Se habla de:

Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones del GP de Francia 2014

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Nacho GONZÁLEZ – Antes de comenzar la carrera, Márquez no veía a ningún piloto delante. Al acabar, más de lo mismo. Hasta ahí todo normal, la excepción vino en medio. No salió bien (tampoco es noticia), y sabedor de su superior ritmo de carrera, no quiso entrar en batallas estériles durante la primera vuelta; lo cual le relegó a la décima plaza, justo detrás de Lorenzo y Pedrosa.

Por delante, secundarios buscando efímera gloria. Andrea Dovizioso golpeó primero con una arrancada magistral, pero Valentino Rossi no quería a un italiano delante, y presto se puso al mando de las operaciones. Pol Espargaró y Stefan Bradl se situaban a su rueda, mientras Nicky Hayden se iba al suelo tras tocarse con Andrea Iannone, que siguió el mismo destino pocas curvas después.

Cualquiera se hubiese puesto nervioso viendo a nueve tíos delante. Marc pensaba en cómo hacer cada adelantamiento más bonito que el anterior. El niño quería jugar, y convirtió Le Mans en el patio de su casa. Ni miraba quién era el rival: llegaba a su rueda, metía la moto en la curva que tocase, y salía delante. En la siguiente curva, a su víctima no le quedaba ni el rebufo.

Pasó a Bradl y Pol, su predecesor y su sucesor en Moto2; faltaba Rossi. Enjugó el segundo y medio que el italiano había arañado… y se quedó con las ganas de protagonizar la foto del Gran Premio pasando a su otrora ídolo; que cometió un pequeño error, abrió la puerta y, cuando quiso ir a cerrarla, Marc ya se había colado.
Rossi contaba con ello, su táctica había sido impoluta. Tirar para dejar atrás a los humanos, asegurar la segunda posición y esperar un fallo que no llegó. En juego ya sólo quedaba el escalón final del podio, que no iría a parar a ninguno de sus compañeros, enfrascados en una batalla por la quinta plaza que ganó Pedrosa. Lorenzo fue sexto, ambos como tercera moto de sus marcas.

Satélites españoles tuvieron la culpa. Álvaro Bautista retornó al podio con una carrera intachable. Sin una gran salida, fue superando rivales hasta llegar a Pol, que marcaba la frontera del cajón. Álvaro tiró de galones para quitarse el mal sabor de boca del inicio de temporada de la mejor forma posible, con champán. ‘Polyccio’ se quedó con la miel en los labios pero feliz. Por primera vez se vio luchando entre los grandes. En cinco carreras.

Séptimo fue Bradl y octavo Dovizioso, diluido tras su gran salida; de nuevo por delante de Aleix Espargaró. Completó el ‘top ten’ Bradley Smith, aprovechando un recto de Cal Crutchlow. La segunda mejor Open fue la de Scott Redding, duodécimo.
Márquez cuenta ya con 42 puntos sobre Pedrosa, que ya tiene a Rossi a sólo dos puntos en la batalla por el subcampeonato. Una pelea de la que Lorenzo sigue lejos, todavía por detrás de Dovizioso y ya a 80 del liderato.

MOTO2: KALLIO ‘ON THE ROCKS’
Con una frialdad ‘suomi’ logró Mika Kallio su segunda victoria consecutiva (primera vez que enlaza dos triunfos en 202 carreras). Un magistral adelantamiento a Simone Corsi fue suficiente. Tito Rabat sumó un nuevo podio, con cólico y todo. Maverick Viñales fue cuarto tras imponerse a su compañero Luis Salom y a Jonas Folger.

MOTO3: MILLER GANA CON POLÉMICA
El australiano Jack Miller se llevó la victoria con un arriesgado adelantamiento en la última vuelta sobre Efrén Vázquez; una maniobra que dividió al paddock. Subieron al podio Álex Rins e Isaac Viñales, inédito en el mismo. Al final, Efrén fue sexto tras ‘Pecco’ Bagnaia y Álex Márquez.

GRANIZADO DE IDEAS
Marc ya tiene el repóquer, el más precoz de la historia. Es el jugador más hábil y tiene las mejores cartas. La partida es suya. Todos los ases son suyos: el de diamantes (cada día menos bruto y más pulido), el de tréboles (ver Mugello 2013, por ejemplo), el de corazones (las tiene a todas locas) y el de picas (aquí no tengo nada, lo siento). Guarda uno en cada manga, y se reserva varias decenas de comodines en el puño del gas.

Encima, va de farol. Tras arrasar en calificación, destacó el ritmo de carrera de sus tres grandes rivales… Para pelear por la segunda plaza, fue la voluntaria elipsis de su discurso. Lleva más ventaja en la batalla psicológica que en la general del Mundial, que ya es decir.

En Le Mans pudo jugar unas cuantas vueltas. Se lo pasó como un enano superando pilotos y, cuando se aburrió de la partida, se llevó las fichas, las cartas, el tapete y hasta al ‘croupier’.

El ‘croupier’ no era otro que Valentino Rossi. Su sonrisa en el parque cerrado lo dice todo, se lo pasa bomba. El mensaje es claro. Asume la superioridad de Marc con elegancia, pero a los demás no les permite nada. Justo antes de Mugello ya casi ha cogido a Pedrosa en la general, y ofrece la sensación de ser el mejor de los mortales en este 2014. O el segundo mejor de los dioses, llámenlo como quieran.

Álvaro Bautista. La felicidad merecida. 2013 le negó un podio que buscó incansable, y la fortuna le había sido esquiva en los albores de la presente temporada. Más relajado tras puntuar en Jerez, su talento hizo el resto en Le Mans. Primer podio del año para una satélite, a buscar el siguiente.

Medalla de chocolate para Pol Espargaró, y qué delicia de cacao. En su quinta carrera en MotoGP, el vigente campeón de la categoría intermedia destapó el tarro de las esencias. Batalló con soltura en el caos inicial, y mantuvo un ritmo notable para acabar por delante de Lorenzo y Pedrosa.

Dos españoles que han vivido tiempos mejores. Pedrosa sigue segundo en la general; y su antebrazo tampoco vive su mejor época, por lo que es difícil juzgar su rendimiento en el trazado galo. Peor está Lorenzo, que no se encuentra con la moto que le hizo bicampeón. De momento, tiene más ofertas para 2015 que podios en 2014.

Correctos Bradl y Dovi (sobresaliente salida), no por ser rutinario hay que olvidar el mérito de Aleix. Mal día para los británicos, Crutchlow y Smith muy discretos. Pueden consolarse con el buen hacer de Redding.

Cruzando el charco, Yonny Hernández sigue haciendo historia para Colombia con cada punto. De Francia se lleva tres. Por cierto, Karel Abraham sumó otro. Se lo dedica a su padre, supongo. Como todos. En Mugello más.

[Sigue toda la actualidad del Motociclismo en @MotoSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados