Girona

article title

Fábula en Girona

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Estuvo a punto de desaparecer por sus problemas económicos, lo salvó la mediación del hermano de Josep Guardiola y juega en la Liga española como una suerte de ‘filial’ del Manchester City. 87 años después de su fundación, el Girona disfruta de su primera temporada en la Primera División tras haber protagonizado una de las transformaciones más llamativas del fútbol ibérico.

Tanto es así que hoy protagonizó la mayor sorpresa en lo que va de campeonato: tumbó por 2-1 al poderoso Real Madrid, actual campeón de España y de Europa. Disputados 10 partidos, el Girona está en la mitad de la tabla con 11 puntos, cómodamente por encima de los puestos de descenso.

El estadio de Montilivi vivió hoy una fiesta cuando hace apenas tres años una deuda de 4,5 millones de euros amenazaba seriamente su permanencia en la Segunda División española.

Superados esos problemas, una alianza con el City acabó con varias cesiones de jugadores del equipo inglés. Buscan minutos en Girona, donde quieren un trampolín hacia el equipo inglés dirigido por Josep Guardiola.

“Es una alianza que nos reporta un beneficio mutuo a ambos clubes: nosotros podemos aprovechar su talento ésta y otras temporadas y ellos pueden mejorar para un día jugar, quizás, en el City”, señaló hace unas semanas a dpa el presidente del Girona, Delfi Geli.

La colaboración con el City fue el segundo paso de un proceso de recuperación que se inició con una primera inversión realizada por TVSE Futbol, un grupo francés con intereses en el fútbol.

Los galos decidieron apostar por el modesto club de la ciudad catalana gracias, en buena parte, a las gestiones de Pere Guardiola, hermano del exitoso entrenador catalán y responsable de Media Base Sports, una empresa de representación de deportistas.  Tras lanzar ese primer salvavidas, fue el propio Pere Guardiola quien decidió invertir en el Girona, comprar casi la mitad de sus acciones y convencer al catalanizado City para que adquiriera la otra mitad.

“Hacía tiempo que Pere quería comprar un club, pero solo no podía. Por proximidad y precio, el Girona se presentaba como la mejor oportunidad, si conseguía que el City se enrolara también en la empresa”, cuenta a dpa uno de los hombres de confianza del hermano de Guardiola que prefiere mantener su nombre en el anonimato.

LEER MÁS: El Girona irrumpe en la élite

“Pere nos conocía y nuestros buenos resultados deportivos también ayudaron a generar confianza para que invirtieran en nosotros”, añade Geli, jugador del Barcelona a finales de la década de los 80 del siglo pasado. “Además, vieron que el Girona era un club confiable, que cumplía lo que decía”.

Pese al agujero económico, ya en la temporada 2014-15, el “modesto” club se quedó a un paso de alcanzar la Primera División. Tras un campaña excelente, tropezó en el playoff y tuvo que esperar a la pasada temporada para consumar un éxito largamente soñado. El éxito deportivo generó, además, la confianza suficiente para que Pere Guardiola y el City formalizaran la compra del 88 por ciento del accionariado del club catalán.

“Tanto ellos como el propio empresariado de Girona vieron que éramos un club en el que podían confiar y también que podíamos ser un buen espejo en el que proyectar la ciudad”, apunta Geli, cuyo club también se beneficia del departamento de scouting del City y de la experiencia comunicativa del club inglés.

Por una inversión que en total rondó los 10 millones de euros, Ferran Soriano, director ejecutivo del City y ex directivo del Barcelona, vio así cumplido su deseo de adquirir un club que le sirviera para foguear a algunos de los jóvenes futbolistas del equipo de Guardiola y como cantera de la que extraer futuras perlas.

Esta temporada, el entrenador del City decidió que el colombiano Marlos Moreno, el español Aleix García, el brasileño Douglas Luiz y el nigeriano Ayobami Kayode acompañaran en el Girona al ya anteriormente cedido Pablo Maffeo.

Y de momento, el Girona está rindiendo, incluso por encima de lo esperado. En la primera jornada empató con el Atlético 2-2 tras recibir dos goles en los últimos minutos, al Barcelona le plantó cara a pesar de que el resultado (3-0) reflejara otra cosa y hoy dio el golpe ante el Real Madrid.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados