Motociclismo

article title

Gasolina con hielo: Reflexiones GP Argentina 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

En Argentina, la carrera empezó antes de la parrilla. La elección de neumáticos fue decisiva: Marc Márquez optó por el duro –el más blando que había en el menú, y Valentino Rossi montó el extra-duro. Ahí se empezó a cimentar la victoria 110 de ‘Il Dottore’.

Marc empleó la única táctica posible: adquirir ventaja suficiente para conservarla cuando su neumático dijera basta. Rossi escalaba puestos hasta establecerse en el grupo perseguidor junto a Cal Crutchlow, Andrea Dovizioso y Andrea Iannone -ante la impotencia de un Jorge Lorenzo incapaz de extraer el jugo de su Yamaha-. Marc ya estaba a cuatro segundos.

Creyentes y profanos daban por hecho el triunfo del 93. Rossi no. Cuando las peculiaridades de cada neumático invirtieron la tendencia, Valentino empezó a dibujar curvas con la precisión de un compás, con Dovizioso pisándole los talones -Crutchlow y Iannone se quedaban-. Marc retorcía su Honda en cada curva intentando compensar la precariedad de sus gomas.

Era inútil. Las décimas iban cayendo. En una vuelta eran cinco. Marc apretaba y en la vuelta siguiente eran sólo dos. Un giro más tarde, casi un segundo. Ya era evidente: Vale iba a llegar. Los aficionados se frotaban las manos pensando en el mano a mano más buscado de MotoGP.

Un cuerpo a cuerpo que empezó a dos del final, y que duró dos curvas. Entró Valentino colado y Marc recuperó el timón. En la siguiente, el colado fue el español, derrapando más de lo que sus Bridgestone aconsejaban. Desafiando a la lógica, quiso jugar y perdió. Un lance que le llevó al suelo, corriendo a por su moto y cayendo en la desesperación al verla destrozada.

Sin rival, Rossi pudo degustar la 110 –a doce del récord de Giacomo Agostini-; Dovizioso se encontró con su tercer segundo puesto consecutivo; y, viendo abierto el cielo del podio, Crutchlow le metió un hachazo espectacular a Iannone sobre la misma línea de meta.

Un resultado que deja a Rossi más líder, con seis puntos sobre Dovi y más de una carrera de ventaja respecto a Iannone, Lorenzo, Márquez y Crutchlow. El 10 que lucía la camiseta argentina que se enfundó al final iba más allá de un homenaje a su amigo Diego Armando Maradona: la posibilidad del décimo título es más real que nunca.

MotoGP Argentina 2015

Moto2: Victoria y liderato de Zarco

Por fin, Johann Zarco se estrenó en Moto2 con un triunfo incontestable, adquiriendo una ventaja inicial que Sam Lowes no pudo enjugar. El británico tuvo que conformarse con la tercera posición al ser superado por Álex Rins en los compases finales de la misma. Zarco es nuevo líder con cuatro puntos sobre Rins.

 

Moto3: Kent deja a los niños sin caramelo

Danny Kent se hizo con su segunda victoria consecutiva, de nuevo en solitario. Se largó cuando quiso para hacerse más líder y reafirmar su candidatura al título. Dos españoles le acompañaron en el podio: Efrén Vázquez, el único que parece poder seguirle el ritmo en la clasificación, e Isaac Viñales, que metió a la Husqvarna en el podio rompiendo el monopolio de Honda.

 

GRANIZADO DE IDEAS

Cuando un piloto adquiere una ventaja de 4 segundos, gana la carrera. Es una especie de ley no escrita en MotoGP, cuyo porcentaje de cumplimiento ronda el 99%. En Argentina, Rossi fue la excepción que la confirmó.

Lo que sucede es que no es la primera vez que el italiano se torna excepcional ante una situación inverosímil. Ni la segunda, tampoco la tercera. Ha ocurrido tantas veces que el propio Rossi se ha convertido en una ley en sí mismo. Mucho más fiable que la ley anterior, y que cualquier otra que adorne el mundo de las dos ruedas.

Pillar a Marc era imposible, pero Rossi no lo sabía. Y, como no sabía que era imposible, lo hizo.

En Termas de Río Hondo, los dos mayores genios del motociclismo reciente cruzaron sus trayectorias como nunca antes lo habían hecho, portando la bandera del inconformismo. En puntos diferentes de la carrera, ambos pudieron haber guardado la ropa para sumar 20 puntos pensando en clave de título. Ninguno lo hizo.

Rossi no quiso resignarse a pensar que cuatro segundos eran una ventaja insalvable. Márquez hizo caso omiso a la lógica que decía que un mano a mano con su otrora ídolo, careciendo de neumáticos, era una temeridad. Uno se burló del cronómetro. El otro de las gomas.

Ninguno quiso 20 puntos y ninguno los tuvo. Rossi ganó 25 puntos y perdió diez años. Márquez se fue de vacío en el casillero, pero con una lección que vale por décadas de motociclismo.

A Dovi sí parecen gustarle más los 20 puntos, la única cifra que ha sumado este 2015. Tres veces seguidas. Más conformista que sus rivales, mucho menos genio, mucho más terrenal. Come una y se cuenta 20, jugando una peculiar partida de parchís que le tiene segundo en la general, al acecho del líder. El conformismo puede ganar títulos, que se lo digan a Emilio Alzamora.

Ya sin Marc, todo apuntaba a una repetición del podio de Losail, hasta que Crutchlow le enseñó los dientes a Iannone, protagonizando la pelea que se esperaba delante. Cal salvó el honor de Honda y subió al podio con su tercera marca distinta, un hito al alcance de muy pocos. Ya lleva los mismos en tres carreras que Stefan Bradl en tres años en el mismo equipo.

El gran derrotado –más incluso que Marc- fue Lorenzo. Quinto, sigue sin pisar el podio, y ya van seis carreras seguidas detrás de su compañero. Todo lo contrario que Dani Pedrosa, que desde el sofá ha visto a sus dos compatriotas desperdiciar la ocasión de dejarle casi eliminado.

La frustración se vivió en el box de Aleix Espargaró, cuya Suzuki se vio incapaz de refrendar en carrera las buenas sensaciones de los entrenamientos; mientras que la mala suerte fue para el colombiano Yonny Hernández, que en lo más parecido que tiene a una carrera de casa tuvo que tirarse de su moto en llamas. Mención especial merece Jack Miller, que selló unas cuantas bocas –la mía incluida- al erigirse como la mejor Open.

En quince días, el Mundial llega a Europa, y lo hace nada más y nada menos que en Jerez. Allí la carrera empezará incluso antes de la elección de neumáticos: lo hará en rueda de prensa. Cada mirada entre Rossi y Márquez será estudiada con lupa, y después hablarán en pista. Escucharemos atentos.

General GP Argentina 2015

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados