Tenis

article title

Garbiñe, de las lágrimas de París a la sonrisa de New York

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

De aquel llanto en plena rueda de prensa en Roland Garros a la sonrisa que regala Garbiñe Muguruza a cada paso en Nueva York pasaron menos de tres meses.

En medio levantó el trofeo de Wimbledon, ganó el torneo de Cincinnati y se colocó en una posición ideal para competir por el número uno del mundo, sitio que alcanzará si gana el Abierto de tenis de Estados Unidos o incluso si arriba a los octavos de final y se dan una serie de combinaciones de resultados.

Sin embargo, la doble campeona de Grand Slam no cree que aquella imagen abandonando la conferencia en medio de lágrimas por su derrota ante la francesa Kristina Mdladenovic haya influido demasiado en este presente contrastante.

No cambió nada. Fue un día que todos tenemos, pero quizás no delante de las cámaras”, responde con firmeza al recordar aquel hecho. “Puede pasar en un momento de soledad o con tu equipo. Ese día quedaron expuestos los sentimientos ante las personas de estar triste por perder un partido”, aclara la campeona de Roland Garros 2016.

Pero no cambió nada, no es que mi cuerpo y mi mente se abriesen. No. Simplemente fue un día doloroso y ya está. Me dio energía, pero nada especial“, refuerza por si sus palabras no fueron lo suficientemente contundentes.

Hoy Garbiñe luce serena y decidida. Regala sonrisas, disfruta del cariño de los fans y se comporta como una verdadera estrella. Se anima a participar de una sesión de fotos con el rapero Pharrell Williams para presentar el nuevo modelo de ropa Adidas con aire retro, que la marca estrenó en Nueva York con la española como primera espada.

Me gusta mucho la moda y cuando me hablaron de esta posibilidad allá por octubre del año pasado, la verdad es que me entusiasmé mucho. Desde la primera vez que me probé el vestido en el hotel de Pekín me encantó“, explicó sobre su presencia del sábado en el barrio de Harlem con el cantante de la afamada canción “Happy“, cuando se lanzó la campaña. “Me gusta mucho la música de Pharrell así que ser parte de este proyecto es muy divertido”.

Está claro que a Muguruza ya no le intimida la dimensión de la “Gran Manzana”, una ciudad que asegura que le encanta y donde se disputa el torneo que siempre soñó ganar, aunque nunca había tenido buenos resultados.

Con su victoria del miércoles por 6-4 y 6-0 ante la china Ying-Ying Duan, la número tres del mundo quebró primera vez la barrera de la segunda ronda en Flushing Meadows.

No sólo los resultados cambiaron. La española nacida en Caracas también modificó un poco sus hábitos para que todas las atracciones de Manhattan no la distraigan en su objetivo. “Hay que lidiar con todo eso y no es sencillo. Ahora estoy quedándome al lado de Central Park, que es una zona más tranquila y también más bonita. Creo que ha sido una buena decisión moverme de lugar”, explicó la campeona de Wimbledon.

“Al final, es parte de mi día a día. Estoy intentando encontrar un balance con la ciudad, pero también con el torneo, que además está lejos y es menos cómodo que otros a los que puedes ir caminando”, aseguró.

El miércoles lo vivió en carne propia. La reprogramación por la lluvia del martes la dejó en un limbo, sin saber hasta entrada la noche ni la hora ni la pista en la que tenía que jugar. Pero ni siquiera ese contratiempo la alteró.

Me preparé con mucha paciencia. Llegué temprano al club en comparación con lo tarde que jugamos, pero sabía el panorama y me había mentalizado para eso. Me decía ‘tranquilidad, paciencia, voy a jugar a las diez de la noche’“, explicó la tercera favorita, que parece que nada la altera rumbo al objetivo de levantar su trofeo preferido y llegar por primera vez a la cima del ranking.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados