marc siguió sus pasos. Fatigado por el esfuerzo inicial (como reconocería después), Lorenzo perdía terreno. La estrategia de Márquez era clara: escaparse con el que fuese el rival más rápido –en este caso Rossi- e intentar ganar la carrera con un único adelantamiento.
‘Il Dottore’ no lo puso nada fácil. Primero bregó bravamente en el cuerpo a cuerpo, y después no arrojó la toalla, obligando al 93 a un esfuerzo titánico que alcanzó su recompensa en la línea de meta, que cruzó en primera posición por duodécima vez esta temporada, igualando el récord absoluto de Mick Doohan.

Stefan Bradl le ganó la partida a Bradley Smith por la cuarta posición, quedando sexto el otro héroe del día: Pol Espargaró, que salió a carrera un día después de fracturarse el segundo metatarsiano de su pie izquierdo. Yonny Hernández entró séptimo, con Andrea Dovizioso octavo después de sufrir problemas mecánicos.

Con este resultado, Rossi aventaja a Lorenzo en 12 puntos en la lucha por el subcampeonato, por lo que en Valencia le bastará con subir al podio para amarrarlo.

Moto2: Victoria de Maverick y título de Tito
Tito Rabat se proclamó matemáticamente campeón del mundo de Moto2 tras finalizar tercero en una carrera en la que Maverick Viñales derrotó al finlandés Mika Kallio. Es la cuarta victoria del año para el debutante, la segunda consecutiva. En 2015, Tito será el primer campeón de Moto2 que se queda a defender su título, algo que hará con el número 1 en el carenado de su Kalex.

 

 

Moto3: Efrén triunfa en el caos de Miller
Efrén Vázquez se hizo con su segunda victoria en una carrera marcada por la excesiva agresividad de Jack Miller con Álex Márquez, al que estuvo cerca de tirar en diversas ocasiones. El australiano fue segundo por delante de Álex Rins. Márquez fue quinto, y llegará a Valencia con once puntos de ventaja sobre el australiano.

GRANIZADO DE IDEAS
Llegó la duodécima. No se ha hecho esperar tanto como la Décima del Madrid, pero casi. Las diez primeras fueron seguidas, y la undécima sirvió para olvidar rápidamente el lapsus de Brno. Pero para la duodécima Márquez ha tenido que sudar, lo que estando en Malasia no es sólo un decir.

Por fin, Mick Doohan está igualado. La efusividad de Márquez en la celebración fue la mejor prueba de la necesidad que tenía por volver a ganar.
Marc ha puesto fin a cuatro victorias consecutivas de Yamaha, y lo ha hecho batiendo precisamente a sus dos protagonistas. Pagados los riesgos de Misano y Aragón, y fallida la estrategia ‘made in Wayne Rainey’ de Phillip Island, en Sepang Márquez volvió a los orígenes: el ataque definitivo, al final. Le salió redondo.
Rossi está crecido, ha llegado al nivel en el que quería verse, y ahora mismo sólo está deseando que empiece 2015 para que los marcadores vuelvan a ponerse a cero. Pero antes, quiere ser subcampeón y, sobre todo, recuperar el status en Yamaha. Eso sí, esta vez sin muros. Ni lamentaciones.

En Sepang, Lorenzo fue víctima de su propio ímpetu. Su trepidante inicio de carrera acabó tornándose en su contra, cuando el desgaste físico superó en importancia a la propia puesta a punto. Cuando Marc y Vale se lanzaron al ring él ya estaba contra las cuerdas. Aun así, noveno podio consecutivo. Medio año sin bajarse del cajón.
Nada que reprochar a Pedrosa. Todo lo contrario. La crítica reciente más razonable iba dirigida a sus discretos inicios de carrera, y su arrancada en Malasia fue prácticamente perfecta. También se le reprochó no volver a salir en Australia. Hoy reanudó la marcha y rodó en tiempos de cabeza hasta que se volvió a caer. Simplemente, no era su día.
Pequeña redención en un año mediocre para Stefan Bradl, y prolongación del éxtasis del podio de Australia para Bradley Smith. Notable alto para Yonny Hernández, séptimo. Pero el prota de la clase media estaba más arriba…
Pol Espargaró. La espeluznante caída en los terceros libres hacía peligrar su participación de carrera. Convaleciente, se subió a su Tech 3 y resistió el paso de las vueltas, ganando posiciones con las caídas de sus rivales hasta finalizar en una sexta posición que sabe a podio.

Una vez más, puntuaron todos los pilotos que fueron capaces de cruzar la línea de meta, prueba de la exigencia del tríptico asiático, que en Malasia ha llegado a su fin.
Ya sólo queda Valencia. Como cada año, el circuito Ricardo Tormo de Cheste se engalanará para homenajear a Tito Rabat y Marc Márquez, no sin antes dirimir al campeón restante: ¿Álex Márquez o Jack Miller?
La solución, en quince días. Y en horario normal, que ya se agradece.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados