Tenis

article title

Federer sale del top 10 por primera vez en 14 años

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El 7 de noviembre de 2016 será una de las fechas que quedará grabada en las retinas de todo aficionado al tenis. Roger Federer ha abandonado el top 10 ATP por primera vez en catorce años desde que entrase a formar parte de él un 14 de octubre de 2002 -con 21 años-  tras 744 semanas -734 de manera consecutiva- entre las diez mejores raquetas. 

El suizo, que decidió prescindir de lo que restaba de curso el pasado 26 de julio a causa de una lesión en la rodilla izquierda que se produjo un día después del choque de Semifinales con Djokovic en Melbourne; cuando se operó -por primera vez en 18 años de carrera- del menisco en esa misma articulación, amanece fuera de las diez primeras posiciones de privilegio. El de Basilea no podrá superar así el récord de semanas (788) dentro del top 10 que ostenta Jimmy Connors, quien estuvo en él entre 1973 y 1988. 

Una temporada para el olvido

La temporada 2016 fue la primera en la que no se vio un ‘Clásico’ entre Nadal y Federer, pues el estado físico de ambos mermó las posibilidades de que los dos campeones de Grand Slam chocasen en rondas finales como sí ocurrió antaño. Federer, que inició el año en el tercer escalafón del ranking mundial, integró en su equipo a Ivan Ljubicic como remplazo a un Stefan Edberg que le venía acompañando desde la temporada 2014 y junto a quien alzó 11 títulos entre 2014 y 2015. El sueco llegó en un momento crucial en la carrera del suizo. Federer acabó 2013 con un bagaje pobre de coronas -solo ganó Halle- y unas sensaciones lejos de las habituales para un hombre récord como él. 

Con Ljubicic -entrenador hasta entonces de Milos Raonic- afrontó unos primeros meses de competición extraños. Si bien caía ante el propio Raonic en la Final del ATP 250 de Brisbane y en Semifinales del Open de Australia ante Novak Djokovic, el jugador helvético se veía obligado a ausentarse de las pistas para someterse a una artroscopia por rotura en el menisco el 3 de febrero que no lo devolvería al panorama tenístico hasta el mes de abril -una gastroenteritis le apartó de jugar en Miami-, justo para participar en el Masters 1000 de Montecarlo (cayó ante Tsonga en Cuartos de Final). 

Tras aterrizar en Madrid y entrenar en las pistas de la Caja Mágica, Federer decidió abandonar el torneo a causa de unas molestias en su espalda. “Entrené y sentí dolor. Dejé el entrenamiento y volví un par de horas después. No mejoré”, afirmó en la capital española. Una semana más tarde participaría en Roma pero perdería ante el austríaco Thiem en Octavos.

Su presencia en Roland Garros era duda y el propio tenista anunciaba el 20 de mayo, a través de sus redes sociales, su baja del Grand Slam parisino ante la persistencia de las molestias en el dorso; un hecho que acabada con un récord de 65 presencias consecutivas en un evento de la máxima categoría (desde el Open de Australia 2000), récord en la ATP.

La hierba parecía ser el territorio perfecto para un gran retorno. Pero sobre el pasto, tanto en el ATP 250 de Stuttgart, el ATP 500 de Halle como en Wimbledon, Federer encadenó tres semifinales consecutivas ante rivales fuera del top 5 (Thiem, Zverev y Raonic). Aunque, frente al canadiense, el exnúmero uno mundial peleó su pase a la Final en un disputado encuentro que se fue a cinco sets viniendo de un exquisito duelo previo en Cuartos de Final ante Marin Cilic. Era la primera vez en su carrera que Federer quedaba abatido en las Semifinales del major británico y, además, lo hacía con una rodilla maltrecha en su pierna izquierda después de sufrir una caía en el cuarto juego del quinto set. 

La rodilla, precisamente, sería la causa que alegó Federer para anunciar, en un comunicado conjunto, su baja para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y el resto de la temporada 2016; una noticia que calaba muy hondo en aficionados y compañeros de profesión que le desearon una pronta mejoría. No obstante el suizo mandó un recado: “Estoy motivado como siempre y planeo poner toda mi energía para volver con fuerza y en forma para jugar mi tenis de ataque en 2017”, escribió. 

Federer abandona el top 10 esta semana por primera vez en más de una década. El tiempo no perdona, la edad tampoco pero el campeón de 17 Grandes atesora aún el mayor de los intangibles; la pasión por un deporte que lo venerará para siempre. 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados