article title

Fernando Casado y Luis Agosti, las dos España

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Españolito que vienes
al mundo te guarde Dios.
Una de las dos Españas
ha de helarte el corazón.

Antonio Machado

Fernando ARRECHEA – En julio de 1937 se disputa en Amberes (en las mismas instalaciones que acogieron los Juegos Olímpicos de 1920) la III Olimpiada Obrera de la SASI (Sozialistiche Arbeiter Sport Internationale), organismo formado por sociedades deportivas de la mayoría de países europeos vinculadas a partidos y sindicatos socialistas, así como de EEUU y de los judíos del Mandato británico de Palestina (la célebre sociedad Hapoel). Los judíos de Polonia también contaban con su propia sociedad deportiva reconocida.

La SASI organizó sus propias "Olimpiadas Obreras" (haciendo un uso incorrecto del término, que como hemos repetido en incontables ocasiones es un periodo de cuatro años y no debe utilizarse como sinónimo de los Juegos Olímpicos) en oposición a los "burgueses" JJOO de Coubertin.

Se celebraron ediciones en Frankfurt (1925), Viena (1931) y Amberes (1937) y una edición invernal en 1931 en Mürzzuschlag (Austria). Las ediciones austriacas de 1931 fueron un enorme éxito de participación y público superando en ambos aspectos a los Juegos Olímpicos de Lake Placid y Los Ángeles 1932.

Esta III Olimpiada Obrera de Amberes puede ser considerada también como la III Spartakiada ya que el Sportintern (organismo del Komintern dedicado al deporte internacional y a la organización de las Spartakiadas) había sido suprimido en abril de ese año por Stalin dentro de la Gran Purga y la URSS envió una delegación a Bélgica en su primera salida deportiva a Occidente. Como la República Española, que envió una amplia delegación a competir en atletismo, baloncesto, boxeo, ciclismo, fútbol, natación, saltos, lucha, tenis y waterpolo con clara voluntad propagandística en plena Guerra Civil.

Los dos competidores españoles en lanzamiento de jabalina fueron Fernando Casado y Luis Agosti.

Casado había perdido un brazo en combate y era conocido como el “Glorioso Manco”. Sería el abanderado de la delegación española en Amberes 1937 y puede ser considerado el primer atleta paralímpico español.

Luis Agosti fue uno de los deportistas españoles en Amberes 1937 que no tomó el camino de regreso a la zona republicana al finalizar la competición. Agosti y otros escogieron el camino de Irún y la zona nacional. Los futbolistas Amigó, Lerma, Griñán y Sanmiguel, el atleta Pratsmarsó, el jugador de baloncesto Vilà, el nadador Bonacasa y los ciclistas Campamá y Salarich.

Narciso Amigó (guardameta del Español) regresaría a Barcelona como soldado del bando vencedor. El nadador Carlos Bonacasa Aliaga moriría luchando con la División Azul en Rusia en 1942.

Estas deserciones (que se repetían en todas las expediciones al extranjero de deportistas) llevaron al Comisariado para la Educación Física y el Deporte a ordenar el regreso inmediato de todos ellos a España (a la zona de España que controlaban, se entiende) so pena de inhabilitación perpetua si no lo hacían de inmediato.

Luis Agosti Romero era médico y se incorporó al bando nacional cuando entró en España por Irún, perdió una pierna en el frente de Teruel. Se convirtió en un gran divulgador del deporte y la educación física y fue asesor de Pilar Primo de Rivera a la que convenció de la necesidad del ejercicio físico para las mujeres. Fue autor de varios libros sobre Gimnasia y sobre Caza. Falleció en 1983.

Dos lanzadores de jabalina y compañeros de equipo: uno “rojo” (Fernando Casado), otro “azul” (Luis Agosti). Uno perdió en la guerra un brazo y el otro una pierna.

Las dos Españas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados