Fútbol inglés

article title

Gary Lineker, el hijo favorito de Leicester

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Jamie Vardy lleva 22 goles esta temporada, once de forma consecutiva, nadie antes pudo realizar semejante proeza. Junto a Mahrez y Kanté, son los nombres propios del éxito de este Leicester. Un delantero que no se esconde, de gran zancada y con una historia que merece ser contada. Él es el encargado de subir los decibelios en el King Power Stadium y todo su alrededor. No hace muchos días, cuándo llego a la veintena, se convirtió en el primer jugador del Leicester en llegar a esa cifra por detrás de Gary Lineker en 1984/1985. Hubieron jugadores como Alan Smith o Frank Worthington que anotaron más goles también hay que decir que en muchos más partidos. En cambio, Gary Lineker en dos temporadas y un cuarto con el Leicester en Primera División anotó casi 50 goles, siendo el hombre con mejor promedio en la historia del club, lo que hizo que grandes clubes llamarán a la puerta del jugador, siendo el Everton, el aventajado que se haría con sus servicios en el verano de 1985.

Goleadores históricos del Leicester F.C en la Premier League

1.Frank Worthington-209 partidos-72 goles-9 penalties-0,34 p/g

2.Alan Smith-161 partidos-63 goles-0 penalties-0,39 p/g

3.Gary Lineker-89 partidos-48 goles-0 penalties-0,54 p/g

8.Jamie Vardy-68 partidos-27 goles-4 penalties-0,40 p/g

14.Riyad Mahrez-63 partidos-20 goles-4 penalties-0,32 p/g

20.Leonardo Ulloa-63 partidos-15 goles-3 penalties-0,24 p/g

El bueno de Gary Lineker no dudaba de cara a puerta, delantero de los 80′, es considerado como uno de los mejores delanteros de la época. Fue el máximo goleador del Mundial de México 86 con la camiseta de Inglaterra y a nivel de clubes, jugador que pasó por Leicester, Tottenham y F.C.Barcelona entre otros. No tuvo grandes éxitos a nivel colectivo pero a nivel individual, tanto en el Leicester como en el Tottenham ofreció cifras de delantero de gran nivel.

 

Justo a día de hoy, los dos equipos donde más rendimiento ofreció y por ende más cariño dejó son los dos que se disputan el título de la Premier League. La diferencia es donde nació, -hijo de Margaret P. y Barry Lineker- el ex futbolista salió del cuerpo de Margaret en la ciudad de Leicester, misma ciudad donde empezó a despuntar en el futbol inglés. Debutó en la Premier League con el equipo de su ciudad con tan solo 19 años. Tal es el amor por el equipo de su ciudad que en Octubre de 2002, Lineker junto a otros colaboraron para salvar al equipo de la liquidación. Recibió el galardón de Freeman of the City of Leicester in 1995 y algunos coinciden en que es él, el hijo favorito de la ciudad y afición. También es vicepresidente honorario del Leicester. En la actualidad, en su etapa como comentarista y con el público al acecho, las emociones y las apuestas le jugaron una mala pasada, el ex futbolista anunció hace meses que presentaría “Match of the Day” en ropa interior si el equipo gana la liga. Encantado debe estar.

*Esta es la carta que Lineker escribió hace poco en el periódico inglés, The Guardian

Algo extraordinario está pasando en el mundo del fútbol. Algo que desafía la lógica. Algo realmente mágico. Algo que hace que me emocione porque ese algo que le está pasando a mi equipo. El equipo al que he apoyado desde que era del tamaño de un paquete de papas fritas.

Vi al Leicester City perder la final de la FA Cup en 1969 con mi padre y mi abuelo, cuando tenía 8 años lloré todo el camino a casa. Los he visto ascender y descender. Jugué ahí por 8 años. Incluso desembolsé algunas libras para salvar al club cuando estaba en quiebra. Pero nada se compara con ésto. Nada. Cosas como ésta no le pasan a clubes como el mío. Leicester está en la cima de la Premier League y no es septiembre, es marzo.

Este equipo, con un par de notables incorporaciones, es el mismo Leicester que, a estas alturas de la temporada pasada, estaba angustiado, aparentemente condenado, en el fondo de la clasificación general.

Lo que ha pasado desde entonces es remarcable. Primero, bajo la guía de Nigel Pearson, los Foxes protagonizaron un milagroso escape para mantener la categoría. Pearson, después, para la gran decepción de la mayoría de aficionados del Leicester, fue despedido, presuntamente por la lamentable conducta de tres jugadores jóvenes -uno de ellos su hijo- en la gira de pretemporada. 

Entra Claudio Ranieri. En este punto sentí que debía venir y decir, como muchos otros, que era una decisión que inspiraba poco. En su último trabajo, dirigió a una Selección de Grecia que perdió ante las Islas Faroe.

Oh pero qué equivocado estaba, qué maravillosamente equivocado estaba. Las apuestas estaban de acuerdo conmigo, Leicester era el favorito para descender. Entonces, ¿quién podía predecir lo que ocurriría?

Lo que estamos viendo, al Leicester luchando por el título, es posiblemente el triunfo más improbable en la historia del deporte. Un grupo de individuos, que no podía ganar un partido de fútbol ni de broma hace un año, se ha convertido en una fuerza invencible. Un equipo con un espíritu y una unidad que pocas veces se ha visto. Todo hermosamente conjuntado por un canoso e inspiracional Tinkerman (apodo de Ranieri en sus días en Chelsea por sus rotaciones)

¿Cómo descrifamos lo indescifrable? Bueno, tengamos razones reales. Jugadores que tuvieron problemas en su primer temporada en la máxima categoría comenzaron a encontrarse, alentados, por supuesto, por el climax de la campaña. Jamie Vardy comenzó a convertir los goles que su extraordinaria velocidad y su monstruos esfuerzo prometían.

Riyad Mahrez, el genio de las piernas de twiglet, fue evocando su magia semana tras semana. La adición del ubicuo N’Golo Kanté junto al ajustador Danny Drinkwatter proporcionó una dupla de mediocampo sin rival en esta temporada de Premier League. En otros lugares, hay una energía descabellada con jugadores como Marc Albrighton, Shinji Okazaki y Jeffrey Schlupp.

Kasper Schmeichel ha estado tan sobresaliente en el arco como las obvias cualidades de liderazgo que manifiesta. Entonces, y esta es la parte más asombrosa de este sector, hay un ensamble de  defensores jornaleros que han venido juntos para formar una línea de cuatro con la mentalidad ‘no pasarás’. En los cuatro de atrás hay experiencia y cabezas tranquilas.

Este no es un equipo que disfruta la posesión, es un equipo que explota la posesión del rival. Perfectamente organizado y fabulosamente competitivo, atacan con una electricidad brillante. Son excepcionales.

No sé si alguna vez, en toda mi vida, he deseado tanto que algo pase en el deporte. Me da una felicidad asombrosa observar el placer de mis tres hijos aficionados del Leicester City. Incluso mi hijo mayor, George, un aficionado de muchos años del Manchester United, está entusiasmado con los Foxes.

En cuanto a mi padre, él recientemente tuiteó: ‘he esperado ésto durante 70 años’. Me da una sensación, también, de que todos los fans del fútbol en todo el mundo se sienten de la misma manera. La presión se montará cada semana que pase. Con la expectativa viene el peligro. Ellos, hasta el momento, no han mostrado miedo. Ninguna señal de confusión en virtud de la magnitud de lo que podrían conseguir. Están en el borde de la inmortalidad deportiva.

No tengas miedo, mi equipo. Hazla tuya. Como Ricardo III decía: ¿A qué le temo? ¿A mí mismo?”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados