Se habla de:

Copa Davis, vivir en las páginas de la historia

Este fin de semana se ha cerrado la temporada de tenis masculino. Se ha jugado la final de la Copa Davis entre Francia y Suiza, en Lille, en un campo de fútbol adaptado al tenis. Tras tres días y cuatro partidos, Suiza ha superado a Francia por 3-1 con su número 1, Roger Federer ejerciendo de líder en la final y ganando el punto definitivo este domingo ante Gasquet.

El equipo suizo llegaba a Francia para ganar su primera Copa Davis, tras vencer en semifinales a Italia. Por su parte, Francia llegaba tras ganar a los últimos campeones, la República Checa en París.

La final, jugada en el estadio del equipo de fútbol de Lille, se presentaba con Francia concentrada desde días antes para preparar a conciencia la final. Suiza sin embargo, llegaba con Federer y Wawrinka jugando la Copa de Maestros de Londres hace una semana. Peor adaptación y en menos tiempo.

El viernes, el primer punto lo disputaron Tsonga y Wawrinka. El nº1 francés vs el nº2 suizo. El campeón del Abierto de Australia empezó barriendo a Tsonga 6-1. El francés reaccionó lo suficiente para igualar 6-3 el partido. Sin embargo fue un espejismo. Wawrinka le devolvió el 6-3 y cerró el partido con un 6-2 en dos horas y 24 minutos.

A continuación turno para el nº1 suizo, Roger Federer ante el nº2 francés, Gael Monfils. En cuanto empezó el partido, se supo que la historia iba a cambiar. Monfils entró enchufado, con ganas, conectando con el público. Federer por su parte parecía estar más pendiente de la espalda que de la pista. Juego a juego, Monfils superaba a un Federer desconocido. Dos horas y 12 minutos después, el marcador reflejaba un 6-3 7-5 y 6-4 para Monfils que empataba la final y dejaba a Francia con buenas sensaciones de cara al encuentro de dobles.

La jornada de sábado, jornada de dobles en Copa Davis, tuvo finalmente como protagonistas en Francia a la pareja Benneteau/Gasquet y en Suiza repitieron Federer/Wawrinka que lo han jugado casi todo en la Davis. Afortunadamente para Suiza y para el espectáculo, aunque no tanto para los intereses franceses, Federer sacó su mejor nivel. Quería todas las bolas, se adelantaba a Wawrinka para rematar las voleas. Se multiplicaba por la pista para regalarnos puntos sólo a su alcance. La diferencia del partido estuvo (entre otras cosas) en las bolas de break. 0/5 los franceses, 3/11 los suizos. Una pelota en cada set. Lo que se necesita en tenis para ganar un partido. Y sin ceder un solo saque. Al final, 6-3 7-5 6-4 para la pareja suiza que dejaba la final a punto de caramelo. Y el título.

 

El ídolo consigue la Copa Davis

Hoy domingo antes del cuarto punto, conocíamos la noticia. Tsonga no iba a poder jugar ante Federer por lesión. El “papelón” le caía a Gasquet, cuya misión era ganarle 3 sets a Federer y forzar el quinto partido. En una situación normal, con ambos tenistas a su nivel, Federer es superior a Gasquet. Pero es la Davis, donde cualquier cosa puede ocurrir. Sin embargo, hoy no era el día para las sorpresas. Con 33 años, tras haber superado todas las rondas previas, Suiza y Federer se encontraban en la mejor situación y posiblemente la última oportunidad para ganar su primera Copa Davis.

En el tercer juego, Federer sacó a relucir su mejor versión para conseguir el primer break del partido. A partir de ahí, a mantener el saque para llevarse el primer set 6-4 donde tuvo 4 bolas más de break.

En el segundo parcial la rotura llegó en el primer juego. Oportunidades para romper tuvo hasta 4 en todo el set de las que aprovechó dos. En el primer juego y en el penúltimo Federer consiguió romper el servicio de un Gasquet que se iba apagando poco a poco consciente de que lo que tenía al otro lado de la red no era un tenista. Era un mito del tenis que quería a toda costa conseguir la ensaladera, de la que le separaban apenas 6 juegos. Y si Federer en su mejor nivel es casi insuperable, si le añades ganar un título que no tiene, le haces invencible.

Con todo esto nos metemos en el tercer set. Gasquet contra las cuerdas, jugando sin red. Teniendo que remontar a Federer dos sets sabiendo que de no hacerlo, perdería la Davis en la final. Pero enfrente, Federer no quería oír hablar de cuarto set. Puso la directa. Y tal como había hecho en el segundo set, rompió el saque de Gasquet en el primer juego. Si el partido estaba de cara, ahora sólo necesitaba mantener su saque para ser campeón de Copa Davis. Y siguiendo con las comparaciones, igual que en el parcial anterior, llegados al 4-2, Federer subió una marcha su nivel de tenis (si es que eso era posible) para conseguir la segunda rotura del set y la quinta del partido. Con el 5-2, ya sólo quedaba cerrar con el saque. Y una vez más Roger ha hecho que parezca coser y cantar el cerrar un partido de final de Copa Davis con el título en juego. El golpe definitivo, una volea de maestro en la red. La bola quedó muerta mientras Federer se derrumbaba de felicidad al otro lado de la red. Un tipo realmente feliz.

Roger conseguía a sus 33 años uno de los pocos títulos que le quedaban por ganar. Solo se le resiste el Oro Olímpico en individuales. 6-4 6-2 y 6-2 será el marcador que recordarán los suizos para siempre. El resultado con el que Federer les regaló su primera Copa Davis. Un título para el que desde la primera ronda, el equipo suizo se ha tomado muy en serio. Federer y Wawrinka han estado en las cuatro rondas, dos en casa y dos a domicilio.

Francia por su lado ponía la pista, algo que a priori suele dar ventaja al equipo de casa. Sin embargo el equipo no ha respondido como se esperaba. Además, Suiza ha mostrado su mejor nivel, excepto Federer el viernes, en el único momento de debilidad de los ya campeones.

Suiza conquista la Davis y cierra la temporada de tenis. Una temporada que sigue sin resolver los problemas evidentes de la competición. Las soluciones pueden ser varias, empezando por hacer la competición cada dos o cuatro años. Sin embargo, la situación actual dista mucho de llegar a un acuerdo por la falta de entendimiento entre las partes (jugadores, ITF, Federaciones). Este año Suiza ha contado con sus dos líderes y ha conquistado la ensaladera. Pero cuando ambos no acudan a las eliminatorias, veremos lo que ocurre.

De momento, Suiza ya tiene su Copa Davis, y Federer puede presumir de tener un palmarés solo al alcance de los elegidos. Enhorabuena. Y gracias por el espectáculo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn