Tenis

article title

Episodio IX: el retorno de las hermanas Williams

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ocho años han tenido que esperar los seguidores de las hermanas Williams para poder disfrutar de un nuevo episodio de esta gran saga americana. Venus y Serena, de nuevo, cara a cara en una final de Grand Slam, la novena de su historia.

Un precedente de ocho enfrentamientos en grandes finales y un balance de victorias (6-2) muy favorable para Serena sientan las bases de esta cercana final. Así pues, mientras que la menor de las Williams afronta, curiosamente, su octava final en el Abierto de Australia (venciendo en siete de ellas), Venus encara la segunda final de su carrera en el primer major de la temporada tras la que perdió en 2003 ante, una vez más, su hermana.

No obstante, a pesar de no ser considerada favorita en este torneo – llegaba como cabeza de serie número 13 – y de no haber podido desplegar su mejor tenis en estos últimos años, a diferencia de Serena, Venus está hecha a las finales de Grand Slam y, lo que es más importante, a ganarlas. Su palmarés así lo refleja. 49 títulos en toda su carrera y siete de ellos de Grand Slam – US Open (2000 y 2001) y Wimbledon (2000, 2001, 2005, 2007 y 2008, este último ante Serena) –.

“¿Por qué no podría ser finalista?”

Así que… “¿por qué no?”, respondía la estadounidense a la pregunta de si, antes de comenzar el torneo, se veía capaz de poder alcanzar la final. Y es que, tras las tempranas derrotas de los actuales números uno o del vigente campeón Novak Djokovic, ya nada sorprende en este Open de Australia, y menos el acceso a la final de una gran jugadora como Venus Williams.

Una exitosa tenista que, a sus 36 años, sigue rompiendo récords, está vez de longevidad. Tras ganar a Coco Vandeweghe en semifinales, Venus se convirtió en la jugadora más mayor de esta era Open en meterse en una final de Grand Slam. Un hito que ya consiguió Martina Navratilova, quien en 1994, con 37 años, llegó a la final de Wimbledon, donde cayó ante Conchita Martínez.

Asimismo, si ocho años han tenido que pasar para volver a ver una final Venus – Serena, algo muy común entre 2001 y 2003, catorce han sido las temporadas que han transcurrido desde que la mayor de las Williams alcanzara su única final de Australia hasta la fecha. Fue en 2003 y también perdió ante Serena.

¿El 23º Grand Slam de Serena?

¿Y qué se puede decir de la reina de las 22 coronas? Mientras que su hermana mayor ha tenido dificultades para obtener buenos resultados en los últimos años, a Serena parece no afectarle el paso del tiempo. La pequeña Williams ha mantenido un gran estado de forma, prácticamente, a lo largo de toda su carrera, salvando los períodos de lesión.

Leer más: La reina de las 22 coronas

Una regularidad que le he permitido coronarse en 22 torneos de Grand Slam y que le podría llevar a alzarse campeona, una vez más, en Australia, donde ya ha vencido en seis ocasiones. Junto a este objetivo se plantea la idea de volver a conseguir el trono de número uno. Algo más de cuatro meses después de haber sido desbancada por Angelique Kerber, Serena puede, si gana a Venus, volver a lo más alto del ranking WTA. Todo gracias, de nuevo, a su regularidad y, también, a la derrota de la alemana en octavos de final.

Así pues, una victoria que vale oro para ambas hermanas. Por un lado significa el renacer de una gran campeona como es Venus y, por otro, supone la confirmación de Serena como la gran número uno de los últimos tiempos. Lo que está claro es que, gane quien gane, este será el Grand Slam número 30 para la familia Williams.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados