Se habla de:

Miscelánea

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Japón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Japón coronó al nuevo samurái. En Motegi, solamente Jorge Lorenzo cruzó la meta por delante de Marc Márquez, que revalidaba así su título de MotoGP a falta de tres carreras para la conclusión de la temporada, después de ganar la batalla por la segunda posición a Valentino Rossi.

Lo hizo parecer fácil pero no lo fue. Desde la segunda fila, Márquez salió por el carril de la prudencia, y tras alargar la primera curva para evitar líos, se vio séptimo. Valentino Rossi le birlaba el mando a Andrea Dovizioso, y Jorge Lorenzo se situó tras ellos.
Al verse tan atrás, Marc no se lo pensó. Con riesgos calculados, superó en curvas consecutivas a Pol Espargaró y Dani Pedrosa. Ahí sintió la situación más controlada, detrás de las Yamaha (Lorenzo ya era segundo tras Rossi) y las Ducati (Andrea Iannone estaba a rueda de su tocayo).

Marc se quitó a Iannone de encima, y cuando Jorge rebasó a Rossi y tomó unos metros, se puso tercero tras pasar a Dovi. Sin embargo, el mallorquín había sacado a pasear el martillo, forjando una ventaja que se antojaba muy difícil de reducir.
Se definieron dos carreras: Lorenzo contra sí mismo por la victoria, y Rossi contra Márquez por la fecha del título. Pero Márquez tenía la celebración preparada, y a la segunda logró zafarse de ‘Il Dottore’ para gestionar la segunda posición y entrar en meta como campeón de MotoGP 2014.

Pedrosa sólo pudo ser cuarto, por delante de Dovizioso y Iannone. Completaron el ‘top ten’ Stefan Bradl, Pol Espargaró, Bradley Smith y Álvaro Bautista. Undécimo entró Aleix Espargaró como mejor Open.

En lo que a la general respecta, el mismo día que se cerró la lucha por el campeonato, la del subcampeonato se abrió de par en par. Rossi, Pedrosa y Lorenzo separados por tres puntos. Emoción no va a faltar.

Moto2: Luthi arrasa
El suizo Thomas Luthi se reencontró con la victoria más de dos años después, al imponerse de principio a fin a los españoles Maverick Viñales y Tito Rabat, que amplía su ventaja con Mika Kallio (quinto) hasta los 38 puntos, por lo que podría ser campeón en Australia.

Moto3: El otro Márquez
Álex Márquez dio un golpe de efecto en la categoría pequeña al lograr la victoria por delante de Efrén Vázquez y Brad Binder. Su ventaja ya asciende a 25 puntos sobre Jack Miller (quinto en Japón), y a 37 sobre Álex Rins (décimo).

GRANIZADO DE IDEAS

Sucedió en Japón. No seamos hipócritas: hace meses que se sabe el nombre del campeón de MotoGP 2014. La incógnita era el escenario, y el bicampeón más joven de la historia (desbancando a todo un Mike Hailwood) escogió hacerle un regalo a su equipo en casa.

Lo hizo con el mayor sacrificio que conoce: dar por buena una segunda posición, la que más odia. No le gusta subir al podio si no es en lo más alto, pero en Motegi tocaba pensar en un bien superior.

Por ello, estrenó la calculadora de 2014. Puso el modo ‘título’ y se olvidó de perseguir a Lorenzo. Una calculadora que llevaba puestas dos pilas: la del positivo hacia arriba se llama Misano. La del negativo, Aragón. Al llegar a rueda de Rossi decidió encenderla, y con un único uso cumplió su cometido.

Es el 12º piloto que defiende con éxito el título en la clase reina, el tercero en las dos últimas décadas. Los anteriores responden a los nombres de Mick Doohan y Valentino Rossi. Los creadores de eras. Marc está en ello.

Jorge está en lo contrario, en evitarlo. Su desastroso inicio de año ya es historia. En Motegi ganó con contundencia, sabedor de que Márquez no arriesgaría. Con Yamaha ya a nivel de Honda (y sin hacer ruido), lleva dos victorias. Tiene el subcampeonato en mente y quiere lograrlo a base de triunfos.

Se avecina así un mini-Mundial a tres carreras. Marc irá sin presión, Lorenzo está a tope, y Rossi y Pedrosa no van a querer dejar escapar la oportunidad de ser el mejor del resto.

Después de devolver a Ducati al primer lugar de la parrilla, Dovi bregó mientras pudo y acabó firmando un nuevo quinto puesto, por delante de Iannone. Todavía queda, pero el camino está trazado.

Del resto, destacar la 12ª posición de Katsuyuki Nakasuga. El local cumplió en su habitual cameo mundialista, y su presencia nos recuerda aquel podio que logró bajo el aguacero de Valencia 2012, en uno de esos días en los que los sueños se cumplen. El de Fukuoka no quería perderse la celebración de Márquez, que se ordenó samurái en el país del sol naciente.

El sol que más brilla de MotoGP ya tiene su cuarto título, segundo de MotoGP. En Australia se le puede unir su amigo Tito Rabat. Y si ya Álex Márquez gana el de Moto3, el ‘Rufea Team’ hará pleno. De momento, el jefe ya ha hecho su trabajo.

En una semana, más café para Phillip Island. O gasolina con azúcar, en su defecto. Habrá koalas, canguros y, por supuesto, #gaviotazoGPdeluxe.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados