Atletismo

article title

Expresiones que suman puntos o títulos y se hacen polideportivas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Una de las primeras fuentes del lenguaje deportivo para la creación de nuevos vocablos y acepciones es el propio deporte, ya que entre campos y dominios semánticos de las diferentes modalidades existen conexiones inevitables que devienen en trasposiciones y préstamos léxicos. Este intercambio permanente que se produce entre redactores dentro de una misma sección o de un mismo medio especializado tiene como consecuencia que muchas palabras y expresiones que se originan en el desarrollo del reglamento o la competición de un sola disciplina pasen con el tiempo a ser polideportivas y que, además, lo hagan ampliando su significado con nuevos matices.

Así ha ocurrido con voces y frases acuñadas en los inicios de la historia del sport moderno para referirse a la acumulación de puntos o títulos obtenidos por parte de un mismo deportista en el transcurso de un encuentro o de un torneo y que, o bien por su carácter novedoso o bien por expresar con precisión un concepto fácilmente exportable, comenzaron a ser empleadas con éxito por el periodismo en las crónicas de otros deportes hasta que décadas después se consolidaron y actualmente forman parte de una terminología que es común a muchas modalidades.

Una de las expresiones que más ha evolucionado en este sentido es hat-trick (los medios británicos la suelen escribir con guion), voz forjada en el siglo XIX en el críquet con el fin de denominar la jugada en la que un lanzador logra tres wickets (palos) con tres bolas consecutivas. El jugador que lo conseguía recibía como premio un nuevo sombrero de manos del club. Esta expresión la tomaría prestada años después el fútbol, donde se utiliza para designar la suma de tres goles por un mismo jugador en un solo partido. Al contrario de lo que significa hoy día, originariamente un hat-trick solo se producía si los tres goles el futbolista los marcaba de forma consecutiva. Quizá este podría haber sido lo que hoy se conoce como “hat-trick perfecto”, el logro de meter tres tantos de tres maneras posibles: con la pierna derecha, con la izquierda y de cabeza.

BEIJING, CHINA - AUGUST 27: (EDITORS NOTE: A variable plane lens was used in the creation of this image) Usain Bolt of Jamaica crosses the finish line to win gold in the Men's 200 metres final during day six of the 15th IAAF World Athletics Championships Beijing 2015 at Beijing National Stadium on August 27, 2015 in Beijing, China. (Photo by Cameron Spencer/Getty Images)

Este anglicismo que en nuestra lengua ha desplazado casi totalmente a las equivalencias triplete o tripleta, ha tenido un recorrido dispar según el deporte de acogida. En la mayoría de los casos, como el turf o el atletismo, suele utilizarse sencillamente como sinónimo de tres triunfos, independientemente de que sean consecutivos o no (en Pekín, por ejemplo, el hat-trick de Bolt fue la suma de tres oros en sendas pruebas disputadas, mientras que el de su compatriota Shelly-Ann Fraser-Pryce fue alcanzar tres oros en 100 metros lisos en tres Mundiales sucesivos, 2011, 2013 y 2015). En otros deportes, como ocurre en los de motor, especialmente en la Fórmula Uno, la expresión se emplea para denominar a la consecución por parte de un mismo piloto en un mismo fin de semana de la vuelta rápida del circuito, la pole position y la victoria en el Gran Premio.

También en los Mundiales de atletismo de Pekín, el británico Greg Rutherford completó su particular Grand Slam, tal como los medios de su país denominaron al logro de ser actualmente el campeón olímpico, mundial, europeo y de los Juegos de la Commonwealth en salto de longitud. Grand Slam, expresión recogida por primera vez a principios del siglo XIX en el bridge para señalar la mano en la que un jugador logra ganar todas las bazas (cuatro), llegaría al golf en torno a 1930 y un poco más tarde, en 1933, empezaría a usarse también en el tenis. El Grand Slam lo conforman los cuatro torneos o campeonatos más importantes (majors) de cuantos se disputan dentro del mismo año en el circuito internacional de un deporte (en tenis son el US Open, Wimbledon, Roland Garros y Open de Australia, mientras que en golf tienen este rango el Masters de Augusta, Open Británico, US Open y Campeonato PGA). Asimismo, en el Torneo Seis Naciones de rugby el Grand Slam lo logra el equipo que vence todos los partidos de una misma edición (antes era Cinco Naciones y el Grand Slam eran también cuatro victorias), mientras que en béisbol es el home run (jonrón o cuadrangular) con las tres bases llenas y produce un resultado de cuatro carreras. Por tanto, vemos cómo en todos y cada uno de los deportes donde se aplica, la referencia es siempre la de cuatro, sean títulos o victorias.

Otro término empleado estos días por el periodismo deportivo en el contexto de la gran cita atlética celebrada en la capital china ha sido la de triple-doble (calco del triple double en inglés, pero escrito con guion en español), el hito conseguido por el británico Mo Farah tras vencer con claridad tanto en los 5.000 como en los 10.000 metros lisos y convertirse en el primer fondista en encadenar tres oros consecutivos en Mundiales y JJ.OO. en ambas distancias. La expresión cifras dobles procede del baloncesto NBA y define la consecución por parte de un jugador en un partido de un mínimo de 10 en alguna de las cinco categorías cuantificables (puntos, rebotes, asistencias, tapones y recuperaciones de balón). De esta forma, un jugador obtiene un doble-doble si alcanza cifras dobles en dos categorías, un triple-doble si logra cifras dobles en tres categorías y, llegado el caso menos probable, un cuádruple-doble si acumula cifras dobles en cuatro categorías.

Hat-trick, Grand Slam y triple-doble son ejemplos de cómo el periodismo deportivo es capaz de hacer polideportivas y más universales palabras y expresiones que, siendo más o menos acordes a su etimología, logran explicar con claridad y hacer entender con precisión el significado de los triunfos conseguidos por los deportistas a lo largo de diferentes competiciones.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados