Se habla de:

NBA

article title

El rey contra el extraterrestre (capítulo II)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Después de unos tremendos playoff de conferencia, ya tenemos aquí lo que todo el mundo esperaba casi desde que los Warriors levantaron el trofeo de campeones de 2015: Cleveland Cavaliers contra Golden State Warriors se enfrentan en las finales por segundo año consecutivo. La serie será parecida y a la vez diferente a la del año pasado, y ambos equipos han demostrado ser los mejores de una y otra conferencia.

Hay que empezar hablando de la barbaridad que han hecho los de Oakland en la final de conferencia oeste. Oklahoma comenzó golpeando primero, llevándose por sorpresa uno de los 2 encuentros en el Oracle Arena y robando el factor cancha. Durant y Westbrook guiaron después a los suyos a desmantelar a los Warriors 2 veces consecutivas, ganándoles por 28 y 26 puntos en los 2 partidos jugados en Oklahoma City. La velocidad y el poderío físico de los Thunder no encontraban respuesta en los de Steve Kerr, y por primera vez en toda la temporada, los Warriors parecían superados por la situación. Pero fue a partir de ahí cuando se vio el corazón de este equipo. Consiguieron sacar el quinto partido adelante con bastantes apuros, y en el sexto, y de vuelta a la cancha donde habían sido vapuleados 2 veces consecutivas, consiguieron igualar la serie a tres guiados por la exhibición de un Klay Thompson desatado (11 triples).

En el séptimo, Curry asumió la responsabilidad de ajusticiar a unos Thunder a los que parecía haberse acabado la gasolina, y los Warriors culminaron lo que parecía imposible. Se han convertido en el décimo equipo de la historia en remontar una desventaja de 3-1 en una serie de playoffs en contra. Y es que esta postemporada ha sido para los de la bahía mucho más complicada de lo que parecía prever su récord de 73-9 en temporada regular.

2015 NBA Finals - Game Five

Unos paupérrimos Rockets consiguieron ganarles un partido, en una serie marcada por la lesión de Curry, que se perdió varios partidos. Los Portland Trail Blazers cedieron por 4-1, en una serie, que en palabras del propio Draymond Green “ha sido la serie de 5 partidos más igualada de la historia”. Lillard y McCollum hicieron sufrir a los vigentes campeones, con un Curry que seguía renqueante de su lesión en la primera ronda. Después, la victoria en la batalla contra los Thunder les proclamó campeones de conferencia oeste, con un récord de 12-5 en estas tres primeras rondas.

Desde Cleveland, seguro que no se han perdido nada de lo que ha sucedido en la final de conferencia oeste, y quién sabe si más de uno no hubiera preferido enfrentarse a Oklahoma City en estas finales (los Cavs hubieran tenido el factor cancha a favor en ese caso). Ellos ya habían hecho los deberes, ganando con la suficiencia esperada a unos Toronto Raptors que solo parecieron encontrarse cómodos en el tercer y cuarto partido, donde emergió una vez más para los canadienses la figura de Bismack Biyombo, que ha hecho unos playoffs sencillamente espectaculares. Antes y después de esos 2 partidos que se llevó el equipo de Drake, los Cavs pasaron el rodillo.

Apalizaron a los Raptors en todos los partidos disputados en el Quicken Loans Arena, con mención especial al quinto, al que se llegaba con la serie 2-2 y con los canadienses con el ánimo por las nubes. Los Cavaliers les endosaron una paliza por 38 puntos, y en el sexto partido de vuelta a Toronto supieron resolver la serie y sacar su billete un año más para las finales (¡¡sextas!! Consecutivas para LeBron James).

Pese a la relativa comodidad (comparada con las heroicidades de los Warriors ante OKC) con la que los Cavs se impusieron en las finales de conferencia, los Raptors han sido el mayor escollo que se han encontrado los de Ohio en su camino a la final. Antes, unos peleones Pistons compitieron en todos los partidos de la primera ronda, pero se llevaron el rosco, 4-0 para Cleveland. En la segunda ronda, Atlanta repitió la desastrosa actuación de las finales de conferencia del año pasado y volvió a caer por 4-0 contra los Cavs, que se han convertido en su bestia negra.

En comparación al año pasado, Cleveland llega con el mismo record en el playoff de conferencia (12-2), pero las sensaciones son bien distintas. Love e Irving están en perfectas condiciones, y entre los 2 suman casi 40 puntos por partido, una ayuda que seguro que vendrá muy bien a LeBron, que en las pasadas finales promedió 35 puntos y compitió casi en solitario contra los todopoderosos Warriors. Además, los Cavs tienen una variante este año en su juego que puede emparejarse muy bien con el quinteto pequeño de los de Oakland. Ya no se verán obligados a usar a Thompson o Mozgov como 5, en la serie contra los Raptors han hecho mucho daño empleando en esa posición a Channing Frye. Un quinteto con Irving, J.R., LeBron, Frye y Love, no tendría por qué sufrir demasiado cuando los Warriors pongan en pista a Curry, Klay, Barnes, Iguodala y Green. Desde el banquillo, Richard Jefferson, Shumpert y Dellavedova (mucho ojo también a la reedición de su duelo con Curry) están aportando de una manera muy sólida. Y no nos podemos olvidar del rey. LeBron ha tenido unos playoffs relativamente tranquilos, dejando el protagonismo a sus compañeros. Llega en plenitud de condiciones a las finales, y podemos esperar exhibiciones como las que nos regaló en las finales del año pasado, y seguro que está totalmente mentalizado para superar este año la tremenda defensa de André Iguodala.

Cleveland Cavaliers v Phoenix Suns

Cleveland llega mejor, y los Warriors llegan algo peor que el año pasado. Tienen un problema en el puesto de 5, tanto Andrew Bogut como Festus Ezeli han hecho unos playoffs bastante flojos. En las finales de conferencia han sido claramente superados por la pareja Adams-Kanter. Draymond Green también viene de hacer una serie bastante discretita contra Oklahoma, perdiéndose más en polémicas y enfrentamientos con jugadores rivales que en aportar para su equipo. Pero, no nos olvidemos que este es el equipo de Stephen Curry, del MVP. En cualquier momento puede calentarse y anotar 2 o 3 triples imposibles consecutivos, los que haga falta para hacer a su equipo ganar. Es un jugador irrepetible, un extraterrestre. La NBA no había visto nunca nada igual y a los Cavs seguramente les haga falta algo más que la pegajosa defensa de Dellavedova para frenarle. Y el otro Splash Brother también llega en un estado espectacular. Si alguno dudaba del carácter de Klay, que se mire el sexto partido de la serie contra Thunder. Se echó al equipo a la espalda cuando más lo necesitaban, y sin lo que hizo en ese partido, seguramente estaríamos hablando de otras finales.

La serie parece a priori mucho más igualada que el año pasado, los Cavaliers llegan en un estado de forma tremendo, y tienen que aprovecharlo para intentar robar el factor cancha en uno de los 2 primeros partidos. El formato de las finales (2-3-2), puede ser decisivo si al final esto ocurre, teniendo los Cavs la oportunidad de cerrar la serie en su casa si roban uno de los 2 partidos. Pero todo esto son cábalas, preparémonos para disfrutar otro año más de unas grandísimas finales entre los 2 mejores equipos del mundo.

Pronóstico: Warriors 4-3

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados