Se habla de:

Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones GP Qatar 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El fin del invierno había llegado, y el desierto catarí festejaba el retorno de la acción en MotoGP. Un final apoteósico en Moto3 y una carrera de locura en Moto2 habían caldeado el ambiente para la clase reina, que subiría la temperatura con un guion totalmente inesperado.

Si Ducati ya había cuestionado el orden lógico de la categoría durante el sábado –confirmando los presagios de pretemporada-; los instantes posteriores al apagado del semáforo dejaron una amalgama de entropía, con satélites orbitando en torno a las seis favoritas, partidas en dos.

Por delante, Andrea Dovizioso, Jorge Lorenzo y Andrea Iannone cogían distancia. Por detrás, Dani Pedrosa y Valentino Rossi eran engullidos por el pelotón. Último, Marc Márquez comenzaba la penitencia por su error en la primera curva, que dio paso a una remontada marca de la casa, que dejó a Álvaro Bautista sin frenos.

Ahí empezó el show de Rossi. Colmado de confianza tras el ‘warm up’, verse décimo era anecdótico. Aleix Espargaró, Danilo Petrucci y Pol Espargaró fueron las primeras víctimas, pero cuando llegó al grupo perseguidor, el trío de cabeza ya tenía más de dos segundos de ventaja.

Ahí se puso las pilas: Bradley Smith no pudo oponer resistencia, Dani Pedrosa lo intentó –sin éxito- y Yonny Hernández poco pudo hacer. Ya era cuarto. Desatado y con pista libre, comenzó a pintar sectores de rojo. En unos cuantos giros, convirtió el grupo líder en un cuarteto azul y rojo. Era una fiesta para cuatro, pero las invitaciones de Honda se habían perdido por el camino.

Pedrosa se afianzaba en la quinta plaza, y Márquez seguía remontando posiciones hasta llegar a su compañero, al que superó sin contemplaciones. Por momentos se vislumbró una victoria épica del campeón, que quedó pronto disipada al ver que su ritmo era insuficiente para llegar hasta ellos. El quinto puesto era el tope del 93, y ahí se quedó. Eso sí, descolgando a Pedrosa.

El triunfo estaba delante. Iannone fue el primer escollo serio de Rossi, que al verse tercero pudo tomarse un pequeño respiro. Lorenzo y Dovi habían intentado escaparse de forma infructuosa. La recta devolvía a Ducati lo que la Yamaha le ganaba en la zona revirada, creándose un equilibrio que impedía la fragmentación del cuarteto.

El ataque final sorprendió a Lorenzo, que con la visibilidad mermada por problemas en el casco, fue superado por Iannone y dejó la victoria en un mano a mano entre Dovi e ‘Il Dottore’. El gran peligro para el 46 era el rebufo, y lo apostó todo a realizar una última vuelta perfecta para entrar en la recta con la ventaja suficiente como para cubrirse de la potencia de la Desmosedici y entrar en meta ganador, festejando su vigésimo aniversario en el Mundial con la victoria 109.

MotoGP Qatar 2015 - Sphera Sports

Moto2: Sorpresa Folger

Jonas Folger ha logrado su primera victoria en la categoría –y la primera del AGR Team de Karlos Arguiñano- al aprovechar las caídas de Sam Lowes y Tito Rabat y los problemas mecánicos de Johann Zarco. Xavier Simeon fue segundo y Thomas Luthi tercero. Álex Rins se quedó a las puertas del podio en su debut.

Moto3: Rebufo Masbou

Alexis Masbou aprovechó el rebufo de Enea Bastianini en la recta de meta para hacerse con la victoria en una carrera loca en la que 14 pilotos llegaron juntos a meta. Danny Kent privó a Efrén Vázquez de comenzar el año en el podio; y el debutante más esperado, el francés Fabio Quartararo, fue séptimo.

 

GRANIZADO DE IDEAS

El día tenía un sabor italiano. La victoria matinal de Ferrari en la F1 era un buen presagio. Más de ocho años después, el podio de MotoGP contempló un pleno transalpino.

Cinco años exactos llevaba Vale sin liderar el Mundial, y el 46 había decidido que un lustro sin gobernar ya era demasiado. El altísimo nivel de la categoría ha llevado a Rossi a subir el suyo, y su autoexigencia ha hecho el resto. Losail ha sido testigo de la mejor carrera del mejor Rossi, que ya suma 109, a 13 del récord histórico de Giacomo Agostini. Tic tac.

Vale tiene 36 años en el DNI. En pista parece un alumno más de su Riders Academy. Con más experiencia que nadie –por primera vez empieza un año como el ‘abuelo’ del Mundial-, pero con una ilusión capaz de rivalizar con la del quinceañero Quartararo.

La sonrisa de Rossi ha brillado más que nunca bajo los focos del desierto, y el mundo del motociclismo se la ha devuelto. Quiere el décimo título, no hay ninguna duda. Y la mejoría de Ducati le conviene, ya que hay dos rivales más capaces de restarle puntos a Marc. Sin las balas rojas, hoy Márquez hubiera sido tercero y ‘sólo’ le hubiera metido nueve puntos. Con los Andreas, han sido 14.

En el otro lado de la balanza, Dani Pedrosa. Sexto en la tabla a diez segundos de Rossi, la decepción se tornaba en estupefacción con la noticia bomba de su retirada provisional. Un dolor crónico en el antebrazo –y, por ahora, sin solución- tiene al español totalmente lastrado, y ha decidido parar. Los plazos son, de momento, una incógnita.

No lo es su legado, por más que muchos se empeñen en minimizarlo. Que la noticia de su adiós momentáneo haya mitigado el impacto de la victoria del más grande es la irrefutable prueba de su grandeza. No hace falta contarle a nadie quién es Dani Pedrosa. Simplemente, desear su vuelta. Lo más pronto posible y, por encima de todo, con una recuperación total.

Pocas derrotas tan dulces como la sufrida por Dovi. Años de vaivenes merecen la pena cuando puedes batirte en un cuerpo a cuerpo de última vuelta con Rossi. Y qué decir de Iannone, que se ha estrenado en el podio en su primera carrera con moto oficial. Vendrán muchos más. Ha sido un podio italiano y feliz, muy feliz.

Fuera de él, los dos a los que todos señalan como grandes favoritos: Jorge estuvo en la pelea hasta que la espuma de su casco se despegó y le dejó sin visión; y Marc estuvo cerca de irse al suelo y salvó los muebles. En un mal día, han sumado 13 y 11 puntos, respectivamente. Y así se ganan los títulos.

Por detrás, Cal Crutchlow se ha estrenado con la Honda siendo la mejor satélite; Smith le ganó la partida a Pol; y Yonny Hernández dejó destellos de calidad y logró colarse en el ‘top ten’. Suzuki estuvo discreta, pero logró meter a sus dos pilotos en los puntos. Aprilia sigue de pretemporada y, para colmo de males, su único piloto competitivo no ha podido completar ni una sola vuelta.

Próxima parada: Texas, en dos semanas. Vayan desenfundando.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados