Motociclismo

article title

Érase un eterno segundón

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

“Eterno segundón” es una frase recurrente de muchos “aficionados” al motociclismo en las redes sociales a la hora de referirse a Dani Pedrosa, calificativo que, por supuesto, no comparto.

¿Qué es ser un segundón? Está claro, alguien que siempre tiene a otro por encima de él o que siempre llega antes que él.

Frase que en muchos de los casos va acompañada de otros descalificativos como: ¿Qué hace este hombre aun pilotando esa moto del equipo más poderoso del Campeonato?; o que se retire ya y deje paso a las nuevas generaciones o a pilotos con más talento; y siempre andan buscándole un sustituto que pueda hacerlo mejor que él. Mientras, Honda HRC, sigue confiando en él y nuevamente le renueva por dos años más (2017 y 2018), pero ¿qué sabrá esta gente de motos y pilotos? me pregunto yo.

Curiosamente, al segundón por excelencia, Randy Mamola, que cuenta en su haber con cuatro subcampeonatos, 13 victorias en GG.PP., 57 podios y cinco poles tras 14 años de carreras, jamás he leído una crítica sobre él, todo son alabanzas y más de alguno lo incluiría en la lista de Pilotos Leyenda. Eso sí, el gran Randy tuvo que lidiar durante su vida deportiva con pilotos de la talla de Roberts, Spencer, Lawson, Gardner, e incluso, en sus últimos años, con Rainey y Schwantz.

Randy Mamola Suzuki - Sphera Sports

El currículum de Dani Pedrosa haría sonrojar a más de alguno de los grandes y muchos de los que hoy en dia están incluidos en Pilotos Leyenda.

Con sus 16 años de carreras, atesora nada menos que 52 victorias en GG.PP (29 de ellas en la categoría de MotoGP), 144 podios, de los cuales 103 son de la categoría reina y 46 poles, sin olvidarnos, por supuesto (cosa que muchos obvian) tres títulos de campeón del mundo entre 125 cc. y 250 cc.

Los rivales que ha tenido Dani Pedrosa, no quiero compararlos con los que tuvo Randy Mamola, aunque no creo que tengan mucho que envidiarles, Rossi, Stoner, Lorenzo, Márquez, a todos ellos ha ganado en varios GG.PP., pero creo que el rival más temible y enconado que ha tenido, han sido las lesiones, que le han seguido a la largo de su vida deportiva como jauría de perros a la caza y no le han dado tregua, varios años ha llegado a liderar el campeonato del mundo de MotoGP, pero una lesión inoportuna le ha bajado del carro y le ha dejado sin opciones. Su debilidad ha sido siempre su fragilidad física, su facilidad para lesionarse, es un lastre que siempre tendrá que arrastrar.

Dani Pedrosa 125cc telefónica - Sphera Sports

Para mí, aparte del mérito de su enorme currículum, sin duda, es su fuerza mental, un piloto que tantas veces ha estado hundido en el pozo más profundo de la adversidad, siempre, siempre, ha sabido levantarse de nuevo y volver a estar donde le corresponde, luchando contra los más fuertes y muchas veces superándolos. Muchos pilotos con el historial médico de Dani Pedrosa hace años que habrían colgado el mono definitivamente.

Para muestra un botón, el pasado fin de semana en el circuito de Misano ha dado una lección de pilotaje que muchos tardarán en olvidar. A pesar de llevar una temporada bastante mediocre, ya sea por culpa de una Honda que no está al nivel que se le presupone al mejor equipo del campeonato, ya sea por la nueva centralita única, ya sea por los nuevos neumáticos fabricados con vistas a resistir las potencias de estas MotoGP y de pilotos más pesados, todo sea en aras de la seguridad, pero que perjudican notablemente a alguien como él, con tan poco peso y tamaño.

Os aseguro, que cuando estoy escribiendo esto, lunes, he visto la carrera tres veces, y las tres las he disfrutado como si fuera la primera, ¿un pilotaje digno de un segundón? No, yo diría de un grandísimo piloto que aún no ha visto su sueño cumplido de ser campeón del mundo en la categoría reina.

Le quedan aún por delante dos años como mínimo de competir en la categoría reina, no sé si conseguirá hacer realidad su sueño, para mí, si lo consigue me alegraré por él, pero no cambiará un ápice la admiración que por él siento, lo consiga o no.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados