Balonmano

article title

España deja el Mundial de Dinamarca con una dolorosa derrota

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Partido de octavos de final. Es ganar o irte a casa. Así es el formato de los mundiales de balonmano. España y Francia se vieron las caras en Kolding con el único objetivo de pasar a cuartos. Las ‘guerreras’ accedían habiendo siendo terceras en el Grupo D mientras que las galas pasaron como segundas en el Grupo C. Por muy poco, en las casas de apuestas se pagaba menos la victoria española.

El encuentro comenzó con la estrella francesa, Alisson Pineau, anotando los dos primeros tantos de la contienda. Desde este instante, España hizo un parcial de 4-0 colocando el 4-2 a favor.

Las defensas se estaban imponiendo a los ataques y la igualdad predominaba en el marcador en el ecuador de la primera mitad. A partir de aquí, las pupilas de Jorge Dueñas impusieron su ley en la retaguardia, la cancerbera Silvia Navarro paraba como quería y en ataque Nerea Pena veía la portería rival con cierta facilidad. Al descanso, sensaciones muy buenas y 12-9 en el electrónico.

En la segunda parte el partido volvió a equilibrarse. La clave estuvo en la tarjeta roja directa que vio la extremo almeriense Carmen Martín. En mi opinión, una expulsión rigurosa e injusta. No hay voluntad de hacer daño a Niombla. Con una exclusión se habría resuelto esta jugada. Además, destacar el teatro excesivo que hizo la jugadora francesa en el suelo, que seguramente propició el excesivo castigo que recibió la española.

 

Desde este instante, los colegiados perdieron el control, podían sancionar cualquier cosa. Desquiciaron a ambos bandos. Y esta acción metió a Francia definitivamente en el choque si es que no lo estaba anteriormente.

España tuvo una ventaja de más dos cerca del final. Sin embargo, algunos fallos y las exclusiones de los colegiados devolvieron el equilibrio. Hay que citar también las malas actuaciones de la hispano-lusa Alexandrina Barbosa y de Marta Mangué en el aspecto ofensivo. Ninguna de las dos vio la portería. Era el día en el que Mangué igualó a Cristina Gómez como la jugadora que más veces ha vestido la elástica nacional con 277 internacionalidades.

Macarena Aguilar estuvo a punto de completar un ‘fly’ para poner por delante a las guerreras. Tras esto, Francia solicitó tiempo a la mesa. En el primer intento, sacaron una exclusión a Lara González. Faltando poquitos seguros, Allison Pineau forzó el penalti. Lacrabere, con el tiempo ya cumplido, marcó el 21-22 definitivo.

Una vez finalizado, algunas componentes del equipo español expresaron su malestar con los árbitros alemanes Schulze y Toennies en las redes sociales. En Twitter, Macarena Aguilar escribió lo siguiente:

Y Nerea Pena fue más dura:

Esta dolorosa derrota no debe empañar la buena actuación de España en este Mundial de Dinamarca. Una participación en el, posiblemente, grupo más difícil. La andadura empezó el pasado 5 de diciembre con un triunfo muy cómodo frente a Kazajistán por 31-10 que sirvió para ver a la santapolera Lara González regresar a las pistas tras casi dos meses de lesión.

Dos días después, se perdió ante una Rusia rejuvenecida pero muy peligrosa por 28-26. En menos de 24 horas, las guerreras vencieron en una actuación casi sobresaliente a la Rumanía de Neagu y Ungureanu por 26-18. El pasado jueves, ante una débil Puerto Rico, España solventó la papeleta con facilidad (39-13). El viernes era un día importante. El contrincante era Noruega, el equipo que derrotó a las guerreras en la final del pasado Campeonato de Europa. Había ganas de revancha. Si se ganaba o empataba, el adversario en el cruce de octavos era Alemania. Si se perdía, frente a Francia, un rival más complicado. Unos malos quince minutos en la primera parte hicieron que las nórdicas se fueran al descanso con más seis (18-12). En la reanudación, España mejoró pero no fue suficiente. La desventaja era demasiado importante (29-26).

Este campeonato del mundo ya ha dejado a algunas buenas selecciones fuera de los cuartos de final. A España hay que añadir que las finalistas del último Mundial, Serbia y Brasil, fueron apeadas en esta ronda.

A pesar del duro golpe, España tenía asegurado el pase al Preolímpico al proclamarse el año pasado subcampeón de Europa. Aunque pueda sonar raro, Noruega puede ayudar a las guerreras. Si gana el Mundial, dará el pase directo a los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro.

Desde este instante toca reflexionar y ver lo que se ha hecho bien y lo que se ha hecho mal. Las guerreras volverán a dar guerra en 2016. De eso que no tengan ninguna duda.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados