Se habla de:

EURO 2016

article title

Fútbol para todos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

I can`t believe the news, I can`t close my eyes and make it go away…” Así comienza la voz de Bono en los primeros acordes de Bloody Sunday, uno de los grandes hits de U2. La canción narra uno de los hechos más traumáticos sucedidos durante el conflicto del Ulster, cuando una manifestación pacífica por los derechos civiles se rompió con un pequeño grupo de manifestantes tirando piedras a las barricadas y a los soldados ingleses. Éstos acabaron abriendo fuego real contra la multitud y 14 personas murieron. Una vergonzante herida en un conflicto que duró casi 30 años y tiñó de sangre Irlanda del Norte hasta el alto al fuego instaurado tras el histórico Acuerdo de Viernes Santo.

El pequeño territorio que consta actualmente Irlanda del Norte ha vivido convulso desde hace siglos por los continuos enfrentamientos entre protestantes y católicos. Sin embargo, este año los norirlandeses han sido noticia continua en la prensa internacional por algo mucho más bonito, la clasificación de su selección a la Eurocopa 2016 que se celebrará el próximo verano. The Troubles, como casi irónicamente se conoce al conflicto armado, ha separado durante tres décadas el país. Ahora, el fútbol quiere unir a todos.

A diferencia de lo que pasa en otros deportes como el rugby, de gran tradición en las Islas Británicas, el fútbol irlandés está separado en dos asociaciones: La IFA (Irish Football Asociation), una de las federaciones más antiguas ya que se constituyó en 1880 y la FAI (Football Asociation Ireland) que nació en 1922 junto al recién creado Estado Libre Irlandés. La simultaneidad de ambas selecciones al principio y el hecho de que no estuvieran afiliadas a la FIFA propiciaba que convocasen a los mismos jugadores y que alguno llegara a jugar en las dos a la vez. Hasta 1953 que la UEFA intercedió y separó “futbolísticamente” a los dos Irlandas.

Hoy en día, el grandísimo George Best, el mejor jugador de la historia de Irlanda del Norte, podría elegir qué camiseta usar gracias también al Acuerdo de Viernes Santo. Hecho que ha supuesto en los últimos años un agravio para Irlanda del Norte ya que varios de sus mejores jugadores elegían irse con Irlanda. Esta circunstancia fue catalogada desde medios británicos incluso como una especie de apartheid. El fútbol norirlandés ha sufrido el conflicto como cualquier otro sector de la sociedad norirlandesa. Veintinueve años de sangre y odio han dejado también su huella en el fútbol. El ex entrenador del Celtic Neil Lennon sufrió amenazas de muerte por parte del sector británico más radical y llegó a renunciar a vestir la camiseta de Irlanda del Norte por culpa de esa descerebrada incomprensión.

James McClean sin la amapola del 'Remembrance Day'

James McClean sin la amapola del ‘Remembrance Day’

Y los protagonistas del fútbol, además de víctimas, también han tomado partido en la situación. James McLean, jugador del West Bromwich Albion, nacido en Derry, la ciudad del Bloody Sunday, decidió jugar con Irlanda. El futbolista se niega a llevar en noviembre la tradicional amapola en la solapa que todos los estamentos de la Premier se colocan para homenajear a los soldados británicos caídos en combate.

La selección de Irlanda del Norte ha sido vista tradicionalmente con suspicacia en ciertos sectores de la sociedad norirlandesa. Juegan en Windsor Park, una zona de mayoría unionista sede del Linfield FC, el equipo protestante de más éxito de la zona. Además, tienen como himno el británico God Save The Queen, hecho que levanta ampollas entre la población católica. Últimamente ha habido voces para buscar un himno alternativo oficioso, quizá la popular Danny Boy, al estilo de lo que hacen Escocia y Gales y una bandera alternativa que una a las dos comunidades.

En el año 2000 se puso en marcha la iniciativa “Football for all” (Fútbol para todos) para intentar paliar los episodios de violencia física y verbal que se sucedían en el fútbol británico, en especial, en los partidos de Irlanda del Norte. Hasta hace años era normal que cada vez que la selección norilandesa jugaba un partido, se entonasen cánticos ofensivos entre católicos y protestantes. Ese clima agresivo apartaba a las familias de los estadios y además multiplicaba la tensión existente fuera de los estadios. “Fútbol para todos” promovió la participación de todos los estamentos del fútbol, incluido el fútbol aficionado, para promover la tolerancia y el diálogo en el fútbol y evitar el sectarismo. El programa animaba a inventar canciones de tono neutro mediante concursos de internet, consiguió que grupos de aficionados pacíficos callasen cánticos desagradables mediante el uso de trompetas y percusión o creo la Liga Callejera, una competición para jugar al fútbol y apoyarse entre comunidades que iba a dirigido a personas con riesgo de exclusión, no sólo por las consecuencias del conflicto sino también por el alcoholismo, el desempleo o las drogas. Pequeñas acciones que han contribuido a la calma en el pequeño país norteño tras la paz instaurada por los acuerdos de alto al fuego.

Y como para celebrar la recobrada tranquilidad de las calles norirlandesas el país ha recibido el premio de la clasificación a la Eurocopa 2016. El torneo de Francia será el primer campeonato continental que dispute la Green and White Army. Hasta ahora había disputado tres campeonatos del mundo, en Suecia 58, España 82 y México 86, llegando a cuartos de final en tierras nórdicas y en nuestro país, un exitazo teniendo en cuenta la pequeña extensión del país. El encargado de dirigir a Irlanda del Norte en tal histórica cita será Michael O`Neill. “Irlanda del Norte cumple con el prototipo de equipo escaso de calidad que consigue potenciar sus virtudes para lograr sus objetivos”, nos cuenta David de la Peña, periodista que ha seguido la histórica clasificación a través de las pantallas de Movistar Plus. La piedra angular del equipo la forman los defensas McAuley, Evans y Brunt, acostumbrados a jugar en la élite bajo la camiseta del West Bromwich Albion de la Premier. “El tipo de partido que suele plantear Pulis, técnico del WBA, un repliegue muy bajo, es idéntico al escenario habitual de la selección, punto clave para haber logrado competir a ese nivel”, añade De la Peña. La estrella del equipo es Kyle Lafferty, punta del Norwich, que como destaca David de la Peña “suele actuar como único delantero por lo que su pelea y su zancada son fundamentales para que ese sistema de repliegue y contraataque salga bien”.

La selección de Irlanda también ha conseguido la clasificación vía repesca con lo que ambas Irlandas podrían llegar a coincidir en tierras francesas. Evidentemente, el objetivo de los norirlandeses es hacer una Eurocopa lo más digna posible y el pase a la siguiente ronda se antoja difícil pero para ellos estar allí es un premio y quizá el sueño de la Euro traiga una victoria mucho más importante para una tierra cansada de derramar lágrimas, la de una selección que una a todos los norirlandeses como nunca lo habían estado.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados