Fútbol inglés

article title

Everton y Stoke: La transformación del estilo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Paco LÓPEZ – Con dos jornadas disputadas y el mercado a punto de cerrar. El verano ha pasado volando. Eso mismo pensarán Roberto Martínez y Mark Hughes, dos entrenadores que están comenzando nuevas etapas en su carrera. Se hace raro ver los banquillos de Goodison Park y del Britannia Stadium sin David Moyes ni Tony Pulis. Los dos equipos han optado por remodelarse para seguir cumpliendo sus objetivos, pero un cambio tan significativo tarda más que un simple verano para ser efectivo.

Bob y Hughes tienen su propio sello cada uno y deben trabajar para imponerlo, han llegado a conjuntos con unos estilos de juego muy interiorizados en los hombres que tienen a su disposición. En el Everton ya no está Tim Cahill saltando más que nadie en el área, ni Rory Delap con sus carismáticos saques de banda en el Stoke. Las armas han ido cambiando y lo próximo es adaptarse a las formas que plantean los nuevos técnicos.

La adaptación que propone Roberto Martínez

Apenas ha comenzado la temporada, unos pocos partidos disputados que nos han dejado las pautas de este ‘nuevo’ Everton. Los resultados no han sido los esperados, pero tampoco son exigibles las victorias en un equipo que tiene mucho que cambiar. La imagen del Everton no ha sido mala, Norwich y West Bromwich Albion son equipos difíciles y han sabido encontrar ciertas debilidades al bloque de Liverpool. De momento dos empates y la sensación de un largo camino por delante.

Este Everton no tiene tanta prisa, el área no es su leitmotiv.  Atrás quedan temporadas buscando la superioridad en el juego aéreo de Tim Cahill o Marouane Fellaini, ahora el centro del campo no sólo tiene la vertical como dirección para el juego. Esta variación ubica a Fellaini en el centro del campo, como en sus primeros años. Pero el belga se lo pasa mejor aterrorizando defensas rivales, corriendo, saltando y, sobre todo, celebrando goles. Como la cabra «tira pa’l monte», su zona suele estar desprotegida y su juego acaba chocando con el ritmo que entre Osman y Barkley se impone.

El equipo de Martínez ha sufrido cada vez que se le ha pedido correr hacia atrás. El duro carácter de Osman no es suficiente, no destaca por su habilidad para el robo, y ahí es donde el Norwich consiguió hacerse fuerte para remontar y donde el West Bromwich tuvo alguna contra para vencer. No hay duda del gran futbolista que es Fellaini, ni de la titularidad de Ross Barkley en la mediapunta si sigue a este nivel, pero el verano se les ha pasado volando y con él el tiempo de adaptación. El equipo necesita más tiempo para encontrarse cómodo, en especial, Fellaini.

Los viejos recursos del Stoke City

Durante toda la pretemporada, el equipo de Mark Hughes ha intentado un juego más asociativo y con más peso de los centrocampistas. Otra de las novedades fue buscar que las bandas tuvieran más calma, no se limitasen a correr y centrar. Todas estas variaciones forman parte de un nuevo plan, pero en las primeras jornadas de Premier no se han podido ver.

En los partidos disputados, el Stoke se ha visto con el agua al cuello, recibiendo el primer gol del partido. Contra el Liverpool la idea de repliegue y luchar balones casi le da inmerecidamente un empate, pero contra el Crystal Palace el equipo dejó mucha más dudas. Buscaron dominar con el balón, pero no tienen armas suficientes para ello. Adelantaron la línea defensiva más de lo acostumbrado y en un descuido, Chamakh cambió el panorama. Al final se salvaron con los viejos recursos, balones colgados, luchas, embrollos en el área y, sin saber cómo, el balón siempre acaba dentro. Y les lleva funcionando años.

Mark Hughes apenas ha incorporado nuevos hombres para su idea pero busca cambiar el perfil de jugador: muestra de ello son Assaidi y Agudelo (llega en enero). Mientras que el Everton de Bob deja claras las nuevas pautas de juego, el Stoke de Hughes parece autogestionarse en los momentos de apuro, volviendo a usar las armas que tanto resultado le han proporcionado.

Es todavía muy pronto y la confianza en los entrenadores permanece prácticamente intacta respecto a su nombramiento. La batalla por adecuarse a los nuevos estilos continúa y el resto de conjuntos no dará ni un respiro. En cierto modo, hay que comprender que un cambio de lustros no se puede hace en meses.

[Sigue toda la información del Everton en @EvertonSphera]

[Sigue toda la información del Stoke en @StokeSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados