Fútbol italiano

article title

Europa League, ida dramática para los equipos españoles

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Javi PALEN – Desde los primeros tramos, el Oporto fue el claro dueño del encuentro. El Sevilla (al igual que durante gran parte del partido), sufría notablemente por los costados, ya que a las continuas permutas de Quaresma y Varela, se le añadían las constantes incorporaciones de Danilo y Alex Sandro. Tal fue el sufrimiento que, sin haber llegado aún al ecuador del primer tiempo, Alberto Moreno vio una tarjeta amarilla que le impedirá jugar la vuelta. Minutos después, tras cometer una falta, el Sevilla se despistó y dejó que los lusos abrieran rápido a banda para que Quaresma, con uno de sus peculiares centros con el exterior, sirviera el balón a Mangala para que este, gracias a un poderoso cabezazo, pusiera por delante a los del norte de Portugal. A continuación, el Oporto, con dos ocasiones de Quaresma y Defour, pudo ampliar la renta, pero Beto y el palo, respectivamente, pudieron impedirlo. En el tramo que separaba las dos ocasiones, Jackson Martínez vio una –injusta- tarjeta amarilla que también le deja sin jugar el partido de vuelta en el Sánchez Pizjuán.

Iniciada la segunda parte, en el conjunto portugués entró Quintero por Carlos Eduardo (que fue de los más discretos del Oporto en la primera mitad). El segundo tiempo seguía con el mismo guión del principio, el Oporto agobiaba constantemente al Sevilla por las bandas, y Danilo y Alex Sandro estuvieron incansables durante todo el partido. Emery, con la obligación de reaccionar, dio entrada a Diogo y Gameiro, y retiró del terreno de juego a Iborra y Marko Marin. No obstante, esa ansiada reacción no llegaba, y acercándonos al minuto setenta, Jackson –tras otro centro medido de Quaresma con el exterior- pudo hacer el 0-2. Tras dicha ocasión, Defour, que hizo un buen trabajo, dejaba su sitio al mexicano Héctor Herrera, y posteriormente, el Sevilla agotaba los cambios dando entrada a Vitolo en lugar de Reyes. Cuando restaban quince minutos para el final, el Sevilla empezó a despertar, y tuvo la más clara tras un potente chut de Bacca desde la frontal del área que, tras ser repelido por Fabiano, Gameiro –con todo de cara- no remató con éxito. El Oporto hacía el último cambio del choque, Guilas entraba por Varela, y sería el propio Guilas el que pudo anotar el segundo pero, nuevamente Beto, detuvo el esférico. Posteriormente, Fernando (que fue de lo mejor en el centro del campo) veía la doble amarilla por dos faltas en la misma jugada y se iba para el vestuario antes de tiempo. Por último, Quaresma la tuvo otra vez para el Oporto, pero el balón se volvió a estrellar en la madera. En conclusión, cabe afirmar que Beto y los palos salvaron al Sevilla de una goleada. A su vez, pese al resultado negativo, las bajas de Jackson y Fernando de cara al partido de vuelta hacen que las –escasas- opciones del Sevilla aumenten ligeramente.

Basilea 3-0 Valencia
Se presentaba un encuentro –sin público- en el que el Valencia tenía muchas ilusiones puestas. Sin embargo, las cosas se empezaron a torcer para el conjunto ‘che’ desde el principio, ya que, en el ecuador de la primera mitad, se retiraba Senderos lesionado y entraba Barragán para jugar de central. Rebasada la media hora de juego, dos goles de Matías Delgado en apenas cuatro minutos ponían aún más cuesta arriba la eliminatoria para los de Pizzi. Con respecto a la segunda mitad, el Basilea estuvo muy cómodo durante gran parte del tiempo, y lo más destacado fue que, por desgracia, Schär (central del Basilea que llevaba la mayoría de 2014 lesionado) se tuvo que retirar sobre el minuto 70 debido a notables molestias físicas. Finalmente, en el descuento Stocker anotó el tercero para los suizos y deja casi sentenciada la eliminatoria. Pese a que –a priori- era el claro favorito, muchísimo tendrá que trabajar el Valencia en Mestalla para obrar el milagro.

Lyon 0-1 Juventus
Desde el inicio, los italianos dominaban el encuentro y tardaron poco en avisar con un cabezazo de Tévez que se marchó fuera. Por parte del Lyon, pese a que tenían importantes bajas (Fofana, Bisevac, Grenier…) y habían dejado a Gomis en el banquillo, también pusieron en apuros a la ‘Vecchia Signora’ con dos ocasiones seguidas de Malbranque y Briand que Buffon detuvo con éxito. Tras el descanso, un lesionado Tévez tuvo que dejar su sitio a Vucinic, y la Juventus, a pesar de que no tenía suficiente profundidad, continuaba siendo dueña del encuentro. En referencia a los franceses, cabe destacar que –en el ecuador del segundo tiempo- se retiraba Lacazette e ingresaba en el terreno de juego Gomis. En mi opinión, deberían haber jugado juntos desde el inicio. Escasos compases después, Vucinic fallaba una clarísima ocasión. Estaba perdonando mucho la Juventus. No obstante, a falta de cinco minutos más el descuento para el final, Bonucci puso por delante a los de Turín y, por consiguiente, dejó la eliminatoria muy de cara (teniendo en cuenta que la vuelta se jugará en Italia).

AZ Alkmaar 0-1 Benfica
Partía como la eliminatoria más desequilibrada, sin embargo, pese a que el favorito (Benfica) acabó llevándose el triunfo, el encuentro tampoco nos dejó síntomas de una clarísima superioridad portuguesa. El AZ fue mejor durante la primera mitad, en la que Artur (guardameta del Benfica) salvó a los lusos en varias ocasiones. Un primer tiempo en el que, sin duda, no le estaban saliendo bien las cosas al Benfica, ya que, al borde del descanso, Almeida tuvo que saltar al campo en detrimento de un lesionado Amorim. Un partido distinto se vio al volver de los vestuarios, dado que, apenas iniciada la segunda mitad, Salvio hacía el primer –y definitivo- gol del partido. Posteriormente, Esteban (arquero del AZ) evitó en numerosas ocasiones que la ventaja a favor del Benfica se incrementara. En conclusión, el Benfica, además de llevar una notable ventaja para la vuelta, rompe una racha de 45 años sin ganar en Holanda.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados