Atlético

article title

¿Gameiro o Torres? El bendito problema para Simeone

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Torres, Agüero, Forlán, Falcao, Costa… Hasta la llegada de Jackson Martínez, la historia reciente entre el Atlético de Madrid y sus delanteros se había convertido en un idilio que parecía no tener fin. Se compraba a un delantero, despuntaba en el Manzanares, se vendía y llegaba otro que cumplía con los números de su antecesor. Pero como nada es eterno, el cuento de hadas terminó con el colombiano en China y el equipo sin una referencia ofensiva eficaz (en cuanto a un delantero centro puro) después de varias temporadas.

Entonces fue Griezmann quien se erigió como hombre clave del esquema del Cholo Simeone. El pequeño delantero francés creció mucho en poco tiempo y fue capaz de darle a su equipo verticalidad, goles, asistencias y continuar con esa calidad en los metros finales. Pero puede decirse que Griezmann no es un delantero centro puro, (en realidad, ¿cuántos quedan en el fútbol moderno?) y, aunque ofrece garantías suficientes tanto individuales como colectivas para ser el líder sobre el terreno de juego, el Atlético de Madrid echaba de menos a un 9 al uso. Mandzukic, pese a que inició su etapa en Madrid con buenos números, no terminó de cuajar con Simeone y se fue a la Juve por tan solo 18 millones; y Vietto, que tampoco se engloba entre esos delanteros ”tanque”, está cedido en el Sevilla de Sampaoli.

Entre todos estos movimientos se produjo uno más: el retorno de Fernando Torres. El Niño regresó a su verdadera casa entre más dudas que certezas. Por supuesto, no sería aquel jugador que hizo vibrar a Anfield, pero se sentía que ”solo” con su corazón rojiblanco ayudaría al ataque del Atleti. Con 14 goles en dos temporadas -sin sumar los cinco que lleva en la 2016/2017-, la afición está satisfecha con el rendimiento de su jugador predilecto.

Gameiro y Torres celebran un gol contra el Valencia | JOSE JORDAN/AFP/Getty Images

Y es que Torres es un futbolista al que se le había dado por jubilado pero que nunca ha dejado de aportar trabajo al equipo del Cholo, un entrenador que valora mucho el sacrificio personal para ayudar a sus compañeros. Sin ir más lejos, y como Torres no parecía suficiente, en verano llegó Kevin Gameiro para dotar al Atlético de Madrid de pegada y goles. El francés, anónimo en España hasta su llegada, se dio a conocer al marcar 39 goles en las tres temporadas que estuvo en Nervión.

Así, parecía que El Calderón recuperaba a un jugador que aportaría la suficiente seguridad en ataque como para liderarlo junto a su compatriota Griezmann. Y para Gameiro también supondría un salto de calidad en su carrera y un reto mayor. Sin embargo, el pequeño y veloz delantero no ha terminado de explotar en Madrid -tampoco son malos sus 9 goles en 22 partidos de liga, 15 como titular- o, al menos, con continuidad, y ha sido Torres quien le ha ganado la partida de inicio en más ocasiones de las que se creía.

En pleno febrero de 2017 a Diego Pablo Simeone le ha surgido todo un bendito problema para los entrenadores. Gameiro, decidido a tomar la delantera a su compañero Torres, le bastaron cuatro minutos ante el Sporting para marcar un hat-trick y sentenciar el partido. Se ganó la titularidad en Champions y marcó dos tantos antes de ser sustituido, jugando uno de sus mejores partidos como rojiblando. Lo que ocurre es que rival en la misma posición tampoco se deja intimidar y como suplente Fernando Torres fue el encargado de sentenciar ante el Leverkusen con el cuarto gol del Atleti.

Por cualidades, el francés en su mejor forma es superior al mejor Torres. Pero sus últimas actuaciones, más allá de los goles marcados, explican que el Atlético de Madrid ha recuperado al 9 y obliga a su entrenador a hacerse una pregunta: ¿A quién hago jugar de inicio? Bendito problema el de Simeone. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados