Baloncesto

article title

Fracaso de España en el que era su Mundial de Baloncesto

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Jesús NOGUERA – Batacazo histórico de España en “su” Mundial ante su eterno enemigo, Francia. Horrible partido de la Selección Española que no tuvo el control del partido ni del rebote en ningún momento. A partir de ahí los galos construyeron una victoria faraónica por el fracaso que supone para el rival. Con el partido en contra España careció de liderazgo de muchos de sus jugadores para darle la vuelta. Un 2/22 en triples y la sangre fría de Heurtel en los minutos finales, capitales en el desenlace del encuentro.

El Mundial iba a pedir de boca para España, y no iba a ser fácil llegar a semifinales sin sufrir. Y menos un partido contra Francia, el eterno rival. Collet tenía muy estudiado al conjunto español y eso se notó al principio., aunque nadie se esperaba tal comienzo. Con un parcial de 2-11 los galos se ponían muy por encima en el marcador. Diaw estaba muy acertado, especialmente de tres, y ayudaba a les bleus a coger su primera renta. Pero a Diaw dejaron de entrarle los tiros y con ello se apagó también su selección. En ese momento se le encendió la mecha a otro genio, Juan Carlos Navarro. A sus riendas España le endosaba un parcial de 13-4 para igualar el choque al final de los primeros diez minutos (15-15). A pesar del mal primer cuarto los de Juan Antonio Orenga habían igualado la contienda. Francia le decía a España que esto ya son cuartos de final y que el billete para las semifinales le iba a costar conseguirlo.

Francia no iba de farol y eso se pudo ver en la continuación. Con Gobert produciendo al poste los galos cogían de nuevo renta (21-17). España conseguía empatar pero Gelabale con cinco puntos consecutivos devolvía la diferencia (28-21). La entrada de Pau Gasol, que no mostraba su mejor nivel producto de la lesión que lo ha tenido sin entrenar con el grupo, acercaba a la selección. Una buena recta final de cuarto de los de Collet le hacía irse a los vestuarios con una holgada ventaja (35-28). Nadie dijo que iba a ser fácil, más si España no producía desde el perímetro ante una defensa muy cerrada.

En la reanudación España se había hecho un lavado de cara. A partir de una defensa muy intensa, en los dos primeros ataques Francia consumió los 24 segundos, el combinado nacional crecía en ataque. Un parcial de 6-0 ajustaba el choque (35-34). Mas les bleus pegaban un nuevo estirón a base de buenas combinaciones. Ante la falta de liderazgo en el conjunto de Orenga, Navarro cogía los galones con cinco puntos consecutivos para poner las tablas (39-39). Los españoles estaban en su mejor momento desde que se iniciase el choque, cierto es que no era muy complicado mejorar lo de la primera parte, sin embargo una antideportiva a Pietrus paró el ritmo. Pese a todo, la Selección Española se iba por encima a cuarto decisivo (42-43).

Decisivo y tanto. Venían unos fatídicos diez minutos para una España a la que su sueño se le iba a convertir en pesadilla. Un parcial de 9-2 inicial excavaba media tumba para España. Todas las alarmas se encendían en el Palacio de los Deportes. Un 2+1 de Pau parecía ser la luz que se ve al final de un túnel. Solo era un espejismo. Francia resistió un leve intercambio de golpes y Heurtel fue el enterrador de una selección de ensueño. El base tuvo la sangre fría necesaria para cerrar una victoria que supone uno de los mayores fracasos del baloncesto español. La frase Antoni Daimiel define a la perfección el batacazo de anoche: "Gatillazo histórico con la mejor novia que hemos tenido". Pues eso. Un triste final para una generación de Oro.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados