Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Fabian Johnson, soldado de Klinsmann

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Con la llegada de Jürgen Klinsmann al banquillo de la selección de Estados Unidos, una puerta se abrió para una serie de jugadores con una misma particularidad: hijos de militares estadounidenses y madres alemanas. Una de esas nuevas incorporaciones al combinado norteamericano con la llegada de Klinsmann, Fabian Johnson, es el protagonista de nuestro artículo.

Johnson comenzó su andadura con la selección de Alemania allá por 2003, en categoría Sub 17, siendo el nivel en el que más partidos jugó. Con el paso de los años y participando en todas las categorías, fue convocado para un torneo que haría que su vida cambiara. Era jugador del 1860 Munich, el segundo equipo más importante de la ciudad que le vio nacer. El club había acabado en la zona media-baja de la Segunda División y el jugador había disputado casi 90 partidos en tres años. Lo suficiente para convencer a Horst Hrubesch, que ya le veía como un futbolista con mucho potencial.

En aquel combinado, Johnson coincidió con algunos de los actuales campeones del mundo, además de otros que, actualmente, tienen mucho protagonismo en la Bundesliga u otras ligas importantes. No era titular. De hecho, solamente disputó las semifinales y la final del torneo, siendo titular en ambos encuentros. Pero ahí estaba y se había proclamado campeón. Un jugador que podía servir para ocupar un puesto, tanto en defensa como en ataque. Un dominador de la banda izquierda. Llamó la atención de los clubes de la Primera División. A pesar del discreto 12º puesto del 1860 en aquella temporada, Johnson solamente se había perdido un partido de la liga, con 21 años, siendo titular en todos y no disputando el partido completo tan solo en tres de ellos. ¿Algo a tener en cuenta, no?

Tras el Europeo Sub 21, el Wolfsburgo pagó poco más de un millón de euros por su traspaso. Con los lobos, Fabian no es que tuviera mucha suerte. En las dos temporadas que formó parte del equipo, no llegó a disputar más de 16 encuentros. Su valor comenzó a caer, pero su calidad ahí estaba. Debía encontrar el equipo adecuado para salir a flote y seguir creciendo. Y vaya si lo encontró. El Hoffenheim se hizo con sus servicios y firmó su nuevo contrato. Esa posibilidad de tener más minutos, de ser más protagonista, fue la que le llevó a ser llamado por Klinsmann en 2011, poco tiempo después de fichar. En Sinsheim tendría la confianza para jugar y en su otra selección, también. Era el momento para destaparse. Durante su etapa en el Hoffenheim, Johnson fue más lateral que extremo, pero era un jugador fijo, alguien de confianza del entrenador.

Ese buen rendimiento en el Hoffenheim y la continuidad en la selección de Jürgen Klinsmann hicieron que firmara por otro de los clubes importantes del país, el Borussia Mönchengladbach, su actual club. Está cumpliendo iniciando actualmente su 3ª temporada con los potros y, aunque no empezó con buen pie, poco a poco fue entrando en los planes del equipo hasta hacer suya la banda zurda en el ataque. La banda zurda del Gladbach tiene dueños, un sueco y un estadounidense nacido en Alemania, Wendt y Johnson.

Viendo la actualidad del jugador se entienden muchas cosas de su pasado. Su padre, ex jugador de baloncesto, enseñó a su hijo que un buen deportista sería aquel que pudiera usar todo su cuerpo. Fabian juega habitualmente por la banda zurda, pero también podría jugar por la derecha, como hizo con Estados Unidos durante el Mundial de Brasil. En aquel torneo, USA cerró la fase de grupos frente a Alemania. Johnson y Jones, dos de los estadounidenses nacidos en Alemania, fueron titulares, mientras que Brooks, Chandler y Green (nacido en Estados Unidos, pero con la misma mezcla de sus padres) esperaban su oportunidad en el banquillo, sin disputar ni un minuto.

Fabian Johnson es quien es ahora, en parte, gracias a su padre, Charles Johnson, un militar ex jugador de baloncesto que le preparó mentalmente para afrontar el posible éxito futuro. El extremo es uno de los hombres más importantes del Borussia Mönchengladbach en la actualidad y eso se debe a su trabajo y su preparación. No en vano, el jugador está muy bien considerado entre los clubes más importantes de Europa, ya que está en la agenda de varios de los transatlánticos europeos. Trabajo, versatilidad y buen hacer, las tres claves del éxito de Fabian Johnson, uno de los “soldados de Klinsmann” desde la llegada de éste al banquillo del Team USA.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados