Se habla de:

eSports

article title

eSports, España y el margen de mejora

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Los eSports en España viven su gran momento. Desde hace unos meses, empresas reconocidas del sector de la comunicación y el entretenimiento han apostado fuerte por el sector, haciendo que la gente que todavía no los conocía se pregunte que es eso de los deportes electrónicos. Se puede decir que el momento clave ha sido la entrada de la televisión de la mano de Orange y Telefónica. El espectáculo parece un valor seguro, sobre todo entre la generación de los “millenials”, que se han convertido en los mayores consumidores. Sin embargo, aunque la evolución es evidente y la inversión ya es una de las mayores de Europa, España todavía no está en la élite como en otros deportes. Alrededor del mundo son muchos los países que nos sacan una gran ventaja, tanto en el nivel de los jugadores como en el de la competición como equipo, empezando por Estados Unidos, Korea del Sur o China. Lo mismo pasa dentro de nuestro continente: países como Noruega, Suecia o Francia son grandes potencias europeas a las que España todavía no ha podido alcanzar.

No deja de ser cierto que de las ligas nacionales salen todos los años grandes jugadores que acaban haciéndose un hueco en las mejores ligas del mundo. Enrique ‘xPeke’ Cedeño en League of Legends, Esteban ‘AKAWonder’ Serrano en Hearthstone o Jonathan ‘HarryHook’ Tejedor en Overwatch son profesionales reconocidos en sus juegos. También está el caso de extranjeros que se han ganado un nombre en las ligas nacionales para luego dar el salto. Sin embargo, la sensación es que tanto a los jugadores como a los equipos cada vez les resulta más complicado evolucionar al máximo nivel europeo. El caso más evidente lo hemos visto con Giants Gaming, que disputó la primera LCS de League of Legends y luego volvió a clasificarse durante la expansión de dicha liga en 2015 con un conjunto de cinco españoles. Tan solo dos años después, no solo no quedan jugadores nacionales, sino que está a punto de descender a la Challenger Series. En otros juegos como el Starcraft o Dota2 la representación nacional en las competiciones más reconocidas es prácticamente inexistente.

Para algunos expertos, el problema empieza en las ligas que se disputan en España y en la falta de continuidad de los proyectos. Dyren Teshrak, analista de League of Legends que actualmente trabaja para Valencia CF, opina que en España debemos aprender a “desarrollar mejor el talento de nuestros jugadores”. “Muchos de los proyectos que se crean en nuestro país siendo a corto plazo, tienen como objetivo ganar en la presente temporada y para la siguiente cambiar a todos los jugadores, o casi todos, y empezar un proyecto nuevo. Es normal y lógico que haya cambios a mitad de temporada o entre ellas, pero sigue siendo poco habitual ver que un equipo mantiene un núcleo de jugadores durante un plazo medio o largo”, asegura. Por esta razón se dan situaciones en las que un mismo equipo es capaz de cambiar prácticamente a toda su plantilla en dos ocasiones en un solo año. Durante el periodo de fichajes de la actual temporada de Superliga Orange, tan solo tres equipos de ocho han mantenido el roster con el que iniciaron la temporada, y si lo comparamos con la temporada pasada, todos han sustituido jugadores desde entonces. Es importante destacar que el único equipo con cinco españoles en su equipo titular es el Valencia, mientras que el resto tienen como mínimo un jugador extranjero.

Aunque si es cierto que en España hay jugadores con mucho talento, como comunidad no tenemos la mejor de las famas. Muchos critican la poca seriedad de algunos jugadores españoles que juegan online. Esto luego no se suele trasladar al nivel competitivo, ya que son muy pocos los jugadores sancionados por mala conducta, pero sí que no está bien visto, y esa falta de actitud a veces puede trasladarse a los equipos.

Dyren también explica que es muy importante mejorar los métodos de entrenamiento. “La presencia de al menos entrenador y algún analista se ha convertido en algo normal, pero es algo que todavía está muy verde a día de hoy, así que tenemos la obligación de mejorar nuestros métodos de trabajo y plantearnos periódicamente si las rutinas de trabajo que aplicamos son mejorables o adecuadas, y cómo mejorarlas o aplicar unas nuevas”, comenta. Además, da mucha importancia al “ambiente de trabajo y a las rutinas fuera de partida”, que considera claves para mejorar el rendimiento.

LEER MÁS: Corea del Sur y su tiranía en los eSports

Por último no hay que dejar pasar el aspecto económico. Muchos de los equipos nacionales todavía no tienen grandes recursos. No todos disponen de una gaming house en la que entrenar y prepararse mejor, y los sueldos todavía no están a la altura de mejores ligas. Si a esto le sumamos que los contratos profesionales no son lo suficientemente estables, es normal que muchos jugadores no puedan dedicarse exclusivamente a los eSports y se mantengan pocos años en activo.

En definitiva, lo importante es continuar con la evolución y fijarnos en cómo se trabaja en el resto del mundo. Nos queda mucho por aprender y por mejorar, y debemos reconocer y corregir los errores para ir en la dirección correcta. La apuesta es importante y mientras haya talento y esfuerzo, España seguirá sacando grandes jugadores. El objetivo es que cada año sean más.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies