article title

FA Cup 2013-14: ‘Qué será, será…’, Wembley espera

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Qué será, será
Whatever will be, will be
We are going to Wembley
Que será, será…

Javier MERCADAL (Londres) – Hace poco más de una semana, el pasado sábado 1 de marzo, más de un millar de seguidores del Sunderland se citaban en Covent Garden, Londres, para calentar motores de cara a la final de Capital One Cup que al día siguiente iba a disputar -y perder- su equipo contra el Manchester City. Los aficionados de los 'Black Cats', que debido a la lejanía de su ciudad con Wembley aprovecharon en su mayoría para pasar el fin de semana completo en la capital inglesa, acabaron con todas las existencias de alcohol del supermercado más cercano e improvisaron un festival que sería noticia al día siguiente en todos los medios locales. La ocasión lo merecía, pues a pesar de ser un club histórico, los de Tyne and Wear llevaban sin aparecer por la catedral del fútbol británico desde 1992. Lo importante era, por tanto, estar ahí. La versión del 'Qué será, será' que encabeza este artículo, y que no pararon de entonar en todo momento, desde por la noche hasta la hora del partido, algunos seguramente de manera interrumpida, así lo refleja.

El cántico es uno de esos clásicos de las gradas inglesas. Aquello que cada hincha vocifera a pleno pulmón cuando su equipo le da la alegría de clasificarse para Wembley. En cierto modo, resulta parte del ritual que acompaña a cada encuentro disputado en el escenario reservado para los grandes eventos del fútbol inglés. Este sábado, dicha tonadilla volvió a retumbar en Londres. Aunque, en esta ocasión, no sé trató de ninguna afición visitante o de algún club que llevara décadas sin disputar un título. Fueron los aficionados del Arsenal los que, cuando su equipo se puso 4-1 por delante del Everton en su eliminatoria de cuartos de final de FA Cup, rescataron la canción de su libreto de repertorios. En sus labios, todo un grito de liberación.

EL ARSENAL VUELVE A WEMBLEY
A pesar de ser el equipo con más seguimiento de la ciudad más importante del Reino Unido, al Arsenal siempre le ha acompañado una cierta fama de pupas. Mientras que las grandes dinastías se han forjado al norte del país, los del norte de Londres se conforman con ser el equipo con mejor palmarés de la capital. Título honorífico que, desde la llegada de Roman Abramovich al Chelsea, está puesto en permanente tela de juicio. De momento, y aunque en títulos domésticos todavía ganen los 'Gunners', los 'Blues' ya han conseguido proclamarse campeones de Europa en una ocasión. Esta pujanza vecinal, sumada a la sequía que asola Islington desde 2005, ha terminado por generar un estado de emergencia del que el conjunto dirigido por Arsene Wenger precisa salir. Ganar la presente edición de la FA Cup parece, de lejos, la vía más probable para lograrlo.

El Arsenal vuelve a Wembley por primera vez desde el desastre de 2011, cuando perdió la final de la Copa de la Liga contra un Birmingham City que esa misma temporada terminaría descendiendo a Championship. Cabe matizar que, ahora, los cañoneros llegan al templo del balompié inglés para jugar semifinales. Lo hacen después haber dejado por el camino a Tottenham, Coventry City, Liverpool y Everton. Un camino duro, que les marca como máximos favoritos entre los cuatro últimos supervivientes. Contra los 'Toffees', el conjunto armero venció por 4-1. El resultado, abultado, maquilla el guión del partido, pues a pesar de la goleada los de Roberto Martínez lograron poner en muchos apuros al cuadro local.


Olivier Giroud, autor de un doblete ante el Everton | Getty Images 

Arsenal y Everton son dos equipos a los que les gusta tener el balón, demandándolo frecuentemente, pero que se muestran realmente venenosos cuanto más vertical es su juego. Así se demostró en el minuto 7, cuando Cazorla, por el carril del medio, organizó una contra que desarboló por completo el sistema defensivo de los de Liverpool. A su izquierda, el asturiano encontró al criticado Özil, que no erró en su lanzamiento. Los visitantes devolverían el golpe en el 32' cuando, con el cuadro local volcado sobre la meta de un titubeante Joel, el joven Ross Barkley fue de un área a la otra con el balón en sus botas. Una magnífica jugada personal en la que terminó cediendo para Mirallas, que entraba libre de marca desde el flanco izquierdo. El belga remató mal, tan rematadamente mal que pudo ser un pase más que improbable. Lukaku recogió el esférico y, éste sí, marcó a placer. El empate cambió la dinámica del encuentro y fue el Everton quién dispuso de ocasiones más claras. Así hasta el 68', cuando Oxlade-Chamberlain, seguramente el hombre más en forma de los londinenses, sacó un penalti a Barry que Arteta se encargó de materializar hasta en dos ocasiones -tuvo que repetir el lanzamiento al invadir Giroud el área en la primera tentativa-. El internacional francés, que salió como recambio de Sanogo, cerró la goleada al convertir dos dianas a pases de Sagna y Özil.

EL VIGENTE CAMPEÓN NO SE RINDE
En Wembley los 'Gunners' se citarán con el vigente campeón, el Wigan Athletic, que protagonizó la sorpresa del fin de semana al eliminar al Manchester City en el Eitihad Stadium (1-2). El conjunto de Manuel Pellegrini, que hace siete días se había proclamado ganador de la Capital One Cup, sufrió un duro revés al verse superado de nuevo por unos 'Latics' que ahora son conjunto de Championship. Desde la llegada de Uwe Roster al banquillo, los blanquiazules están lanzados. Han conseguido colarse en puestos de 'play-off' en Liga y se postulan para repetir la machada conseguida el curso pasado en FA Cup. Con ellos sobre el césped, todo es posible.

A pesar de tener la vuelta de la Liga de Campeones esta semana, el City apenas reservó nada para afrontar el encuentro. Incluido Martín Demichelis, el fichaje más polémico del presente curso. Por una razón u otra, en el centro de la zaga o incluso como mediocentro, el argentino ha jugado todos los partidos importantes de la temporada. Encadenando, en casi todos ellos, actuaciones desafortunadas que le han puesto en el centro de la diana. En esta ocasión, el zaguero cometió un penalti sobre Fortune que sirvió a los visitantes para adelantarse en el marcador gracias a la ejecución de Jordi Gómez. El 'shock' que fue ampliado a la vuelta de vestuarios, cuando Perch se adelantó a Clichy y convirtió el 2-0. El Wigan, como el pasado curso, tenía al todopoderoso Manchester City contra las cuerdas.


James Perch (centro) le ganó el duelo a Gaël Clichy (der.) | Getty Images

Había tiempo por delante y el Ingeniero metió toda la artillería que le quedaba en el banquillo. Silva, Dzeko y Milner al campo por Navas, Touré y Negredo. Cambios de indudable calidad, aunque, eso sí, no variaron nada el dibujo táctico del equipo azul celeste. Nasri consiguió acortar diferencias en el 68', pero eso fue todo. Con un rosario de ocasiones erradas de manera incomprensible, los 'citizens' se despedían de la Copa ante la que es su nueva bestia negra.

HULL CITY – SHEFFIELD UNITED, LA OTRA SEMIFINAL
Los del famoso casino no serán, sin embargo, la cenicienta del cuento. Ese honor recae, sin duda, en el Sheffield United, equipo de Ligue One, tercer escalón profesional, que ha logrado colarse entre los cuatro mejores de la competición. Lo han conseguido tras eliminar en cuartos de final al Charlton Athletic, conjunto de una categoría superior, al que vencieron por 2-0. En un encuentro marcado por los nervios propios de dos cuadros nada acostumbrados a estas latitudes, los 'Blades' hicieron valer el factor local. Como no podía ser de otra forma, Barmall Lane presentó un lleno absoluto, espoleando a los suyos a una catarsis colectiva que tuvo su momento cumbre en torno al minuto 65 de juego. En dos jugadas casi consecutivas, Flynn y Brayford consiguieron perforar la meta defendida por Hamer para llevar a los del acero a semifinales. Hace escasas semanas, la escuadra de Nigel Clough peleaban por evitar el descenso a Ligue 2. Ahora, instalados en una cómoda undécima posición, con nueve puntos de ventaja, y un partido menos, sobre el vigésimo primer clasificado, se pueden centrar en disfrutar la experiencia de ir a Wembley.

En frente se las verán con el Hull City, que se deshizo del Sunderland por un contundente 3-0. Los 'Black Cats', que soñaban con volver a repetir la sonada juerga de Covent Garden, se vieron arrollados por un conjunto que, a pesar de no contar con sus dos fichajes de invierno, Jelavic y Long, consiguieron anotar tres tantos en la segunda parte. Davies (68'), Mayler (72'), que celebró el tanto cabeceando el banderín de córner en clara alusión a la agresión sufrida por Alan Pardew, y Fryatt (77'), fueron los goleadores para los 'Tigers'. Se trata de la primera vez que los de naranja y negro consiguen colarse en unas semifinales de FA Cup desde 1930.

Arsenal, Wigan Athletic, Sheffield United y Hull City ya están citados en Wembley. Una vez allí, lo que tenga que ser, será.

[Sigue la actualidad del fútbol inglés en @SpheraPremier]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados