Se habla de:

Miscelánea

article title

Gasolina con hielo: reflexiones del GP de Aragón 2014

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Nacho GONZÁLEZ – Érase una vez, en Motorland, un Mundial de motociclismo casi sentenciado por un señor; dos señores que habían respirado en lo más alto del podio; y otro, llamado Jorge Lorenzo, que no.

Érase, para colmo, un cielo encapotado que parecía querer ser parte del juego. Todos eligieron cruzar el semáforo inicial con neumáticos de seco. Todos sabían que era muy probable que cruzasen la bandera a cuadros con gomas de mojado.

Apagado el luminoso, ninguno se preocupó mucho de las nubes, no había tiempo. Dudar una décima era perder un puesto, irse largo era perder cinco. Andrea Iannone cogió el mando y le plantó batalla a Marc Márquez.

El italiano pisó hierba y se fue al suelo, después de reclamar a gritos una moto que le permita reeditar las batallas de Moto2 que vivió con el 93. Dos giros después, Rossi seguía el mismo camino. Frenó tarde y tuvo que buscar la escapatoria para no impactar con Dani Pedrosa. Una fea caída que le hará pasar 24 horas en observación en el hospital de Alcañiz con un traumatismo craneal, que en principio no parece grave.

Se escaparon Jorge, Marc y Dani; que firmaron una tregua tácita, motivada por las gotas que empezaron a humedecer el circuito español. Lorenzo empezó a conservar y fue cediendo terreno.

Más atrás, Aleix Espargaró fue el primero en meterse en boxes. Cuando salió, los tiempos de sus sectores le dieron la razón, y los demás empezaron a imitarle, Lorenzo incluido.

Dani y Marc decidieron aguantar en pista, ya que apenas quedaban cuatro vueltas. Pero el calabobos mutó a chaparrón, y lo pagaron. El 26 se fue al suelo. El líder, que estaba marcando a su compañero, no se enteró y siguió el mismo camino. Encontrando el equilibrio entre ritmo y prudencia, Lorenzo pilotó firme hasta una victoria dulce como muy pocas.

Tras zafarse de Bradl -que acabaría cuarto-, Cal Crutchlow cogió a Aleix. El británico llegó a ponerse delante, pero el español bregó con su Open para batirle por 17 milésimas.

La quinta posición vivió una bonita batalla a tres, en la que Bradley Smith se impuso a los locales Pol Espargaró y Álvaro Bautista. Andrea Dovizioso rozó el podio, pero se cayó a cinco del final.

Márquez pudo cruzar la línea en 13ª posición, justo delante de Pedrosa, por lo que aumenta su ventaja en un punto y podrá ser campeón en Motegi. Lorenzo se mete de lleno en la lucha por el subcampeonato.

Moto2: Maverick rules
Maverick Viñales logró su segunda victoria del año tras liderar (casi) de principio a fin. Tito Rabat fue segundo y amplía su ventaja con Mika Kallio (7º) hasta los 33 puntos. Completó el podio Johann Zarco.

Moto3: Fenati se luce
Romano Fenati se reencontró con la victoria, culminando una gran remontada con una batalla final en la que se impuso a Álex Márquez y Danny Kent. Márquez es el nuevo líder tras la caída de Jack Miller, precisamente tras tocarse con él. Por primera vez en la historia, dos hermanos lideran dos categorías del Mundial.

GRANIZADO DE IDEAS
A río revuelto, ganancia de pescadores. Sin Casey Stoner, el pez más grande picó el anzuelo de Jorge Lorenzo.

Cómo cambia el cuento. Hace dos semanas, perdía una ocasión única de lograr su primera victoria del año en el circuito más propicio para ello, Misano. Hoy, ha aprovechado el doble error de Honda para batirles en uno de los circuitos menos Yamaha del calendario.

Ya tiene su victoria. Y suma 105 puntos de los últimos 125 posibles. El Mundial está perdido desde hace mucho, pero está recortando la desventaja en la guerra psicológica con Marc. Para él, 2015 ya ha comenzado.

Más mérito incluso que ganar a las dos Honda tiene su victoria sobre sus propios fantasmas, los que en Assen le metieron el miedo de la lluvia en el cuerpo, y que reaparecieron por unos instantes cuando el líquido elemento comenzó a expandir su fina capa sobre el asfalto aragonés. Con buen tino, les esquivó tomando el camino de boxes.

Ahí ganó a Marc y Dani. Y lo hizo al límite. Una vuelta más tarde, y probablemente la victoria hubiese sido para Aleix Espargaró. El rey de las subcategorías, se llamen CRT u Open, se disfrazó de Paco Montesdeoca y entró el primero a por las gomas de agua.

Por un momento tuvo opción de victoria, pero la réplica de Lorenzo le dejó con la miel en los labios. Lejos de poder relajarse y entrar segundo, tuvo que sudar ante Crutchlow, al que ganó sobre la línea de meta con roce de carenados incluidos, colofón a una carrera inolvidable.

Cal, feliz pese a esa derrota. Ni en sus mejores sueños se veía en el podio con Ducati, y en su mejor GP de 2014 (con diferencia) entra en el grupo de pilotos que han hecho podio con dos marcas distintas. El año que viene optará al selectísimo club de los que lo han logrado con tres.

Desastre Honda. Ninguna en el podio, cuatro años después. Y tuvieron el doblete en la mano.

A las puertas se quedó Bradl, al que siempre parece faltarle algo. Muy lejos, Smith dejó a Pol sin la quinta plaza. En agua, cambió las tornas en el Tech 3; de algo tiene que servir venir de un país donde llueve 400 días al año. Pegado a ellos entró Bautista, que sigue sumando puntos mientras deja pasar las carreras rumbo a Aprilia.

La lucha de las Honda Open fue para Aoyama, por delante de Hayden (¡gran retorno!) y Redding.

Día horrible para Italia: Rossi, Iannone y Dovi acabaron por los suelos. Vale fue el peor parado, pero estará a tope para el envite final. Solamente terminó Danilo Petrucci, en una meritoria undécima posición. ‘Petrux’ sigue pidiendo a gritos una moto en condiciones.

Cerrado el capítulo de Alcañiz, toca ir preparando un tanque de café para la gira asiática. Tres fines de semana en los que estará prohibido dormir. Sarna con gusto…

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados