Se habla de:

Atlético

article title

El Pozo de Lázaro del Vicente Calderón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La línea argumental de uno de los antihéroes de Batman, Ra’s al Ghul, cuenta que la fuente de su vigorosidad y su juventud se basa en los poderes mágicos de un pozo / fosa que le hacen esquivar la muerte y curar sus heridas tras sus incontables combates. Los poderes del líquido que baña la fosa hacen que con la simple introducción del cuerpo magullado y machacado por mil batallas se recupere milagrosamente.

En el Atlético, y con la salida de Mario Suárez, se ha acentuado un ‘problema’ en el medio del campo. Simeone no ve recambios en Tiago y Gabi. El capitán cumplió los 32 años el pasado verano, mientras que el portugués hará el próximo mayo los 35. Y aquí siguen, liderando a un equipo campeón y pasando por encima de toda la competencia como dice Simeone, “con gran sacrificio, con mucho trabajo, y siendo rebeldes contra el inevitable paso del tiempo“.

Tanto el ’14’ como el ‘5’ son el eje central de la sala de máquinas, los experimentos con Koke no han funcionado hasta el momento, Óliver no es una opción para esa posición, y Saúl debe madurar con el balón para acceder al doble pivote, aunque de los tres, sea el que más futuro tenga. Mario tuvo que salir al no disponer de los minutos que él necesitaba, y los experimentos con Guilavogui o Thomas no han convencido ni convencieron al Cholo en ningún momento. Hasta la llegada de Kranevitter, sustituto natural de Tiago, el Atlético se sigue sujetando en su vetusto mediocentro. Ambos parecen haber tocado las aguas místicas del pozo de Lázaro cuidadas por el ‘Profe‘ Ortega, sabiendo de la exigencia física de Simeone en entrenos y partidos, parece casi un milagro que Tiago y Gabi hayan disputado todos los encuentros de la temporada. 12 encuentros de Liga y 5 de Liga de Campeones. 1396 minutos de juego para Tiago sobre 1530′ (91,2%) y 1413 minutos de Gabi sobre el mismo total (92,4%).

Tiago y Gabi trabajando en un entreno en Majadahonda | vía @Atleti

Tiago y Gabi trabajando en un entreno en Majadahonda | vía @Atleti

Hoy frente al Galatasaray y su poblado medio del campo, nueva exhibición de la pareja. Tiago ejerció de recuperador y eje de inicio de juego. Simeone volvió a dar minutos al 4-3-3 / 4-5-1, esto dejó a Tiago como eje central flanqueado por Gabi en el lado derecho y Koke en el lado izquierdo. Gabi por su parte ofreció su versión 2013, la de presionar hasta forzar la pérdida o rifa del rival. Recuperó balones, cortó contragolpes, distribuyó con criterio, y supo elegir el momento de variar la jugada ofensiva ante un rival muy replegado. Pero principalmente, Gabi destacó por servir en bandeja dos goles a Antoine Griezmann (4 goles en Champions League, todos al Galatasaray). El primero con un centro medido desde el costado derecho al punto de penalti donde Griezmann cabeceó a gol libre de marca, y el segundo, con lujo en forma de caño para evitar a Hakan Balta y servir el balón al corazón del área para el definitivo 2-0.

Que las milagrosas aguas del Manzanares hayan convertido a esta pareja en indestructible es difícil de pensar, y más viendo el color que pasea el río a su altura por el coliseo rojiblanco. Lo que sí es de admiración es que personas tan veteranas como Tiago y Gabi, salgan cada partido a comerse el césped con las ganas de un adolescente que debuta en el club de sus amores. Si su gasolina dura, el Atleti no tiene techo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados