Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones TT Assen 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Durante cuatro carreras consecutivas, MotoGP había estado dominada de forma contundente por Yamaha en general y Jorge Lorenzo en particular. Aun así, Valentino Rossi llegaba al TT Assen 2015 con un punto de ventaja en la general, merced a la gran regularidad exhibida en una temporada en la que no se ha bajado del podio.

Consumido el margen de maniobra, Rossi lo había dejado claro. Sólo contemplaba dos opciones: ganar o, al menos, quedar por delante de Jorge. Con la motivación renovada, llegó a la Catedral y consiguió rodar rápido desde el principio, rubricando con la pole unos entrenamientos de ensueño. Lorenzo se veía octavo en parrilla en un inesperado cambio de papeles.

Rossi salió en cabeza con Marc Márquez a su lado. Hasta ahí, lo esperado. Lorenzo salía a la perfección y se ponía quinto en la primera curva. Tras pasar tanto a Aleix Espargaró como a Pol Espargaró, al final de la primera vuelta ya era tercero. Todo lo contrario que Dani Pedrosa, que caía de la cuarta posición de parrilla hasta la duodécima.

Rossi puso un fuerte ritmo al que sólo contestaron Márquez y Lorenzo; pero el balear no tardó en tirar la toalla, incapaz de replicar los tiempos de sus rivales y resignándose a una carrera en solitario y sumar un nuevo podio pensando en el título. Igual que Andrea Iannone, que había logrado distanciarse de un nutrido grupo de ocho unidades que peleaban por la quinta plaza.

Con la paciencia que le había faltado en carreras anteriores, Marc estudió a Rossi. Más bien se hizo un máster. Sólo a siete del final probó el ataque, pero no logró abrir hueco y Valentino recuperó el timón a tres del final. Un pequeño error del español parecía dejar la victoria en manos del líder, pero reaccionó en la última vuelta para llegar pegado a la chicane final.

Una vez allí, soltó los frenos buscando el interior. No surtió efecto. Rossi, maestro frenador donde los haya, aguantó el tipo y siguió su línea, produciéndose el inevitable contacto. El toque obligó a ‘Il Dottore’ a saltarse la chicane rumbo a su tercera victoria de la temporada. Una acción polémica que no pasó de lance de carrera. Épico. Histórico. Pero lance de carrera.

Tras Lorenzo entró Iannone; y después, el grupo. Pol se llevó el gato al agua ante Cal Crutchlow, con Bradley Smith séptimo y Dani Pedrosa octavo. Un resultado que permite a Rossi ampliar su ventaja hasta los diez puntos con Lorenzo. Aunque el décimo título aún queda lejos, cada vez es más real.

MotoGP TT Assen 2015

 

Moto2: Zarco esprinta al título

Johann Zarco ha logrado su segunda victoria consecutiva en una carrera de 16 vueltas –tras bandera roja por una caída de Luis Salom-, imponiéndose con un adelantamiento al límite a Tito Rabat, al que ya aventaja en 45 puntos. Sam Lowes completó el podio con Álex Rins cuarto.

 

Moto3: Oliveira se hace grande

Miguel Oliveira ha logrado la segunda victoria de su vida al imponerse en un grupo de siete pilotos, con Fabio Quartararo en segunda posición y Danny Kent completando el cajón y ampliando su ventaja en la general. Jorge Navarro se quedó a las puertas de su primer podio.

 

GRANIZADO DE IDEAS

La Catedral es el lugar de culto para los dioses. En el Olimpo del siglo XXI, Valentino Rossi ocupa el lugar central, con Marc Márquez sentado a su derecha. Hace dos años, el italiano se reencontró a sí mismo en el lugar más sagrado de las dos ruedas. El año pasado, Marc se vistió de Neptuno para surcar el río más santo del motociclismo.

Este año, entre los dos han salvado el último baile de sábado en Assen, que a partir de 2016 se disputará en domingo por motivos de audiencia. Una tradición de 67 años que no ha podido contar con un final más apoteósico. La ocasión era única y los dos dioses la dignificaron.

En un circuito diseñado para igualar las mecánicas, y con una chicane de entrada a meta pensada para finales de infarto, 46 y 93 se citaron. En pocas vueltas se habían quedado solos, y su ritmo era prácticamente idéntico. La calma tensa se mantuvo durante toda la carrera, y estalló en décimas de segundo.

Dos trayectorias y una sola curva. Dos números uno sin opción a empate. Dos ganadores natos y el tiempo detenido. Un toque, una chicane saltada y dos opiniones distintas de lo sucedido. Un orgasmo del más puro motociclismo de competición. Un lance de carrera inolvidable. Una página de oro en la historia del Mundial.

Uno. Uno. Uno. 111. Un número mágico de victorias para Valentino Rossi, que refuerza su liderato y pone fin a la racha de su compañero. Diez puntos de ventaja y récord histórico de victorias en la categoría reina en Assen –siete por las seis de Giacomo Agostini-. Una declaración de intenciones renovada.

Una guerra sin vencidos. Márquez también ganó. No porque él se sienta vencedor moral, sino porque está de vuelta. Vuelta al podio cuatro carreras después y vuelta a luchar por las victorias. Con este Marc, el título no es imposible. Casi, pero no del todo. 

Por detrás, Lorenzo salvó con un podio y 16 puntos una carrera difícil, en la que no tenía ritmo para más. Precisamente, hizo lo que no supo hacer Márquez en Mugello y Montmeló. Por eso Jorge está a 10 puntos de Rossi y Marc a 74. Porque tiene seis años más y sabe que hay títulos que se ganan sabiendo cuándo perder carreras.

Del resto, poco que decir. Sombrerazo para Iannone, que se destacó de la lucha grupal más reñida de la temporada para seguir tercero de la general. Una lucha que se llevó Pol, quizá el que más lo necesitaba. Detrás de él, Crutchlow, que también lo necesitaba. Mal Pedrosa –horrible en la salida y discreto después-; correcto Aleix, que terminó. Peor aún Dovi, ya número dos en Ducati.

Las Open, donde Loris Baz se llevó el único punto en juego, para otro día. Quizás para Sachsenring, en dos semanas. Y el que sale líder de allí, es campeón. Como para perdérselo.

General MotoGP TT Assen

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados