JJOO

article title

Españoles, os dan alegrías y no lo sabéis

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace un día soleado en pleno invierno en Madrid. Pero, eso no quita que el frío esté presente y se adentre en mi cuerpo con la ayuda de un poco de viento. Los árboles no tienen hojas y la gente parece que tiene prisa por llegar a algún sitio. Como voy con tiempo, disfruto del paseo. Las tiendas ultiman las rebajas porque pronto van a llegar a su fin. Es lunes por lo tanto hay poca gente dispuesta a comprar. Más bien, su único objetivo es llegar a la hora a trabajar. De lejos, veo un parque donde hay tres niños pequeños  que todavía no tienen edad para ir al colegio. No caminan y si quieren algo hacen ruidos para llamar la atención. Un lenguaje que solo una madre puede entender. Justo en ese mismo parque me espera un chico de 17 años sentado con la nariz roja. Le veo con una esboza sonrisa al verme porque había pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos. Me inclino hacía abajo para darle dos besos. Pero, haciendo un esfuerzo se levanta ayudándose de sus dos amigas: las muletas. Es jugador profesional de tenis y no es que se haya roto la pierna si no que juega en silla de ruedas. Martín de la Puente, se llama. Y es una joven promesa para el tenis español.

No todo ha sido camino de rosas. Padece el síndrome de Proteus, una de las enfermedades más raras del mundo, que provoca un crecimiento anormal de los huesos y que ha llevado a este joven a tener que depender de una silla de ruedas con tan solo 10 años. Aunque, hasta los 10 años estuvo jugando al tenis de pie como un niño más. Lo que más me costó fue adaptarme y moverme en la silla, nos dice Martín.

¿Cómo se juega? El tenis en silla de ruedas solo se diferencia con el de pie en que la bola puede botar dos veces en la pista pero si impacta sobre la silla es punto para el oponente y que no puedes saltar con la silla para golpear la bola. Para poder competir en silla tienes que tener un mínimo de un 33% de discapacidad física para poder participar cuya regla está estipulada por la FMDDF (Federación Madrileña de Deportes Discapacitados Físicos) y según el grado de la lesión los jugadores podrán moverse más o menos.

El tenis en silla forma parte de mi día a día. Es un deporte muy especial , que nos permite proponernos metas difíciles, conocer nuevos países, idiomas, costumbres y , sobretodo, personas que luego serán importantes para ti en tu día a día. Para mí este deporte me sirve para desconectar un poco de mis operaciones, del instituto…, nos comenta el joven tenista de Vigo.

Martín durante un partido

Como cualquier persona de 17 años tiene que estudiar y saber compaginarlo con el deporte. Lo que supone un doble trabajo. Pero, eso no le ha impedido para seguir adelante, es un gran sacrificio compaginar los estudios y los entrenos, un esfuerzo tremendo tanto para mí como para mi familia que me tiene que acompañar a la mayoría de torneos, aunque cada vez menos. Además, entrenamiento tras entrenamiento, trabajo tras trabajo , vas ascendiendo en esta gran escalera que es el tenis y donde vamos a intentar llegar a lo más alto, nos cuenta totalmente convencido y seguro el tenista español.

Recuerdo el pasado verano donde todo el mundo seguíamos los Juegos Olímpicos 2016 disputados en Río de Janeiro. Alucinábamos con la velocidad de Bolt, el orgullo de Nadal y Marc López, la alegría acostumbrada con Mireia Belmonte, la increíble bajada de Malalen, el paseo de Carolina Marín, la fuerza de Lydia Valentín o el increíble salto de Ruth Beitia. Así hasta 17 medallas en el muestrario español. Un orgullo nacional por cada uno de los deportistas que fueron a representar nuestro país y que dejaron cuerpo y alma. Tan solo días después, se celebró los Juegos Paralímpicos en el mismo lugar: Río de Janeiro. Las mismas pruebas con una representación española más que suficiente y dispuestos a competir y llevarse medallas de vuelta a España. Entre esos deportistas, estaba Martín de la Puente junto a su equipo Daniel Caverzaschi, compañero de dobles y que disputa su segundos Juegos tras el de Londres en 2012; Lola Ochoa, prácticamente la única tenista de silla española en activo y que jugó sus cuartos Juegos tras los de Atenas 2004, Beijing 2008 y Londres 2012, y Quico Tur, que disputó sus terceros Juegos al haberlo hecho ya en Atenas 2004 y Londres 2012. Además, de los demás deportistas que representaron a España en las demás categorías. Y es que, no tienen nada que envidiar ya que han conseguido 31 medallas, casi el doble que los deportistas españoles sin discapacidad: 17 medallas.

Fue una experiencia inolvidable, en la vida se me va a olvidar. Nunca se me olvidará el primer partido individual contra el brasileño en la pista central. La gente animándole por ser brasileño, lógicamente, y a pesar de ganarle, la gente me aplaudió y reconoció mi trabajo. Solo con escuchar ¡España, España! merece la pena, nos cuenta el vigués emocionado al recordar ese momento.

Para ser los primeros Juegos de Martín no le fueron mal al caer en segunda ronda de individual y de dobles. Salí a darlo todo en mi segundo partido individual pero no pude ganar a Gustavo, el cuarto mejor del mundo. Somos amigos fuera y dentro de la pista. Sabía que lo tenía difícil pero salí a darlo todo e intentar ganar. Perdí el primer set 6-2 y a pesar de remontar en el segundo un 4-1 a un 4-4 acabó ganando 6-4 aún salvando varias bolas de partido. Es un partido que ha marcado mi trayectoria tenística y tiene una valoración muy positiva.

Martín antes de comenzar su primer partido en Río de Janeiro

Luego, disputó junto a su amigo Caverzaschi los dobles calificando el desempeño como el mayor éxito cosechado por el tenis Paralímpico español hasta el momento. El haber conseguido un diploma Olímpico y haber llegado a cuartos de final nos vamos con muy buenas sensaciones.

Es bueno saber que eres mejor que otros jugadores en el mundo. Es un buen arranque y que pronto le veremos colgándose, al menos, una medalla Olímpica. Los demás tenistas españoles cayeron en primeras rondas.

Además, a pesar de haber ganado la mayoría de los torneos celebrados en España (Rivas, Móstoles, etc) Martín de la Puente  ha empezado el año con éxito al proclamarse campeón por tercera vez del torneo internacional junio del Le Petit AS que se disputa en la localidad francesa de Tarbes y que es considerado como el mundial oficioso de la categoría. Este final de 2016 y comienzo de 2017 ha sido perfecto. No me puedo quejar porque he cosechado tanto fuera como dentro de las pistas. En este torneo solo participan los 8 mejores tenistas junior del mundo.  Por ello, el tenista vigués es el número 1 en el ranking mundial junior y número 2 del ranking nacional absoluto. El primer año,2015, fue un año muy difícil ya que había mucho nivel pero al final me lo llevé para casa. El segundo, 2016, no había tanto nivel como el primero pero la presión que tenía por haber ganado el primero costó bastante por esto. Pero, estuve más presionado en el tercer año que sumado con un nivel muy alto de los chicos pero conseguí ganarlo. La gente estaba volcada conmigo y los chicos se portaron muy bien.  

Martín, aún en edad junior, tiene ya un palmarés auténticamente espectacular tanto en esa categoría como en Absoluto.

Es espectacular ver este deporte en directo. Solo se respira buen ambiente y unas vibraciones totalmente diferentes al tenis de pie. Nadie es mejor que nadie y todos son amigos. Hay una competividad sana y los gritos solo existen para dar ánimos. Todos se conocen al no haber muchos tenistas españoles que jueguen en silla. Os ánimo a aquellos que no puedan hacer deporte por su discapacidad física que estén enamorados del tenis o otro deporte que lo practiquen. Hay que superarse día a día y es un modo de alcanzar metas. Y los que no habéis visto nunca a estos chicos, id a verlos porque es de las cosas más bonitas que vais a ver en vuestra vida. Una lección de vida absoluta que tanto debemos admirar. No porque estén en una silla de ruedas sino porque verles jugar es alucinante ya que tiene un nivel de tenis altísimo.

Y no lo digo yo, también lo dice Martín:  la gente no está acostumbrada a ver estos deportes minoritarios y al final les acaban resultando vistosos y agradables. El sacrificio es inmenso y las ganas de competición por ganar son terribles y os invito a todo el mundo que se anime a verlo, que al final esto es un deporte más y mucho más vistoso y agradable que otros.

La conversación llega a su fin y el tenista vuelve a Vigo porque tiene que ir al colegio. A veces los héroes no llevan capa y hacen cosas de gente normal. Amigo, eres leyenda.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados