article title

Franck Ribéry y el despertar de una bestia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Lenda KOSOWSKI – ¿Por qué nos asustan los monstruos? ¿Por qué pueblan nuestras pesadillas y nos han acompañan en las noches poblando nuestros miedos? Porque pueden hacernos daño. Los monstruos pueden hacernos sangrar, atravesando las capas cutáneas y llegando al músculo. Las pesadillas, los monstruos, los miedos, las bestias negras… Nos hieren y no solo físicamente, sino también emocionalmente. Nos aprisionan en nuestros miedos, nos ahogan en la desesperación por llegar a la salida, rompen nuestros sueños e ilusiones. Lo que hace poderosos a los monstruos es el poder de destruirnos.

El Bayern confía en seguir siendo la bestia negra de los blancos y encerrarlos en un infierno en el Allianz Arena. Los bávaros confían en acabar con el sueño de la décima. Y en ese infierno que prometen los alemanes falta el rey de los demonios, la pesadilla que envíe la pelota al fondo de la red tantas veces como sea necesario. Pep busca que el monstruo que persiga en los próximos años a los jugadores del Madrid sea Frank Ribéry. El de Santpedor pretende darle cuerda para que el francés haga. Pretende desatar al Ribéry que desde 2013 parece perdido en la melancolía.

La clave para que aparezca "King Ribéry", como le llaman los aficionados bávaros, es que se enfade, y es que Guardiola lo sabe, el mismo declaraba en rueda de prensa: "Ribéry necesita jugar enfadado. Con el entrenador, con el árbitro, con él mismo. Así tiene esa agresividad que necesitamos". Porque el 7 bávaro es el primero en contradecir al linier, en llamar a gritos a Alaba en la banda y en mandar a la "merde" al contrario que le ponga el pie delante. Es igualmente expresivo en la alegría y en el enfado, en la victoria y en la derrota. Su carácter es extremo, de temperamento alto y el mejor Franck es el que está enfadado. Así es como saca esa calidad que en la banda hace corear a la grada que hará arder las gradas del Allianz.

Esta temporada firma 10 goles y 10 asistencias con sus botas en la cuenta del Bayern München en la Bundesliga, y aunque desde que empezó el año está algo desaparecido, sólo va 4 pases de gol por detrás de los que hizo la campaña pasada. Este es uno de los datos que dan a entrever como de importante es para el equipo muniqués. Porque todos saben cómo de letal es Le Monsieur, todos recuerdan su pase de tacón a Robben para ganar la Champions el 25 de Mayo del año pasado. Él es el jugador que marca la diferencia en cuanto a calidad.

Ribéry tiene que desatarse, tiene que enfadarse y encararse en la banda. Tiene que ser la pesadilla con la que sueñen los merengues el martes por la noche tras los noventa minutos de infierno bávaro. El Allianz esperará que aparezca su demonio. El monstruo que destroce al enemigo, y que haga sangrar al contrario -quizás no de manera literal-. "Scar-face" tiene la obligación de fruncir el cejo y chillar en el césped. De cabrearse y sacar magia de sus botas. Porque así es Franck, su temperamento hace que saque de si mismo lo mejor de él. El tiene que ser la bestia negra en persona.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados