Fútbol Europeo

article title

Gales y Francia 2016: permiso para soñar

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Permiso para soñar en el país más pequeño, al Oeste de Gran Bretaña. Un sueño y un deseo que comienza a verse en el horizonte, casi por sorpresa, casi de forma inesperada cuando la actual Fase de Clasificación de la próxima eurocopa echó a rodar.

En el grupo B se encuentra viviendo un sueño real la selección de Gales. Un sorprendente combinado británico que lidera el grupo, tras haber disputado 5 jornadas disputadas, y en las que no conocen todavía la derrota (3 victorias, 2 empates). Viven, sueñan, y aspiran a más, siempre con los pies en el suelo, siempre sabiendo que deben ir con la misma calma e ilusión que en anteriores intentos.

Gales cuenta, quizás, con una de las mejores plantillas que se recuerda en las últimas décadas. Una selección menor, alejada del potencial mediático de otras potencias, pero sin embargo cuenta en sus filas jugadores mediáticos como Gareth Bale (Real Madrid) o Aaron Ramsey (Arsenal), junto a otros que militan en Premier League Inglesa, tales como Ledley (Crystal Palace), Ben Davies (Swansea), James Collins (West Ham), Ashley Williams (Swansea) o Joe Allen (Liverpool).

Un equipo que pelea, que trabaja con la humildad consciente de su poderío deportivo minoritario, y que sueña más que nunca con estar en la próxima Eurocopa de Francia, en 2016, el año que viene. Y tienen motivos claros para ello. Se han disputado la mitad de partidos de su calendario. La Fase de Clasificación les dirigió hasta el Grupo B, junto a selecciones como Bélgica, Bosnia-Herzegovina, Israel, Chipre y Andorra, en la que deberían disputar un total de 10 encuentros, de los cuáles ya han disputado 5, sin derrotas, sin caer derrotados, y creando un aura brillante y mágico en el horizonte que ya les comienza a colocar como candidatos a conseguir una de las dos plazas directas.

Las opciones de Gales son reales. No seguras, pero viendo su dinámica les otorga un peso importante. Pueden lograrlo, mantienen opciones matemáticas. Es cierto que Israel y Bélgica, segundo y tercero respectivamente ahora, tienen un partido menos, pero el destino ha hecho que ambos tengan que enfrentarse a los galeses a domicilio. Es decir, ambos tendrán que visitar a Gales, otorgando el papel local para los de Coleman.

Gales ganaba en Israel 0-3 (Ramsey y doblete de Gareth Bale), quien ahora se coloca como rival directo en la tabla, pero con un partido menos, y mantiene una dinámica muy positiva. El horizonte es esperanzador. Están vivos, pese a su papel de selección menor, de convivir en el Reino Unido con otras selecciones mayores como Inglaterra o Escocia.

5 encuentros le restan a Gales en el Grupo B. La mitad. Están en el ecuador. Da igual que miren hacia atrás o hacia adelante, ya que la distancia es la misma, pero con 11 puntos de 15 posibles, la mirada hacia adelante motiva. Motiva mucho a la patria local. 5 partidos que marcarán su destino final, que cumplirá, o no, un deseo maravilloso para un país que apenas supera los 3 millones de habitantes en su territorio.

El calendario invita a soñar. 5 fechas, 5 partidos, de las cuáles 3 son en casa (Bélgica, Israel y Andorra), mientras que 2 serán a domicilio (Chipre y Bosnia-Herzegovina). Y viendo el nivel de esta selección galesa, parece, ante rivales como Chipre o Andorra el favoritismo británico estará presente. Es decir. Suman 11 puntos, a los cuáles pueden sumarse casi probablemente 6 más ante selecciones, a priori, inferiores como Chipre o Andorra (en casa). Es decir, con la mitad del camino recorrido, no conocen la derrota, y el calendario presentará citas accesibles, al igual que más complicadas.

Motivos para soñar sin la necesidad de cerrar los ojos. Francia 2016 es la cita, es el deseo, es el romántico premio para una selección humilde, cercana, acostumbrada a vivir en la sombra de otras potencias.

Gareth Bale es la gran estrella, el gran mediático, el que más flashes genera cuando Gales salta a los campos de entrenamiento y a los estadios. Y será ahora cuando más deban brillar, ya que querrá decir que Gales sigue viva en sus sueños y deseos. Permiso para soñar, permiso para seguir aspirando a éxitos deportivos, por fin, en el país de Gales.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados