Fútbol italiano

article title

El Flaminio aspira a ser la nueva casa de Italia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

A solo tres kilómetros del centro de la ciudad de Roma, el Flaminio aspira a ser el nuevo objetivo de Carlo Tavecchio, presidente de la FIGC, como la nueva casa de la Selección italiana. La propuesta lanzada por el presidente pretende remodelar el estadio de la capital, teniendo también espacio para oficinas de la Federación.

El estadio actual data de julio de 1957, inicio de su construcción, aunque ya anteriormente existió un primer estadio llamado también Stadio Flaminio, construido en 1927 en honor al Partito Nazionale Fascista, edificado en el lugar donde había una construcción de 1911, el Stadio Nazionale, que conmemoraba el 50 aniversario de la Unificación Italiana.

Aficionados durante un partido de rugby disputado en el Flaminio

Aficionados durante un partido de rugby disputado en el Flaminio

Un ambicioso proyecto lanzado desde Macedonia esta misma semana. El proyecto podría caer en el programa electoral de Tavecchio cuyo mandato al frente de la Federación de Fútbol expira a principios del próximo año. “El Flaminio está en estado ruinoso” explicó Tavecchio en Skopje. El Flaminio se inauguró en 1957, no se ha utilizado desde 2011 y desde febrero de 2014 está administrado por la FIGC ,que lo había “heredado” tras la renuncia de Federugby -allí se disputaban los partidos de la selección italiana de rugby, antes de trasladarse al Olímpico-. La planta es propiedad de la ciudad de Roma y su remodelación cayó dentro de la candidatura olímpica.

De acuerdo con una estimación reciente que sirven de 15-16 millones de euros sólo para ponerlo de nuevo en marcha. Para rehacer una instalación capaz de albergar deportes en competición oficial también se puede llegar de 20 a 25 millones, cantidad estimada y necesaria para dicha remodelación.

Si Tavecchio realmente decide proceder, sin embargo, tendrán que luchar contra los problemas que surgieron tiempo atrás: el estadio está protegido por la fundación Nervi, que tiene la propiedad intelectual de la obra y ha rechazado varias propuestas sobre el “cambio de imagen”: en resumidas cuentas, muy difícil resultaría cambiar la estructura externa. También se había pensado en la excavación para así obtener más capacidad (actualmente Flaminio es un estadio de 25 mil asientos. Pero en 2008 se encontraron restos arqueológicos por lo que impiden esta solución.

En 2014, bajo el mandato del presidente Abete con una puesta en común con el Comune de Roma y el asesor deportivo de la época, Pancalli, se planteó un proyecto muy similar. Se esperaba que jugasen allí jueguen varias disciplinas, incluyendo algunos partidos de los sub-21 y el equipo nacional de las mujeres, dando hospitalidad a las federaciones que utilizasen la estructura (boxeo, esgrima y natación) e incluso un museo arquitecto Nervi. Una idea muy similar a la de Carlo Tavecchio a día de hoy.

Abete murió después de la dimisión del antiguo gobierno de la FIGC: después de la elección de Tavecchio, el nuevo gerente general de la Asociación de Fútbol, Michele Uva, envió una carta al Capitolio para renunciar a la asignación de Flaminio (20 de febrero de 2015). Hoy Tavecchio parece haber cambiado de opinión y está listo para reanudar el proyecto de su mano. Feliz Luca Pancalli, ahora presidente del Comité Paralímpico y consejero: “Estoy feliz de que se recupere esa idea que nació cuando yo era asesor

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados