Corea del Sur

article title

España-Corea del Sur: 13 años de una mañana amarga

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

13 años. Se cumplen 13 años de uno de los recuerdos más amargos que todo aficionado español guarda en sus mentes. Ocurrió durante el mundial de 2002, disputado en Corea del Sur y Japón, durante un torneo mundial que, a día de hoy, oficialmente ha sido investigado por el turbio de su brillo deportivo.

Fue un día en el que España tuvo que madrugar para ver el fútbol. Fue un despertar con gusanillo, un despertar diferente. A las 8:30 de la mañana arrancaría en Antena 3 el ya famoso España-Corea del Sur que todavía hoy duele recordar, con una previa que comenzaría en torno a las 7:30 de la mañana de aquel sábado.

España, dirigida por aquel entonces por José Antonio Camacho, se enfrentaría a una de las anfitrionas, con un árbitro que será imborrable para el aficionado español casi de por vida: Gamal al Ghandour. Aquella mañana adquiría tonos grises, negros por la eliminación de España en el mundial de 2002, y con unas lágrimas de pura impotencia ante la sensación del hurto, de haber sido robados, de haber sido eliminados por directrices que se escapaban de lo puramente deportivo.

Corea del Sur lograría el pase a Semifinales tras vencer a España en los penaltis. Un empate 0-0 tras el final de los 90 minutos reglamentarios, y posteriormente en la prórroga, hizo que el encuentro tuviese que resolverse mediante la siempre temida tanda de penaltis. Aquella mañana (tarde asiática) no fue la de España, la de un país que, dígase también, madrugó un sábado para ver a sus pupilos, para ver a sus jugadores.

La Selección Española fue superior en líneas generales, fue mejor que su rival en varios tramos del encuentro. Más ocasiones, más iniciativa, y sí, más goles, pero no subieron al marcador por aquella comentada actuación arbitral de al Ghandour y sus compañeros. La gran barrera de Cuartos de Final escribiría una nueva página, muy dolorosa por las sensaciones ofrecidas en el torneo. Parecía que en aquella cita mundialista los españoles deberían haber llegado más adelante. Si la legalidad hubiese hecho acto de presencia, aquella España hubiese llegado, mínimo, a Semifinales, donde esperaría Alemania y su historia. Pero aquello nunca ocurriría.

Hasta 2 goles fueron anulados a España, con muchas dudas, algunos siendo muy clara la evidencia de que alguna trama sobrevolaba la cita. En el tiempo reglamentario, el árbitro anularía un gol a Rubén ‘el Pipo’ Baraja por una supuesta falta. Pero la traca mayor explotaría en la prórroga, cuando tras la reanudación anularon otro gol a Morientes, ya que el juez de línea consideró que el centro previo de Joaquín había sobrepasado la línea de fondo, dejando claro la repetición que jamás saldría fuera del campo. Eso, y varios fueras de juego muy cuestionados, que evitaban varios mano a mano contra el portero coreano, hicieron que los jugadores españoles explotaran tras concretarse la eliminación.

Recordado por todos es la reacción post-partido de Iván Helguera contra el colegiado, con un insulto que todos recordamos, gritando, fruto de la impotencia del que se siente herido, del que se siente hurtado. España cayó eliminada del mundial de 2002 de la peor de las formas, con hilos exteriores, con supuestamente órdenes administrativas. Una eliminación que 13 años después todavía duele al ser recordada por la gravedad de lo visto.

España es una de las selecciones más valoradas y prestigiosas del fútbol mundial gracias a sus éxitos recientes en el periodo 2008-2012, pero antes existía una barrera deportivas que solía acabar en lágrimas de tristeza cuando el equipo llegaba a la ronda de Cuartos de Final en cualquier torneo de selecciones a nivel absoluto.

A día de hoy, oficialmente, se sabe que la FIFA cometió irregularidades en varias citas mundialistas, entre ellas el mundial de 2002, por lo que aquel arbitraje sólo es un claro ejemplo que confirma lo que muchos temían: aquel España- Corea del Sur tenía mala pinta.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados