Deporte con estilo

article title

Eso que llamamos “información de polideportivo”

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Que quede claro desde un principio: la información “de polideportivo” no existe, es simplemente deportiva. Otra cosa es que utilicemos la expresión como un pleonasmo deliberado, como una redundancia reivindicativa que ponga de manifiesto el excesivo sesgo temático del que adolece en la actualidad el periodismo deportivo español, que lo distancia de su verdadero cometido temático y de su misión social.

Los medios de comunicación españoles en las últimas décadas se han encargado de establecer una excluyente y muy simplificada división conceptual de las áreas informativas de Deportes, entre fútbol, con sus diferentes superespecializaciones (Real Madrid, FC Barcelona, Primera, Internacional,…) y todo lo demás. La futbolización de la información deportiva ha sido la causante de que el periodismo acuñase la expresión “polideportivo” para referirse a ese conjunto de informaciones que versan sobre un variado número de modalidades y que normalmente aparecen agrupadas, de forma más o menos breve e independientemente de la relación que exista entre sus noticias, en las últimas páginas de los diarios.

Incluso ha habido diferentes intentos para poner coto en forma de cintillos temáticos a esta especie de cajón de sastre informativo, como “Más Deporte” o “TMF” (“Todo Menos Fútbol”), catalogaciones poco convincentes e imprecisas. Todo ello denota desatención y falta de reconocimiento a un considerable número de modalidades que por su poca presencia mediática han pasado a ser consideradas por igual como “minoritarias” aunque las practiquen mayorías. Otro concepto impreciso este de “deporte minoritario”, del que ya advertimos en esta misma sección hace algún tiempo.

Cuando el periodismo deportivo deja de ocuparse de casi todos los deportes, toma la parte por el todo (esta área de especialización siempre ha sido muy dada a las metonimias y las sinécdoques) para llamar “información deportiva” en realidad solo a la que trata sobre fútbol masculino, algo que se asume con naturalidad entre periodistas y aficionados como consecuencia de la cultura monodeportiva y androcéntrica imperante. Todo lo demás, por ese motivo, es “polideportivo”, como la sección donde se organizan esos contenidos, un neologismo de sentido que no aparece en el diccionario, para el que esta palabra simplemente se refiere a una instalación o infraestructura en la que se puede jugar a diversos deportes.

Por eso, cuando la información deportiva solo se ocupa de un deporte, aquellas noticias “polideportivas” buscan acomodo en nuevos medios o en otras secciones, incluso fuera de la de Deportes. Así ocurrió el pasado 31 de junio en Cuatro, que emitió en una pieza con la historia del tenista Marcus Willis en Wimbledon dentro del informativo de mediodía y no en su programa de Deportes “Los Manolos”, que pese a sus 45 minutos de duración, fue un monográfico sobre fútbol.

Desplazar una noticia deportiva fuera de la sección de Deportes es el súmmum de la futbolización, una aberración conceptual (lo polideportivo incluye por definición al fútbol) que se usa para justificar unos criterios editoriales de selección y jerarquización de los contenidos que no siempre se ajustan a la realidad sobre la que se supone que este periodismo ha de informar en virtud de su apellido.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados